BMI de niños sube en verano y disminuye generalmente en la caída, demostraciones del estudio

Los estudios recientes sugieren que los cabritos tiendan a ganar la mayoría del peso en verano, pero las escuelas están regañadas para ofrecer la comida y las bebidas malsanas, junto con las oportunidades de disminución para la actividad física.

Un nuevo estudio publicó en la obesidad pediátrica que analizaba datos confirmó a partir de 2010 a 2015 que el índice de masa corporal de niños y de adolescentes de Wisconsin subió generalmente en el verano y después disminuyó en la caída, seguida por un aumento más modesto para disminuir el ciclo que comenzaba en febrero. Para los adolescentes que eran más pesados, el índice de masa corporal aumentó más persistente hasta el muelle.

Las conclusión podían tener implicaciones importantes para el diseño y la sincronización de las iniciativas escuela-basadas de la prevención de la obesidad en los Estados Unidos.

La educación perenne en la consumición sana y la actividad física regular tiene sentido para todos los cabritos. Si nuestras conclusión se pueden confirmar en estudios complementarios, indican que los adolescentes que son afectados ya por la obesidad pueden encontrar la ventaja del apoyo de administración adicional del peso entregado al inicio del año escolar.”

Jeffrey VanWormer, doctorado, autor importante del instituto de investigación de la clínica de Marshfield, Wisconsin

Source:
Journal reference:

VanWormer, J.J, et al. (2019) Circannual growth in Wisconsin children and adolescents: Identifying optimal periods of obesity prevention. Pediatric Obesity. doi.org/10.1111/ijpo.12572.