Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Las dietas de alto grado en grasas contribuyen a las irregularidades en la región del hipotálamo del cerebro

Mucha investigación ha apuntado a cómo una dieta malsana correlaciona a la obesidad, pero no ha explorado cómo la dieta puede traer cambios alrededor de neurológicos en el cerebro. Un estudio reciente de Yale ha descubierto que las dietas de alto grado en grasas contribuyen a las irregularidades en la región del hipotálamo del cerebro, que regula homeostasis y metabolismo del peso corporal.

Llevado por Sabrina Diano, el profesor de la familia de Richard Sackler de la fisiología celular y molecular y profesor de la neurología y del remedio comparativo, el estudio evaluado cómo el consumo de una dieta de alto grado en grasas -- adieta específicamente que incluye altas cantidades de grasas y de hidratos de carbono -- estimula la inflamación hipotalámica, una reacción fisiológica a la obesidad y la desnutrición.

Los investigadores reafirmaron que la inflamación ocurre en el hipotálamo ya desde tres días después de que consumo de una dieta de alto grado en grasas, incluso antes de que la carrocería comienza a visualizar signos de la obesidad. “El hecho nos intrigamos de que éstos son los cambios muy rápidos que ocurren incluso antes de que el peso corporal cambia, y quisimos entender el mecanismo celular subyacente,” dijo a Diano que es también una pieza del programa de Yale en la transmisión de señales integrante de la célula y de la neurobiología del metabolismo.

Los investigadores observaron la inflamación hipotalámica en animales en una dieta de alto grado en grasas y descubrieron que los cambios en estructura física ocurrían entre las células microglial de animales. Estas células actúan mientras que la primera línea de defensa en el sistema nervioso central que regulan la inflamación. El laboratorio de Diano encontró que la activación del microglia era debido a los cambios en sus mitocondrias, los organelos que ayudan a nuestras carrocerías a derivar energía de la comida que consumimos. Las mitocondrias eran substancialmente más pequeñas en los animales en una dieta de alto grado en grasas. El cambio de las mitocondrias de tamaño era debido a una proteína, desacoplando la proteína 2 (UCP2), que regula la utilización de la energía de las mitocondrias, afectando al mando de los hipotálamos de la energía y del homeostasis de la glucosa.

La activación de UCP2-mediated del microglia afectó a las neuronas en el cerebro que, al recibir una señal inflamatoria debido a la dieta de alto grado en grasas, estimulada los animales en el grupo de alto grado en grasas de la dieta para comer más y para llegar a ser obeso. Sin embargo, cuando este mecanismo fue cegado quitando la proteína UCP2 de microglia, los animales expuestos a una dieta de alto grado en grasas comieron menos y eran resistentes al peso del avance.

El estudio no sólo ilustra cómo las dietas de alto grado en grasas nos afectan físicamente, pero transporta cómo una dieta malsana puede alterar nuestra toma de comida neurológicamente. “Hay los mecanismos específicos del cerebro que consiguen activados cuando nos exponemos al tipo específico de comidas. Éste es un mecanismo que puede ser importante desde un punto de vista evolutivo. Sin embargo, cuando los ricos de la comida en grasa y carburadores están constante disponibles es perjudicial.”

La prolongada meta de Diano es entender los mecanismos fisiológicos que regulan cuánta comida consumimos, y ella continúa realizar la investigación sobre cómo el microglia activado puede afectar a diversas enfermedades en el cerebro, incluyendo enfermedad de Alzheimer, un desorden neurológico que se asocie a los cambios en las células microglial el cerebral y se ha mostrado para tener incidencia más alta entre individuos obesos.

Source:
Journal reference:

Kim, J.E. et al. (2019) Microglial UCP2 Mediates Inflammation and Obesity Induced by High-Fat Feeding. Cell Metabolism. doi.org/10.1016/j.cmet.2019.08.010.