Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El nuevo descubrimiento pavimenta la manera para un mejor tratamiento de la diabetes

La insulina, una hormona esencial para el azúcar de sangre de regulación y los lípidos, es producida normalmente por las células pancreáticas del β. En mucha gente con diabetes, sin embargo, las células pancreáticas no son (o no más) funcionales, causando una deficiencia crónica y potencialmente fatal de la insulina que pueda solamente ser controlada a través de inyecciones diarias de la insulina. Sin embargo, esta aproximación tiene efectos nocivos serios, incluyendo un riesgo creciente de hipoglucemia peligrosa para la vida, y no restablece el equilibrio metabólico. Para perfeccionar terapia, los investigadores en la universidad de Ginebra (UNIGE), Suiza, han determinado una proteína llamada S100A9 que, bajo ciertas condiciones, parece actuar como regulador del azúcar y del lípido de sangre mientras que evita los efectos secundarios más dañinos de la insulina. Este descubrimiento, de que puede ser hacia adentro leídas comunicaciones de la naturaleza, pavimenta la manera para un mejor tratamiento de la diabetes y podría perfeccionar importante la calidad de vida para decenas de millares de personas afectadas por deficiencia de la insulina.

Hoy, las inyecciones de la insulina son esenciales para la supervivencia de pacientes con diabetes del tipo 1 o una forma severa del tipo - diabetes 2. Sin embargo, este tratamiento no está sin riesgo: la sobredosis puede accionar la hipoglucemia, es decir una caída en los niveles de la glucosa en sangre que pueden llevar a la coma o aún a la muerte. Pero underdosed, puede llevar a la hiperglicemia igualmente peligrosa. Además, la insulina está implicada en el mando de las cetonas, los elementos se producen que cuando el hígado analiza los lípidos en ausencia de la suficiente glucosa reserva, que llegan a ser tóxicos en también granes cantidades. Además, los tratamientos a largo plazo de la insulina causan exceso de grasa y el colesterol en la sangre y por lo tanto aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Ya en 2010, las personas de Roberto Coppari, profesor en el centro de la diabetes de la facultad de UNIGE de remedio, destacaron las propiedades del gluco- y lípido-reguladoras del leptin, una hormona implicada en mando del hambre. “Sin embargo, el leptin ha probado difícil utilizar farmacológico en los seres humanos debido al revelado de la resistencia del leptin”, dice a Roberto Coppari. “Para superar este problema, cambio nuestro foco en los mecanismos metabólicos accionados por el leptin bastante que en la hormona sí mismo.”

Una proteína efectiva a pesar de su reputación mala

Los científicos observaron cambios en la sangre de los ratones insulina-deficientes a los cuales administraron leptin y observaron la presencia abundante de la proteína S100A9. “Esta proteína tiene una reputación mala porque, cuando ata a su proteína S100A8 de la hermana, crea un complejo llamado el calprotectin que causa los síntomas de muchas enfermedades inflamatorias o autoinmunes,” dice a Jorge Ramadori, investigador en el centro de la diabetes de la facultad de UNIGE de remedio y del primer autor de este trabajo. “Sin embargo, por S100A9 de sobre-expresión, podemos, reducir paradójico su combinación dañina con S100A8, el calprotectin por lo tanto de humedecimiento nivela.”

Los investigadores después administraron altas dosis de S100A9 a sus ratones diabéticos insulina-deficientes y encontraron la administración perfeccionada de la glucosa y un mejor mando de cetonas y de los lípidos, dos anormalidades metabólicas que son comunes en gente con deficiencia de la insulina.

Para entender mejor cómo este mecanismo traduce a los seres humanos, las personas de profesor Coppari están conducto actualmente un estudio de observación clínico, en colaboración con los hospitales de la universidad de Ginebra, en pacientes con el tipo 1 y el tipo - diabetes 2 que presenta niveles muy altos de la glucosa y de las cetonas. Quieren determinar las correlaciones entre el nivel de S100A9 en la sangre y la severidad de síntomas. “En los seres humanos, estudios anteriores indicó ya que los niveles crecientes S100A9 correlacionan con riesgos reducidos de la diabetes; por lo tanto, estos resultados fomentan el mazo la importancia clínica de nuestros datos. Como tal, estamos trabajando actualmente para progresar para organizar juicios clínicas humanas de I para probar directamente el seguro y la eficacia de S100A9 en deficiencia de la insulina”, dice a Roberto Coppari.

Hacia tratamientos combinados

Las personas entonces hicieron un segundo descubrimiento: La proteína S100A9 aparece solamente trabajar en presencia de TLR4, un receptor situado en la membrana de ciertas células, incluyendo adipocytes o células del sistema inmune. ¿“Por qué? Por el momento, sigue siendo misteriosa”, dice a Roberto Coppari. Los investigadores están trabajando actualmente en un tratamiento que combinaría dosis inferiores de la insulina y de S100A9 para mejorar la glucosa del mando y las cetonas y los efectos secundarios de la insulina de la alto-dosis del límite. “También queremos descifrar el papel exacto de TLR4 para ofrecer una estrategia terapéutica que logre el equilibrio delicado del mando óptimo de la glucosa en sangre, de la cetona y del lípido.”

Los piquetes son altos: decenas de millares de personas tardan a insulina cada día en sus vidas, un tratamiento que sea a menudo difícil de equilibrar para los pacientes y los cuidadores. La nueva estrategia terapéutica propuesta por Roberto Coppari y sus personas podía perfeccionar grandemente su calidad de vida.

Source:
Journal reference:

Ramadori, G. et al. (2019) S100A9 extends lifespan in insulin deficiency. Nature Communications. doi.org/10.1038/s41467-019-11498-x