Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La capacidad de la gente con autismo de deducir estados mentales de caras pudo haber sido subestimada

La capacidad de la gente con el autismo de leer cuál es que asierra al hilo alguien o el pensamiento mirando sus aros y cara pudo haber sido subestimado, según la investigación conducto por un experto de la psicología del desarrollo de la universidad de Kingston de Londres.

El autismo es una condición que la comunicación social y las influencias es extensamente gente creída en las expresiones de la lectura del hallazgo del espectro del autismo que desafían determinado. Con todo un nuevo estudio del conferenciante mayor en el Dr. Elisa Back de la psicología del desarrollo, de la facultad de la universidad de asunto y de ciencias sociales, sugiere que éste no sea siempre el caso.

Las conclusión tienen implicaciones importantes para los profesionales de la atención sanitaria y de la educación que trabajan con los niños y la gente joven con autismo.

Éste es un campo de investigación polémico, pues hay conclusión en conflicto de estudios anteriores. Es importante ir más allá de la cuestión de si la gente joven con autismo tiene la capacidad de reconocer emociones complejas o estados mentales de caras también para investigar exactamente cómo ella deduce estos estados mentales. Rubrica la atracción a las áreas determinadas de la cara y el uso de las estrategias de tramitación subsiguientes difiere en gente joven en el espectro del autismo comparado a los que sean neurotypical?”

El Dr. Elisa Back, universidad de Kingston

En la investigación apenas publicada por el desarrollo infantil americano de cabeza del gorrón, un gorrón de la sociedad para la investigación en el desarrollo infantil, el Dr. Back investigó la velocidad a la cual los adolescentes en el espectro podrían atribuir el estado mental correcto a las caras usando los vídeos en una computador y un aro sofisticado que rastreaban el equipo. El Dr. Back también investigó las estrategias de cara-tramitación usadas por los niños autísticos para determinar estados mentales tales como preocupación o relevo y observadas si difirieron de otras personas jovenes.

El Dr. Back, que es director del laboratorio de las mentes que se convierte dentro del departamento de la psicología de la universidad, trabajó con un grupo de 32 adolescentes envejecidos entre 11 y 16, la mitad de los cuales tenía una diagnosis del autismo. Los igualaron en edad, el índice de inteligencia y el género con 16 personas jovenes típicamente que se convertían. Presentaron los participantes con una serie de caras que retrataban ocho estados mentales en tres condiciones. Les mostraron caras por completo de mudanza, así como caras donde estaban estática e hilo neutro los aros o la boca guardados, mientras que el descanso de la cara era todavía de mudanza y expresivo.

Para cada uno, les después mostraron una palabra que describía un estado mental determinado y fueron pedidos juzgar si describió cuáles era de pensamiento o que aserraba al hilo la persona, con la exactitud de los participantes de la grabación del Dr. Back, así como sus tiempos y movimientos de los ojos de reacción.

“La combinación de estas dimensiones más sensibles significó que podía investigar cómo la gente joven reconoció un alcance de expresiones faciales,” al Dr. Back dije. “Los resultados mostraron ésos con el autismo realizado muy semejantemente a los que se convertían típicamente en términos de exactitud, respondió la velocidad en la cual ellos y los movimientos de los ojos.”

Esto era contrario a una considerable cantidad de investigación anterior, que afirmó a menudo que los niños en el espectro del autismo tenían un déficit en esta área, o era empeorada que otros niños, el Dr. Back explicaron. “Las conclusión eran asombrosamente - no porque mostraron que los niños con autismo podrían reconocer estados mentales de caras, pero ésa, al observar las dimensiones más sensibles tales como la manera exploraron la cara o la velocidad de una persona en las cuales atribuyeron estados mentales a las expresiones faciales, allí no era ninguna diferencia,” ella dijo.

Más investigación ahora fue necesitada sobre cómo la velocidad de una expresión que pasaba a través de la cara afectó a la capacidad de una persona con autismo de reconocer estados mentales, el Dr. Back agregó. “Fuera de todas las dimensiones éste era el lo más menos posible concluyente. Todavía no había una diferencia importante entre los grupos, sino que podría haber discrepancias en el reconocimiento de lo que nos referimos como expresiones micras - que se aceleren realmente, las mini-expresiones. Aquí podría ser donde los niños con lucha del autismo más los niños que típicamente que se convierten,” ella dijo. El trabajo adicional en esta área está siendo emprendido actualmente por uno de los estudiantes de PhD del Dr. Back's.

El Dr. Back cree sus puntos culminantes del estudio la necesidad de asegurar el entrenamiento apropiado para los profesionales de la educación y de la atención sanitaria que pueden no ser expertos en esta área pero entra en regularmente el contacto con los niños con autismo. “No debemos subestimar a individuos con autismo en sus acciones recíprocas sociales. Cuando hablo a los padres de niños con autismo, no son que sorprendido cuando digo pueden reconocer emociones complejas de expresiones faciales. Mucha la investigación ha indicado un déficit completo en esta área pero es muy importante, determinado para los profesionales que trabajan con la gente joven, para entender que luchan no todos los niños con autismo.”

Source:
Journal reference:

Back, E. (2019) Inferring Mental States From Dynamic Faces in Adolescents With Autism Spectrum Disorder: Insights From Eye Tracking. Child Development. doi.org/10.1111/cdev.13302.