Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La tensión inhibe costumbres alimenticias

Muchos seres humanos no pueden tragar una cosa cuando están hechos frente con la tensión importante, entre otros estados emocionales fuertes. Sin embargo, los científicos no conocen mucho sobre cómo el cerebro causa estos efectos emoción-relacionados sobre costumbres alimenticias.

La promoción de la investigación del centro de la ciencia de la salud de la Universidad de Texas en Houston (UTHealth) destapa un camino nuevo del cerebro en los ratones que pueden ser estimulados aumentar los niveles de tensión en estos ratones, mientras que reduce su impulsión para comer.

Este estudio, observaba por primera vez un circuito de los nervios que conecta dos regiones del cerebro en el ratón, el hipotálamo paraventricular (PVH) y el tabique lateral ventral (LSv). El primer de éstos se conecta con introducir, pero el segundo se relaciona con la regla emocional. El circuito determinado del cerebro examinado en el estudio actual funciona para cambiar el camino por intervalos. La activación de este circuito muestra un efecto mensurable y dosis-relacionado sobre la consumición en relación a la tensión emocional.

Yuanzhong Xu, doctorado de UTHealth, está estudiando las partes del cerebro que afectan a hambre. Haber de imagen: Rob Cahill/UTHealth
Yuanzhong Xu, doctorado de UTHealth, está estudiando las partes del cerebro que afectan a hambre. Haber de imagen: Rob Cahill/UTHealth

El PVH es un punto central para coordinar muchos comportamientos adaptantes y funciones supervivencia-relacionados de la carrocería, incluyendo la consumición. PVH y las neuronas de LSv fueron demostrados ser sensibles a los estímulos ambientales que expresaban peligro. Estaban relativamente inactivos durante actividad que introducía, por otra parte.

Las tenazas de Qingchun del investigador dicen, “hemos determinado una parte del cerebro en un modelo del ratón que controla el impacto de emociones en la consumición.”

Esto es importante, dice a los científicos, porque podría ofrecer una manera de tratar el desorden potencialmente mortal llamado anorexia nerviosa. Este trastorno alimentario mata a más personas que cualquier otra enfermedad mental, dice al instituto nacional de la salud mental. Las características diagnósticas de la anorexia nerviosa son la ingestión de cantidades seriamente reservadas o tipos de comida con una imagen torcida de la carrocería. Por ejemplo, el encontrar clásico en anorexia nerviosa es la sensación que uno es gordo, incluso cuando el individuo está persistente e incluso peligroso abajo del peso mínimo para la salud.

La importancia de esto que encuentra miente en la semejanza cercana entre el sistema nervioso en ratones y los seres humanos. Más viejos estudios han mostrado ya que la tensión tiene un efecto potente sobre el aumento y la disminución de la impulsión para comer. Sin embargo, la investigación para determinar cómo ocurre esta acción recíproca, y para encontrar los caminos del cerebro que regulan introducir vía reacciones de la tensión, ha drenado hasta ahora un espacio en blanco.

Durante el actual experimento de la investigación, los científicos utilizaron técnicas optogenetic para activar y para inhibir el circuito. Encontraron que en la activación del circuito, el glutamato fue liberado por las neuronas, con un aumento correspondiente en niveles de la ansiedad mientras que fue el apetito, inversamente, hacia abajo, de una manera dosis-relacionada. Con el estímulo liviano débil, los ratones comenzaron a prepararse, una reacción clásica de la tensión. El estímulo liviano fuerte produjo el comportamiento de salto del escape que se sabe para ser relacionado con el miedo.

Cuando fue inhibido, los efectos reversos ocurrieron. Los signos de la ansiedad fueron bajados visiblemente, mientras que el comportamiento que introducía aumentó. En fin, la actividad eléctrica entre el PVH y el LSv modula estados emocionales y altera así comportamiento que introduce. Por otra parte, el efecto negativo sobre las emociones producidas por este camino causó la inhibición competitiva de introducir en presencia de hambre.

Éste es un nuevo descubrimiento que muestra cómo los trastornos alimentarios se pueden relacionar con los cambios mentales subyacentes. Esto está de acuerdo con conclusión anteriores que el sentido de un animal de la seguridad ambiental o de la tensión ambiental compite con su comportamiento que introduce. Es decir los animales comen más cuando no esfuerzo por un sentido del peligro.

Esto quizás se refleja en los trastornos alimentarios crónicos que ocurren en seres humanos en relación a la tensión y a la ansiedad que causan estados emocionales anormales, así como en comer excesivamente ése ocurre a menudo con un rasgo temperamental fuertemente impulsivo y debido a la comodidad ofrecida por la comida. Esto ha llevado a investigadores a considerar la posibilidad fuerte de un circuito común del cerebro que es la base de la regla de ambos que introducen y de estados emocionales. Se sabe ya que las áreas tienen gusto del amygdala, que controla emociones, es también crucial en la emoción de regulación. Semejantemente, la transmisión de un tipo de neuronas en el hipotálamo produce la consumición mientras que otro tipo inhibe la consumición.

Estas conclusión necesitarán más prueba antes de que puedan ser confirmadas, dicen al autor importante Yuanzhong Xu. Sin embargo, este estudio muestra la importancia de este circuito en bloquear estímulos tensión-relacionados emocionales cuál comportamiento que introduce de la influencia.

El estudio fue publicado en las comunicaciones de la naturaleza del gorrón el 1 de agosto de 2019.

Journal reference:

Identification of a neurocircuit underlying regulation of feeding by stress-related emotional responses, Yuanzhong Xu, Yungang Lu, Ryan M. Cassidy, Leandra R. Mangieri, Canjun Zhu, Xugen Huang, Zhiying Jiang, Nicholas J. Justice, Yong Xu, Benjamin R. Arenkiel & Qingchun Tong, Nature Communicationsvolume 10, Article number: 3446 (2019), https://www.nature.com/articles/s41467-019-11399-z

Dr. Liji Thomas

Written by

Dr. Liji Thomas

Dr. Liji Thomas is an OB-GYN, who graduated from the Government Medical College, University of Calicut, Kerala, in 2001. Liji practiced as a full-time consultant in obstetrics/gynecology in a private hospital for a few years following her graduation. She has counseled hundreds of patients facing issues from pregnancy-related problems and infertility, and has been in charge of over 2,000 deliveries, striving always to achieve a normal delivery rather than operative.

Citations

Please use one of the following formats to cite this article in your essay, paper or report:

  • APA

    Thomas, Liji. (2019, August 19). La tensión inhibe costumbres alimenticias. News-Medical. Retrieved on September 25, 2020 from https://www.news-medical.net/news/20190819/Stress-inhibits-eating-behavior.aspx.

  • MLA

    Thomas, Liji. "La tensión inhibe costumbres alimenticias". News-Medical. 25 September 2020. <https://www.news-medical.net/news/20190819/Stress-inhibits-eating-behavior.aspx>.

  • Chicago

    Thomas, Liji. "La tensión inhibe costumbres alimenticias". News-Medical. https://www.news-medical.net/news/20190819/Stress-inhibits-eating-behavior.aspx. (accessed September 25, 2020).

  • Harvard

    Thomas, Liji. 2019. La tensión inhibe costumbres alimenticias. News-Medical, viewed 25 September 2020, https://www.news-medical.net/news/20190819/Stress-inhibits-eating-behavior.aspx.