Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El estímulo magnético del cerebro profundo puede perfeccionar síntomas de OCD

Los investigadores han encontrado que el estímulo no invasor potente de enfoque del imán en un área específica del cerebro puede perfeccionar los síntomas del desorden obsesivo (OCD). Esto abre la manera de tratar la minoría grande de las víctimas que no responden al tratamiento convencional. El trabajo se presenta en la conferencia de ECNP en Copenhague.

OCD se define ampliamente como pensamientos o impulsos periódicos, o comportamientos repetidores excesivos que un individuo asierre al hilo impulsado para realizar. Alrededor 12 adultos en cada mil sufren de OCD en cualquier año dado, aunque 2,3% de adultos sufran en algún momento de su vida. Se trata generalmente con la exposición y la terapia de la prevención de la reacción (ERP) (que expone al paciente al contenido de sus obsesiones \ los impulsos sin la ejecución de las obligaciones) y medicación, tal como SSRIs (fluoxetine selectivo de los inhibidores del Reuptake de la serotonina e.g (Prozac/Sarafem) o Sertraline (Paxil) o clomipramine de los inhibidores del Reuptake de la serotonina e.g (Anafranil), no obstante entre un tercero y una mitad de pacientes no responda bien al tratamiento

El estímulo magnético Transcranial profundo (dTMS) es un tipo de técnica del estímulo del cerebro donde los campos magnéticos pulsados son generados por una bobina colocada en el cuero cabelludo. Este campo activa los circuitos neuronales en el área del cerebro del objetivo, dando por resultado la mejoría del síntoma. Se utiliza clínico para el tratamiento de algunos casos difíciles de la depresión.

El Dr. Lior Carmi (junto con profesor José Zohar y profesor Abraham Zangen), del centro médico de Chaim Sheba en Israel, llevó a un grupo internacional de científicos en una juicio controlada seleccionada al azar multicentro (RCT) extendió por 11 centros. destinaron 99 pacientes con desorden obsesivo a o se traten con el dTMS, o recibir finja el tratamiento (tratamiento del impostor). Todos los pacientes en la juicio no habían podido previamente responder al tratamiento del antidepresivo.

El Dr. Carmi dijo:

Un punto interesante sobre esta juicio es que provocamos deliberadamente a los pacientes por cerca de 5 minutos antes de cada sesión del dTMS. Hicimos esto adaptando una provocación para cada paciente según sus propias obsesiones específicas de OCD. Por ejemplo, si alguien tenía obsesiones sobre conseguir contaminado, lo expusimos a una situación en la cual estas obsesiones donde despertado, por ejemplo, tocando el tirador de puerta de un cuarto de baño o el bote de basura. Otro ejemplo sería si alguien tenía obsesiones con respecto no cerrar al golpecito de agua en casa, nosotros despertó deliberadamente la duda sobre eso. Todas estas exposiciones fueron diseñadas para cada paciente individual. Durante la primera reunión con el paciente aprendimos sus síntomas y creamos un filete cuyo las exposiciones al uso durante el estudio. La idea es entregar el tratamiento cuando se despierta el conjunto de circuitos del cerebro y no mientras que el paciente está pensando en las compras él necesita hacer después de que la sesión esté sobre”.

Las sesiones consistieron en 6 semanas del tratamiento diario del dTMS (20Hz) centrado en las áreas específicas del cerebro relacionado con OCD. Esto es la primera vez que estas áreas se han apuntado para este desorden. El grado de reacción fue medido usando el cuestionario obsesivo generalmente aceptado de la escala (YBOCS) de Yale-Brown. Después de 6 semanas, el 38% de ésos siendo tratado respondido al tratamiento. Mostraron una reducción media de más el de 30% en severidad del síntoma, en comparación con el 11% de pacientes que recibían el tratamiento del impostor.

Un mes después de que el tratamiento acabara la tasa de respuesta era 45,2% en el grupo activo comparado con 17,8% en el grupo del impostor. Alrededor de un tercero del grupo tratado y del grupo no tratado se quejó de dolores de cabeza, pero solamente 2 cayeron fuera sobre la juicio debida doler.

Lior Carmi dijo:

Los investigadores han probado TMS para OCD en el pasado, pero éste es la primera vez que hemos estimulado esta región del cerebro y hemos hecho tan mientras que adaptamos exposiciones a cada paciente. Además, hemos hecho tan usando un protocolo estandardizado en un ensayo aleatorizado multicentro (en 11 cita en los E.E.U.U., Canadá e Israel). Esto significa que hemos logrado estos resultados positivos aunque la variedad de pacientes y variedad de clínicos que valoraron la reacción. Donde el tratamiento existente trabaja para OCD, puede trabajar bien; nuestro método sobre todo se dirige los que no respondan al tratamiento convencional”.

Comentando, profesor Jose M Menchon (hospital de la universidad de Bellvitge, universidad de Barcelona, Barcelona, España) dijo:

Esto es un estudio muy emocionante porque muestra resultados positivos en OCD usando el estímulo magnético transcranial profundo. Hasta ahora, las juicios clínicas con TMS en OCD habían sido realizadas con TMS no-profundo, que puede tener limitaciones en su efecto porque el campo magnético puede alcanzar solamente la superficie cortical. Sin embargo, TMS profundo permite el alcanzar y el modular de regiones más profundas del cerebro que se puedan implicar más crítico en OCD. TMS profundo puede convertirse en una estrategia terapéutica útil si estos resultados positivos se confirman en otros estudios”.