Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Estudio: Los niveles inferiores de vitaminas y de antioxidantes dietéticos específicos se asociaron a debilidad

Los investigadores del estudio longitudinal irlandés en el envejecimiento (TILDA) en la universidad Dublín de la trinidad han mostrado en el estudio más grande hasta la fecha que los niveles inferiores de vitaminas y de antioxidantes dietéticos específicos están asociados a debilidad.

La debilidad es un síndrome crónico común que afecta al hasta 25% de adultos durante 65 años y sobre la mitad de adultos sobre 80. La debilidad es caracterizada por una disminución total en la función física y una baja de la capacidad de rebotar detrás después de experimentar una acción agotadora tal como infección, una caída o cirugía. Se asocia a salud, a incapacidad y a muerte pobres. El estudio de TILDA examinó la asociación de los niveles de la vitamina B12, del folato, de la vitamina D, de la luteína y de la zeaxantina con debilidad.

Las vitaminas de B (B12 y folato) son importantes para varios procesos celulares en la carrocería incluyendo la reparación de la DNA y el metabolismo energético. La vitamina D es esencial para el metabolismo del hueso, la fuerza muscular y el humor. La luteína y la zeaxantina tienen propiedades antioxidantes y antiinflamatorias importantes en salud del aro y salud del cerebro. Los niveles bajos de todos estas vitaminas y antioxidantes son comunes entre adultos irlandeses.

En niveles inferiores de esta nuevos investigación de la luteína, la zeaxantina, y la vitamina D fueron asociadas constantemente no sólo a debilidad pero también a primeros tiempos de la “pre-debilidad” (un precursor subclínico de la debilidad). Los niveles bajos de las vitaminas de B fueron asociados a pre-debilidad. Además, la acumulación de escaseces del microalimento - teniendo niveles bajos de más de un microalimento - fue asociada progresivamente a los escenarios de la severidad de la debilidad.

Estos datos plantean la cuestión del papel de la suplementación dietética y contribuyen a las discusiones de plan de acción en curso con respecto al fortalecimiento.

El autor importante del estudio y el profesor investigador mayor en TILDA, el Dr. Aisling O'Halloran, dijeron: “Hemos presentado pruebas en el estudio más grande hasta la fecha que los niveles inferiores de vitaminas y de antioxidantes específicos - y teniendo niveles bajos de más de un microalimento - están asociados constantemente y progresivamente a los métodos más de uso general para medir debilidad. Nuestros datos sugieren que el estado inferior del microalimento pueda actuar como objetivo fácilmente modificado del marcador y de la intervención para la debilidad entre los adultos envejecidos 50 años y sobre”.

El investigador principal de TILDA, profesor Rose-Anne Kenny dijo:

La debilidad ocurre cuando varios sistemas en la carrocería pierden capacidad de la reserva y por lo tanto la capacidad “rebota detrás” después incluso de enfermedades triviales. Es un estado importante y desafiador; asociado común al envejecimiento pero también al campo común en los pacientes de cualquier edad que tienen cirugía mayor, tratamientos contra el cáncer e infecciones severas. La marca del pasillo de la debilidad es debilidad muscular. Si se reconoce en sus primeros tiempos, puede ser invertido. Sin embargo, cuanto más largo es presente, más difícil es “rebota detrás” y la debilidad y la fatiga generalizadas llega a ser progresivamente peores. Esta investigación sugiere los nuevos tratamientos potenciales para una condición común e importante.”

El co-autor del Dr. Eamon Laird del estudio dijo:

Vemos otra vez que los microalimentos (vitamina incluyendo D) se asocia a mejores resultados de la salud en más viejos adultos. No obstante todavía faltamos un plan de acción del enriquecimiento de los alimentos en Irlanda y mientras que ésta continúa, perdemos la oportunidad de una estrategia de poco costo de prevenir y de intervenir en la progresión de estas condiciones. A partir de con todo no hay signo que el gobierno irlandés o los FSAI (autoridad de seguridad alimentaria Irlanda) se prepone aconsejar o ejecutar en tal estrategia”.

Source:
Journal reference:

O'Halloran, A.M. et al. (2019) Circulating Micronutrient Biomarkers Are Associated With 3 Measures of Frailty: Evidence From the Irish Longitudinal Study on Ageing. Journal of American Medical Directors Association. doi.org/10.1016/j.jamda.2019.06.011.