Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El estudio revela los factores que predicen obesidad por adolescencia

Tres factores simples que predicen si un niño sano del peso será gordo u obeso por adolescencia se han revelado en un nuevo estudio llevado por el instituto de la investigación de los niños de Murdoch (MCRI).

La investigación muestra que tres factores - un índice de masa corporal del niño y del molde-madre (BMI) y el nivel de la educación del molde-madre - predicen el inicio o la resolución de los problemas del peso por adolescencia, especialmente de la edad 6-7 años adelante.

Cada uno-unidad un BMI más alto cuando envejecen al niño 6-7 años aumentó las probabilidades en 14-15 años de problemas del peso que se convertían en triple y partidos en dos las probabilidades de la resolución.

Semejantemente, cada aumento de la uno-unidad en el BMI del molde-madre cuando envejecen al niño 6-7 años aumentó las probabilidades en 14-15 años de problemas del peso que se convertían en el 5 por ciento y disminuyó las probabilidades de la resolución por el cerca de 10 por ciento.

La adolescencia asociaron a los moldes-madre que tenían un título universitario a probabilidades más inferiores de un niño que era gordo y obeso en las edades 2-5 años y probabilidades más altas de las entregas de resolución de la obesidad.

El Dr. Kate Lycett del autor MCRI del estudio dijo que la incidencia de ser gorda/obesa a la edad de 14-15 años era el 13 por ciento entre niños con ningunos de estos tres factores de riesgo en la edad 6-7 años, comparado con el 71 por ciento entre ésos con todos los factores de riesgo.

El Dr. Lycett dijo que determinando estos tres factores puede ayudar a clínicos a predecir qué niños exceso de peso se convertirán y de la resolución con el cerca de 70 por ciento de exactitud.

“En el caso de BMI, es una dimensión objetivo que se mide y refleja fácilmente opciones de la dieta y del ejercicio, pero está libre de los retos de fijar actividad física y dieta en una cita clínica estándar tal como polarización negativa de la llamada,” ella dijo.

Las conclusión, publicadas en la última edición del gorrón internacional de la obesidad, los niños también encontrados que son gordos u obesos en 2-5 años tienen una ocasión inferior de resolver sus problemas del peso por adolescencia cuando estos tres factores de riesgo están presentes.

Los datos eran originarios a partir de 3469 participantes en el nacimiento y de 3276 participantes en más bueno del estudio longitudinal de niños australianos. La altura y el peso del niño fueron medidos cada dos años.

El Dr. Lycett dijo que hasta ahora la mayoría de los estudios han pasado por alto las preguntas importantes alrededor de las cuales los niños son probables hacer gordos/obesos y cómo sean resueltos.

Porque los clínicos no han podido informar qué niños crecerán para hacer adolescencias con el exceso de peso, ha sido duro apuntar las intervenciones para esos la más en peligro.

Las consecuencias de esto son calamitosas, con la obesidad de la niñez que predice muerte prematura y que es implicada en enfermedad cardiovascular, diabetes y cáncer.”

El Dr. Kate Lycett, autor del estudio

El estudio examinado cómo las combinaciones de 25 marcadores clínicos cortos potenciales tales como amamantamiento del tiempo y periodo de actividad al aire libre en las diversas edades predicen entregas del peso, así como resolución, por edades 10-11 y 14-15 años.

Intrigantamente, las preguntas cortas sobre pobres adietan, actividad física inferior y otros factores comunes de la forma de vida no eran proféticos de resultados del peso.

Profesor Markus Juonala del autor importante, de la universidad de Turku en Finlandia, dijo una muesca simple del riesgo, que estaría fácilmente disponible para los clínicos de las saludes infantiles, podría ayudar al tratamiento o a la prevención del objetivo.

“Combinar datos sobre estos tres factores de riesgo obtenibles puede ayudar fácilmente a clínicos a tomar las decisiones apropiadas que apuntan cuidado a ésas más a riesgo de obesidad adolescente,” él dijo.

“Las ventajas de quitar un foco en ésos poco probables necesitar las intervenciones clínicas para la obesidad se han ignorado en gran parte, a pesar de un énfasis cada vez mayor del plan de acción en evitar atención sanitaria derrochador o innecesaria.”

Source:
Journal reference:

Juonala, M., et al. (2019) Early clinical markers of overweight/obesity onset and resolution by adolescence. International Journal of Obesity. doi.org/10.1038/s41366-019-0457-2.