Los investigadores determinan el circuito de los nervios esa perseverencia de los mandos

El éxito no es ningún accidente: Para alcanzar su meta usted necesita perseverencia. ¿Pero de dónde el estímulo viene? Las personas internacionales de los investigadores llevados por los científicos de la universidad de Munich técnica (TUM) ahora han determinado el circuito de los nervios en el cerebro de las moscas del vinagre que hace que se realizan en su mejor al explorar para la comida.

El olor del vinagre o de la fruta permite el paseo de las moscas del vinagre más rápidamente. Para alcanzar la comida, se ejecutan hasta el agotamiento. Pero a pesar de sus esfuerzos, no consiguen ningunos más cercano a su meta: En el montaje en el laboratorio de la escuela del TUM de las ciencias de la vida Weihenstephan las carrocerías superiores de las moscas minúsculas se reparan en el lugar y las moscas se están ejecutando sin conseguir dondequiera.

Con el movimiento de sus tramos están girando una bola que esté conectando en un amortiguador de aire. La velocidad que gira muestra a profesor Ilona C. Grunwald Kadow del neurobiólogo cuánto esfuerzo la mosca del vinagre está poniendo en encontrar la comida.

Nuestros experimentos muestran que los individuos hambrientos guardan el aumentar de su funcionamiento - funcionan con hasta nueve contadores por minuto. Las moscas del vinagre que son abandonan por completo mucho más rápido. Esto prueba que incluso los organismos simples muestran vigor y perseverencia - hasta ahora, estas calidades eran probablemente reservadas para los seres humanos y otros organismos más altos.”

Ilona C. Grunwald Kadow, profesor del neurobiólogo, universidad de Munich técnica

Un circuito de los nervios controla perseverencia

Así como Julijana Gjorgjieva, profesor para la neurología de cómputo en el TUM y el líder del grupo en el Max Planck Institute para la investigación del cerebro en Francfort, así como personas internacionales e interdisciplinarias de investigadores, Grunwald Kadow ahora ha determinado un circuito de los nervios en el cerebro de las pequeñas moscas, que controla esta clase de perseverencia.

No es una coincidencia que los investigadores investigaron el estímulo de las moscas del vinagre. “Los cerebros de estas moscas tienen millón de veces menos células nerviosas que cerebros humanos. Esto hace lo mucho más fácil descubrir lo que hace una neurona individual y cómo”, el profesor explica. “De esta manera, podemos entender los principios de los circuitos de los nervios que también forman la base para la función de cerebros complejos.”

La potencia de neuronas

Para determinar el circuito de los nervios que es responsable del estímulo, las personas utilizaron diversas técnicas: Primero, un modelo matemático fue creado que simula la acción recíproca de los estímulos externos e internos - por ejemplo el olor del vinagre y del hambre.

En el paso siguiente, los neurólogos del TUM determinaron la red del interés en el cerebro de la mosca del vinagre en cooperación con colegas en los E.E.U.U. y la Gran Bretaña. Esto fue lograda con la ayuda de microscopia electrónica así como de experimentos ines vivo del proyección de imagen y del comportamiento.

El resultado: El circuito de los nervios del interés está situado en el centro del aprendizaje y de la memoria del cerebro de la mosca. Es controlado por la dopamina y el octopamine de dos neurotransmisores, que se relaciona con la noradrenalina humana. La dopamina aumenta la actividad del circuito, es decir aumenta el estímulo; el octopamine reduce la buena voluntad de hacer un esfuerzo.

“Puesto que estos neurotransmisores y los circuitos correspondientes también existen en los cerebros de mamíferos, asumimos que los mecanismos similares deciden a si continuar o parar”, concluye al neurobiólogo. A largo plazo, los investigadores esperan que sus conclusión ayuden a entender porqué la acción recíproca de neuronas y de substancias del mensajero en el cerebro, por ejemplo, en apegos sale de mando.

Los circuitos de los nervios fueron determinados por los investigadores de la escuela del TUM de ciencias de la vida, del Max Planck Institute de la neurobiología, del Max Planck Institute para la investigación del cerebro, de la universidad de Cambridge (Reino Unido), del campus de la investigación de Janelia (los E.E.U.U.) y del laboratorio de MRC de la biología molecular (Reino Unido).

Source:
Journal reference:

Sayin, S. et al. (2019) A Neural Circuit Arbitrates between Persistence and Withdrawal in Hungry Drosophila. Neuron. doi.org/10.1016/j.neuron.2019.07.028.