Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los betabloqueadores no reducen el riesgo de exacerbaciones de COPD

La nueva investigación de científicos en la universidad de Alabama en Birmingham publicó en New England Journal del remedio ha encontrado que los betabloqueadores usados en una juicio clínica para los pacientes con la enfermedad pulmonar obstructiva crónica no reducen el riesgo de llamaradas de la enfermedad, también llamado las exacerbaciones de COPD.

COPD es un término usado para describir enfermedades pulmonares progresivas incluyendo enfisema y bronquitis crónica y es la tercera causa de la muerte de cabeza por todo el mundo.

Es bien sabido que los pacientes que han experimentado un ataque del corazón tienen mejores resultados después de tomar los betabloqueadores. Los betabloqueadores protegen el corazón bajando pulso y la presión arterial. Sin embargo, quisimos probar los efectos de betabloqueadores en pacientes con COPD para ver si podrían también tener un impacto positivo en la enfermedad pulmonar sí mismo, y específicamente si reducirían el riesgo de exacerbaciones.”

Marque Dransfield, M.D., el autor importante del estudio y al profesor en la división de UAB de pulmonar, de alergia y de remedio crítico del cuidado

Dransfield dijo, durante mucho tiempo, a gente con COPD no fue dado los betabloqueadores incluso cuando tenían ataques del corazón, porque los doctores tenían miedo empeoraría la función pulmonar. Esto continuó aunque los datos disponibles sugieren a pacientes con COPD que tengan ventaja de los ataques del corazón de los betabloqueadores apenas tanto como lo hacen ésos sin COPD. Estudios más recientes también sugirieron que los betabloqueadores puedan reducir mortalidad y el riesgo de exacerbaciones de COPD sin importar si los pacientes tenían enfermedad cardiovascular subyacente.

Sin embargo, Dransfield dijo que sus conclusión mostraron a ningunas pruebas que los betabloqueadores eran útiles en reducir el riesgo de exacerbaciones.

“Qué encontramos era que los betabloqueadores no hacen cualquier cosa reducir el riesgo total de exacerbación, sino que aumentaron el índice de exacerbaciones severas que hospitalización requerida,” él dijo. “La explicación para el riesgo más alto de la hospitalización de COPD no está segura, aunque no vimos ningunas pruebas que la función pulmonar sí mismo fue empeorada con los betabloqueadores.”

Los 532 participantes de la juicio colocaron de edades 40-85 y tenían una historia clínica de COPD, tenían por lo menos limitación moderada de la circulación de aire y estaban en un riesgo creciente para la exacerbación. Los pacientes que tomaban ya los betabloqueadores o quién habían probado que las indicaciones para las drogas fueron excluidas, y los resultados no se aplican directamente a esos grupos.

Casi 12 millones de personas de han diagnosticado en los Estados Unidos y el áspero 10 por ciento de la población en general en Alabama con COPD. El fumar en los Estados Unidos es el factor de riesgo más común entre ésos diagnosticado.

Dransfield espera la silla de Guillermo C. Bailey Endowed en enfermedad pulmonar y es el director médico del centro de salud del pulmón de UAB y de la rehabilitación pulmonar de UAB.