El estudio descubre el efecto proinflammatory paradójico de endocannabinoids en el cerebro

Un nuevo estudio llevado por el laboratorio de la neurofarmacología - NeuroPhar en UPF muestra que eso los endocannabinoids cada vez mayores en el cerebro pueden causar a inflamación en áreas específicas del cerebro tales como el cerebelo, que se asocia a problemas de la coordinación de motor fina. Los resultados del estudio en ratones son contrarios a qué había sido observada hasta la fecha en otras áreas del cerebro donde los endocannabinoids desempeñan un papel antiinflamatorio. El artículo se ha publicado en comportamiento e inmunidad del cerebro.

El sistema del endocannabinoid está implicado en muchas funciones fisiológicas del cerebro, incluyendo la coordinación de motor. Este sistema es modulado por el cannabinoid detectó ambos externamente, como sea tetrahydrocannabinol (THC) del cáñamo de la instalación sativa, y producido endógeno, naturalmente por la carrocería y conocido como endocannabinoids.

Uno de los efectos beneficiosos de cannabinoids es sus propiedades antiinflamatorias, que pueden ser útiles para tratar las enfermedades inflamatorias que se convierten en el cerebro. Hasta la fecha un aumento en los endocannabinoids principales --2-arachidonoylglycerol (2AG) y anandamide-- había sido visto para tener un papel antiinflamatorio en el cerebro generalmente y los mismos resultados también han sido observados enfocando los experimentos en áreas específicas tales como el hipocampo.

En este nuevo estudio, las personas de los investigadores llevados por Andrés Ozaita se preguntaban qué suceso en el cerebelo, un área del cerebro que tiene un papel muy importante en movimientos coordinar y el aprendizaje de motor encadenados y sucesivos. Sus resultados muestran que en el cerebelo el contrario ocurre en del descanso del cerebro porque el aumento de endocannabinoids aumenta la inflamación, y éste lleva a los problemas de coordinación de motor en los roedores.

Para modular los niveles de endocannabinoids en los ratones, los científicos utilizan los inhibidores de la degradación que hacen así a estes último acumular. Inhibieron específicamente la lipasa del monoacylglycerol de la enzima (MAGL), que es responsable de degradar el endocannabinoid 2AG.

“Nuestros experimentos muestran que la inhibición farmacológica o genética de MAGL da lugar a déficits importantes en la coordinación de motor y aumenta la inflamación”, explican a Sara Martínez-Torres, primer autor del artículo. “Hemos visto que esta inflamación en el cerebelo es causada por un aumento en la enzima COX2, que se induce durante procesos inflamatorios y produce a mediadores proinflammatory”, ella agregamos.

Los cambios moleculares no fueron observados en el hipocampo, que apunta a una sensibilidad determinada del cerebelo. En las palabras de Andrés Ozaita: “la reacción diferenciada entre el cerebelo y el hipocampo puede presentarse del metabolismo alternativo de 2-AG acumulado en las dos áreas del cerebro”.

Nos centramos específicamente en el cerebelo porque en un estudio anterior habíamos visto que THC produjo la inflamación en esta área, llevando a los déficits en la coordinación de motor, y quisimos descubrir si también ocurrió endógeno aumentando los endocannabinoids.”

Laura Cutando, co-autor del artículo

Total, el actual estudio revela la sensibilidad del cerebelo a los cambios en la transmisión de señales del sistema del endocannabinoid, comparada con otras áreas del cerebro como el hipocampo. También destaca una desventaja posible de las estrategias dirigidas inhibiendo la actividad de MAGL para tratar desordenes inflamatorios. Los “endocannabinoids crecientes para reducir procesos inflamatorios se deben complementar probablemente por otros antiinflamatorios convencionales que, actuando sinérgico, puedan prevenir la inflamación en el cerebelo”, concluyen Andrés Ozaita.

El estudio también implicó a investigadores del instituto de investigación médica de Del Mar del hospital (IMIM), de las universidades de Niigata y de Tokio en Japón, y de INSERM (Francia).

Source:
Journal reference:

Martínez-Torres, S. et al. (2019) Monoacylglycerol lipase blockade impairs fine motor coordination and triggers cerebellar neuroinflammation through cyclooxygenase-2. Brain, Behavior, and Immunity. doi.org/10.1016/j.bbi.2019.06.036.