Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El estudio ofrece nuevo discernimiento en cómo los cambios en la metilación de la DNA contribuyen a las enfermedades

Más que mitad de nuestro genoma consiste en los transposons, las series de la DNA que son evocadoras de virus antiguos, extintos. Transposons es impuesto silencio normalmente por un proceso conocido como metilación de la DNA, pero su activación puede llevar a las enfermedades serias. Muy poco se sabe sobre transposons pero los investigadores en un proyecto de la colaboración internacional ahora han tenido éxito por primera vez en estudiar qué suceso cuando la metilación de la DNA se pierde en células humanas. Estas conclusión ofrecen nuevo discernimiento en cómo los cambios en la metilación de la DNA contribuyen a las enfermedades.

Incluso cuando nuestra DNA está intacta, la expresión y el comportamiento de nuestros genes pueden cambiar. Esto puede suceso de las diversas maneras, incluyendo con la metilación de la DNA, un proceso químico que apagó genes y otras partes de nuestro genoma, tales como transposons.

Transposons - genes de salto - se refiere mientras que la parte oscura de nuestro genoma y consiste en a veces las series transposable de la DNA que pueden causar el cambio genético, por ejemplo si son integradas en un gen. Estos transposons son impuestos silencio a menudo durante el revelado fetal, específicamente por la metilación de la DNA.

“A veces, sin embargo, se rompe la metilación de la DNA y los estudios han mostrado que éste es importante en ciertos tumores del cáncer y en algunas enfermedades neuropsiquiátricas. La metilación de la DNA se utiliza como objetivo para la terapia en ciertos tipos del cáncer, tales como leucemia, pero todavía faltamos conocimiento sobre porqué éste es efectivo y porqué trabaja solamente con certeza tipos de cáncer”, decimos a Johan Jakobsson, profesor en la universidad de Lund y líder del estudio, que también incluyó a investigadores del Max Planck Institute para la genética molecular y Karolinska Institutet. Las conclusión ahora se publican en comunicaciones de la naturaleza.

De hecho, conocemos muy poco sobre el papel de transposons en nuestra DNA. Una teoría llevada a cabo por los investigadores en Lund es que la metilación de la DNA impone silencio a las partes del genoma que no se utilizan, pero ahora las tiene solamente sidas posibles estudiar qué suceso cuando este proceso se quita de las células humanas.

Los investigadores utilizaron la técnica CRISPR/Cas9 para cerrar con éxito la metilación de la DNA en células madres de los nervios humanas en el laboratorio.

Los resultados eran muy asombrosamente. Si usted cierra la metilación de la DNA en células del ratón, no sobreviven. Pero cuando la metilación de la DNA fue cerrada en las células madres humanas del nervio, sobrevivieron y un equipo específico de transposons fue activado. Estos transposons a su vez afectaron a muchos genes que son importantes en el revelado de las células nerviosas.”

Johan Jakobsson, profesor, universidad de Lund

Johan Jakobsson piensa que los resultados abren el potencial para totalmente una nueva comprensión de cómo una baja de la metilación de la DNA afecta a nuestro genoma en diversas enfermedades, pero él también acentúa que el estudio conducto en las células cultivadas en un laboratorio. Ahora los investigadores quieren moverse adelante y ver qué suceso si cerraron la metilación en las células cancerosas que son afectadas por la metilación de la DNA, por ejemplo en glioblastoma.

Source:
Journal reference:

Jönsson, M.E. et al. (2019) Activation of neuronal genes via LINE-1 elements upon global DNA demethylation in human neural progenitors. Nature Communications. doi.org/10.1038/s41467-019-11150-8.