Estudio: Las visitas del ER aumentan cuando los niños tienen asma junto con ansiedad, depresión

Los niños con asma tienen una probabilidad más alta también del sufrimiento de ansiedad y de la depresión, y cuando las tres condiciones están presentes, los pacientes son casi dos veces más probables que ésos con el asma solo buscar cuidado en la sala de urgencias.

Las visitas del ER son con frecuencia evitables y a veces innecesario, diga a los investigadores en los hospitales de niños de UCSF Benioff que llevaron el estudio, publicando de sept. el 25 de 2019 en la pediatría del gorrón. Las visitas, así como los retenes del hospital que pueden seguir, explican el 61,7 por ciento de todos los gastos asma-relacionados para los niños de los E.E.U.U., según la encuesta sobre médica nacional el gasto.

En su estudio de más de 65.000 niños y de la juventud con asma, las edades 6 a 21, los investigadores de UCSF encontraron que el 7,7 por ciento de participantes con la depresión y la ansiedad tenía un índice de 28 visitas del ER por 100 años del niño, controlando para la edad, el género, el tipo del seguro y otras enfermedades crónicas. Éste es casi dos veces el régimen -- 16 visitas del ER por 100 años del niño -- de ésos sin la depresión y la ansiedad.

Para los pacientes del asma que acaban de tener depresión, el régimen era más inferior, con 22 visitas por 100 años del niño, y para esos pacientes del asma que acaban de tener ansiedad, el régimen era 19 visitas por 100 años del niño.

El asma de autogestión es complejo, requiriendo el reconocimiento de síntomas, la adhesión a la medicación y la evitación de gatillos.”

Naomi Bardach, Doctor en Medicina, MAS, primer autor, departamento de UCSF de la pediatría y Philip R. Lee Institute para la política sanitaria estudia

“Los síntomas de la ansiedad y de la depresión pueden hacerla más desafiadora para seguir el tratamiento, llevando a más visitas del ER,” ella dijo. “También puede haber una mayor tendencia de utilizar el ER para los servicios de apoyo, incluso en ausencia de un ataque de asma serio.”

Los autores observaron que la ansiedad y la depresión son mas comunes en niños con asma. En su estudio, el 11,2 por ciento tenía ansiedad y el 5,8 por ciento tenía depresión, comparado con el 7,1 por ciento y el 3,2 por ciento, respectivamente, para las edades 3 a 17 de los niños, según datos de los centros para el control y prevención de enfermedades.

Para calificar para el estudio, los 65.342 participantes tuvieron que haber tenido visitas u hospitalizaciones asma-relacionadas del doctor, o uso anterior de medicaciones preventivas con una visita asma-relacionada del doctor. Los determinaron con ansiedad y la depresión si tenían por lo menos una hospitalizado, paciente no internado o visita del ER para cualquier condición.

La falta de aire, el latido del corazón rápido y el dolor de pecho pueden resultar de causas ambiguas

“El estudio destaca una población de niños y la juventud que puede beneficiarse de más coordinación de los cuidados intensivos,” dijo a Bardach. “Esto puede significar un asesoramiento más cuidadoso para perfeccionar concordancia de la medicación y el reconocimiento del síntoma. Puede también significar la atención sanitaria mental perfeccionada para los niños en quienes la depresión o la ansiedad no tratada puede obstaculizar el asma de autogestión.”

En algunos niños con asma, depresión y ansiedad, puede ser difícil tomar el pelo fuera que el síntoma se atribuye al cual la condición, dijo autor la cabaña mayor de Michael, Doctor en Medicina, MPH, antes de UCSF y actualmente con el hospital de niños en Montefiore. Los “niños con estas condiciones pueden buscar cuidado no sólo para los ataques de asma, pero para los síntomas como falta de aire, latido del corazón rápido y dolor de pecho, cuyo las causas pueden ser ambiguas.”

Los resultados de investigación confirman estudios en adultos con el asma que también tenía la depresión y ansiedad. Encontraron a este grupo de pacientes también para tener una probabilidad más alta de visitas al ER, a las clínicas urgentes del cuidado y a las visitas no programadas con sus proveedores, comparados a los adultos con el asma solo.