El nuevo método puede calibrar más exacto dolor en ratones

Por décadas, los investigadores biomédicos han utilizado comportamiento del ratón para estudiar dolor, pero algunos investigadores han preguntado la exactitud de las interpretaciones de cómo los ratones experimentan dolor.

Ahora, el neurólogo Nathan de Rutgers Universidad-Camden frito y los colegas de la Universidad de Pensilvania han desarrollado un método que puede calibrar más exacto dolor en los ratones, que podrían llevar a investigadores a descubrir nuevas maneras de tratar dolor en pacientes humanos.

Cuando toco la pata de un ratón, se repliega la pata. Que el movimiento del repliegue es el comportamiento nosotros han confiado conectado por décadas para determinar si un analgésico está funcionando. Pero ese repliegue no es aparentemente la misma ninguna materia si es una escobilla suave o una aguja afilada. Tan si un ratón se mueve la pata, cómo podemos estar seguros es porque el ratón está en dolor?”

Nathan frió, neurólogo, Rutgers Universidad-Camden

Usando el vídeo a cámara lenta, las técnicas modernas de la neurología, y la inteligencia artificial, frieron y sus investigadores compañeros podrían empinadura hacia adentro y realizar un análisis más detallado de un qué ratón está aserrando al hilo cuando se repliega su pata. Los investigadores crearon “una escala de dolor del ratón,” que fijaban la sensación del dolor de una manera nivelada.

“Podemos analizar real la calidad del movimiento en la pata del animal,” dice frito, un profesor de enseñanza auxiliar de Rutgers-Camden de la biología. “Haciendo eso, podemos extraer mucho más información de lo que está experimentando el animal real. Importantemente, en vez simple de decir si el ratón está o no está en dolor, ahora podemos fijar el grado de dolor que el ratón está hacia adentro.”

“Necesitamos hacer un mejor trabajo en la ayuda de pacientes crónicos del dolor sin usar opiáceos,” él continuamos. “La terapéutica del dolor de la prueba en ratones ha sido muy difícil. Este nuevo proceso refina nuestra capacidad de determinar si un ratón está en el dolor, que aumenta nuestra confianza hacia adentro si un nuevo terapéutico trabajará en seres humanos.”

Uno de los retos mayores para los investigadores del dolor es la experiencia subjetiva del dolor. Cada paciente asierra al hilo dolor en mismo maneras diferentes. En la descripción de dolor en una escala de uno a 10, el un dolor de la persona que asierra al hilo como siete pudo ser 10 para algún otro. El dolor de medición en un ratón, un animal no verbal, es aún más desafiador. “Imagine que intenta conjeturar cuánto dolor es su amigo hacia adentro solamente observando su comportamiento,” dice frito. “Que es lo que estamos intentando hacer con los ratones porque no pueden describir su dolor a nosotros.”

Los vídeos de los científicos revelaron que cuando tocaron la pata del animal con un lampazo de algodón, levantó su pata y que lo colocaron que la parte trasera derecha derriba. Cuando un investigador empujó el animal con un pinchazo, el animal reaccionó muy diferentemente. En el vídeo a cámara lenta, podrían ver que el animal se movió la pata, sacudieron la pata, bizqueada sus aros, y tirada su dorso de la carrocería o saltada hacia arriba en el aire. Todos estos movimientos eran imposibles de ver en tiempo real. No era hasta que redujeron los movimientos registrando en 1.000 secuencias por segundo que podrían ver los matices del repliegue.

La investigación, “revelado de una escala de dolor del ratón usando la correspondencia del comportamiento sub-segunda y el modelado estadístico,” llevó por frito e Ishmail Abdus-Saboor de la Universidad de Pensilvania, se publica en los partes de la célula del gorrón.

Frito dice que otros investigadores pueden emplear su trabajo usando la nueva técnica en sus laboratorios. Él preve público el software disponible que los investigadores pueden transferir directamente y utilizar para sus propios estudios del dolor.

“Si podemos crear software abierto-originario,” dice frito, “entonces otros laboratorios son más probables utilizarlo. Y si perfeccionamos la exactitud de nuestras mediciones del dolor en ratones, aumentará inevitable las ocasiones que encontraremos la nueva terapéutica del dolor para los seres humanos.”

Frito comenzó la investigación en 2015 como becario postdoctoral en el laboratorio de Wenqin Luo en la Universidad de Pensilvania, y terminó el trabajo después de llegar Rutgers Universidad-Camden el año pasado.

Usando el método él y sus colegas desarrollados, el escolar de Rutgers-Camden está continuando su investigación del dolor que utiliza moscas del vinagre en vez de ratones.

“Estas pequeñas criaturas pueden informarnos que mucho sobre los mecanismos detrás del dolor,” dice frito. “Una de las cosas más agradables sobre usar moscas del vinagre es que son accesibles a los estudiantes, que permite que los estudiantes de Rutgers-Camden conducto la investigación en el día a día.”

Las búsquedas fritas para dedicar una nueva generación de científicos dando a estudiantes universitarios de Rutgers-Camden una oportunidad de hacer la investigación importante que él espera los llevarán a una carrera en ciencia.