Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La aproximación terapéutica nueva perfecciona supervivencia en los pacientes diagnosticados nuevamente con el cáncer ovárico avanzado

Un estudio internacional demuestra eso que administra el niraparib después de que el tratamiento de quimioterapia convencional en los pacientes diagnosticados nuevamente con el cáncer ovárico avanzado, perfeccione su supervivencia progresión-libre, y reduce su riesgo de recaída o de muerte de esta enfermedad. El investigador primario de este estudio es el Dr. Antonio González Martín de Clinica Universidad de Navarra (España) y presidente del grupo de investigación español de cáncer ovárico (GEICO). New England Journal del remedio, el gorrón médico mundo-de cabeza, publicó la investigación en su entrega pasada en línea.

Evaluamos en este estudio las ventajas de usar el niraparib después de que tratamiento estándar del cáncer ovárico basado en la quimioterapia después de cirugía. Con esta nueva aproximación terapéutica hemos observado una supervivencia progresión-libre el hospitalizado importante de la mejoría y una reducción del casi 40% de su riesgo de recaída.”

El Dr. González Martín, primer autor del artículo

El cáncer ovárico se diagnostica cada año alrededor de 205.000 mujeres por todo el mundo, es la quinta causa de cabeza de la muerte del cáncer en mujeres en Europa. Se diagnostica generalmente entre 45 y 75 años, aunque haya un número importante de pacientes a partir de 30 años. Es el tumor ginecológico que causa más muertes porque diagnostican a la mayoría de los pacientes en un escenario avanzado de la enfermedad, dadas la ausencia de técnicas diagnósticas tempranas. A su vez, el hasta 80% de ésos afectados por recaída avanzada del cáncer ovárico después del tratamiento con cirugía y quimioterapia. “Esta investigación se presenta de la necesidad de buscar nuevas estrategias y las terapias alternativas que aumentan la supervivencia de pacientes con esta enfermedad,” dice al experto.

Aumente la supervivencia progresión-libre

El estudio fue presentado en el congreso anual de la sociedad europea para la oncología médica (ESMO) llevada a cabo en Barcelona del 27 de septiembre al 1 de octubre. La investigación analizaba a 733 pacientes nuevamente diagnosticados con el cáncer ovárico avanzado (con el tipo histológico seroso, o el endometrio de la alta pendiente). La juicio clínica de la fase III, conducto en 181 centros internacionales, fue coordinada por el grupo de investigación español de cáncer ovárico (GEICO), que es parte de la red europea de los grupos de ensayo Oncological ginecológicos (ENGOT), las asociaciones cuyo el Dr. González Martín es también presidente.

El trabajo consistió en el agregar del niraparib después del tratamiento de quimioterapia de primera línea convencional para estos pacientes después de cirugía. Niraparib es una droga potente del inhibidor de PARP (una enzima implicada en la reparación de la DNA y la muerte celular) que se utiliza como terapia del mantenimiento en mujeres con recaída del cáncer ovárico, independientemente de si han transformado el gen de BRCA (asociado al riesgo de sufrimiento de esta enfermedad). A su vez, el efecto de este tratamiento también fue estudiado en pacientes con un tipo de defecto en deficiencia homóloga llamada reparación de la recombinación de la DNA (HRD). En los pacientes que mostraron esta deficiencia (mitad de las mujeres en el estudio), la ventaja del tratamiento era aún más importante, logrando una reducción del 57% en el riesgo de progresión de la recaída o de la enfermedad.

El perfil de seguro de la droga era similar a ése observado en otras juicios con el niraparib. El estudio fue financiado por TESARO, compañía que pertenecía a la compañía farmacéutica GlaxoSmithKline (GSK).

Estas conclusión, dicen al Dr. Gonzalez, “sugiera el considerar del niraparib como tratamiento de la primera opción para los pacientes con el cáncer ovárico avanzado después de terminar la quimioterapia de primera línea.”