Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los investigadores estudian cómo los alergénicos consiguen en nuestros nervios impulsar la inflamación en dermatitis atópico

Piel seca, dolor, y el picar… El dermatitis atópico afecta a las vidas cotidianas del casi 20% de niños, y al hasta 5% de adultos. La condición puede tener un impacto importante en la calidad de vida de estos pacientes.

Varios estudios han mostrado que los factores genéticos están implicados en el revelado de esta enfermedad de la piel inflamatoria crónica, y sugieren que dan lugar a la debilitación de la barrera de piel. Esto permite a los alergénicos presentes en el ambiente, del polen a los ácaros del polvo, penetrar el dermis y estimular el sistema inmune, que reacciona anormalmente a esta “amenaza” accionando eczema.

Sin embargo, los mecanismos de la hipersensibilidad a los alergénicos y de la hiperactividad del sistema inmune en pacientes con dermatitis atópico no se entienden todavía completo. Llevado por el investigador Nicolás Gaudenzio de Inserm, el grupo joven de “IMMCEPTION” estudia la manera de la cual el sistema inmune obra recíprocamente con las neuronas sensoriales para regular procesos inflamatorios en dermatitis atópico.

Particularmente, los investigadores han tomado un avance de los datos clínicos existentes que muestran que los pacientes con esta enfermedad tienen neuropeptides numerosos en su sangre: mensajeros químicos que llevan mensajes del nervio, y cuyo nivelado se correlaciona a la severidad de la enfermedad. La identificación de estos neuropeptides en la sangre indica la activación de las neuronas sensoriales. Estos pacientes también tienen varias enzimas en la sangre que indica la presencia de células de palo. Las células de palo son las células inmunes presentes en la piel que desempeñan un papel esencial en la modulación de procesos inflamatorios y alérgicos.

De acuerdo con estas observaciones, Gaudenzio y sus personas decididos para centrarse en la acción recíproca entre las neuronas sensoriales y las células de palo, y ahora para haber publicado sus conclusión en la inmunología de la naturaleza del gorrón científico.

Los investigadores estudiaron los modelos animales del dermatitis atópico. Bajo la piel de los ratones que mostraban los signos de reacciones inflamatorias, observaron las células de palo y las neuronas sensoriales que se agrupaban en las “unidades sensoriales del neuroimmune” no disímiles en forma a un manojo de uvas. “Las células y las neuronas de palo se aferran juntas en el dermis. Todavía no entendemos las acciones recíprocas moleculares que las atan juntas, pero hemos cuantificado las distancias entre ellas, que son minúsculas, los” puntos culminantes Gaudenzio.

Los investigadores entonces mostraron que cuando los ratones fueron expuestos a los ácaros del polvo, estas “unidades sensoriales del neuroimmune” podían descubrir la presencia de estos alergénicos, accionando la inflamación alérgica.

A más largo plazo, este descubrimiento podía tener implicaciones terapéuticas prácticas. “Hasta ahora, los pacientes podrían ser tratados con los tratamientos biológicos (terapia biológica), pero éstos tratan obviamente la enfermedad más lejos abajo de la línea, después de que hayan ocurrido las llamaradas. Creemos que hemos puesto nuestro dedo en un mecanismo del gatillo y ahora que queremos continuar nuestra investigación para determinar las nuevas moléculas que podrían cegar acciones recíprocas entre las células de palo y las neuronas sensoriales, y que tenemos así un efecto terapéutico beneficioso para los pacientes,” explicamos al investigador.

Para hacer así pues, el grupo primero necesitará caracterizar las acciones recíprocas moleculares dentro de estas unidades más detalladamente, y analiza el papel que desempeñan en la modulación del sistema inmune.

Una de las preguntas ahora vamos a intentar y la respuesta es para lo que mast éstas unidades célula-sensoriales de la neurona están. Deben representar un mecanismo de defensa para la carrocería, puesto que también se encuentran en individuos sanos. Pero podría ser que no trabajan correctamente en la gente que tiene dermatitis atópico--eso es lo que estamos intentando entender.”

Nicolás Gaudenzio, investigador de Inserm

Source:
Journal reference:

Serhan, N. et al. (2019) House dust mites activate nociceptor–mast cell clusters to drive type 2 skin inflammation. Nature Immunology. doi.org/10.1038/s41590-019-0493-z.