Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El estudio muestra cómo las bacterias del Chlamydia incorporan las células humanas

El Chlamydia es las bacterias que pueden infectar las células humanas y animales. La salud humana es afectada determinado por pneumoniae del Chlamydia (Cpn) y trachomatis del Chlamydia. Los pneumoniae del Chlamydia atacan las vías respiratorias superiores y más inferiores y causan infecciones de la bronquitis, de la sinusitis y de pecho.

Importantemente, las infecciones con esta bacteria se asocian a muchas enfermedades crónicas tales como bronquitis crónica, asma, ateroesclerosis y enfermedad de Alzheimer.

El Chlamydia se multiplica solamente dentro de las células humanas. Para hacer así pues, primero tienen que atar a la célula huesped del exterior y en seguida incorporar la célula en un segundo paso. La comprensión de estos dos mecanismos es una de las áreas de investigación dominantes en el instituto de la investigación funcional del genoma de los microorganismos dirigidos hacia arriba por el profesor el Dr. Juan Hegemann.

Cada célula es rodeada por una membrana conocida como la “membrana de plasma”. Esta membrana comprende los lotes de las moléculas individuales llamadas los “fosfolípidos”. Hay también las proteínas de la membrana, que son responsables de transportar los materiales entre la célula interior y el ambiente exterior así como de la comunicación intercelular.

Un componente de la membrana es la fosfatidilserina del fosfolípido, o “picosegundo” para el cortocircuito. En células sanas, está situado en la hoja suelta interna de la membrana, pero si la célula es enferma, se transporta a la hoja suelta externa de la membrana. Aquí, el picosegundo sirve como marcador para la muerte celular programada (apoptosis).

En el grupo de trabajo de profesor Hegemann, una proteína llamada LIPP fue descubierta en Cpn que desempeña un papel dominante en el atascamiento de la bacteria a una célula humana. Esta proteína está situada en la superficie de la bacteria. En estudios anteriores, los investigadores en Düsseldorf encontraron que una infección clamídea con Cpn está aumentada substancialmente si LIPP se agrega artificial.

Éste que encontraba era el comienzo del actual estudio.

Una de sus conclusión era que la proteína de LIPP ata directamente a la membrana de plasma y atraviesa la membrana después de atar. Varias moléculas de LIPP entonces forman un poro en la membrana de plasma.

Después, sin embargo, el LIPP encuadernado transporta la molécula del picosegundo, situada normalmente en la hoja suelta interna de la membrana, al exterior. LIPP era la primera proteína que se determinará que transporta un componente de la hoja suelta interna de la membrana a la superficie de la célula cuando está agregada externamente.

Asombrosamente, esto no acciona muerte celular. En lugar, la célula sigue siendo viable. Esto se aplica a las células enfrentadas solamente con las proteínas de LIPP y a ésos también infectados con Chlamydia.

El equipo de investigación propone que sea beneficioso que el Chlamydium transporte la molécula del picosegundo de la célula huesped hacia fuera usando su proteína de LIPP. Posiblemente, en el lugar en donde el picosegundo con la proteína de LIPP está situado en la membrana, la membrana se deforma tan que el Chlamydium puede incorporar la célula más fácilmente. Es también posible que las moléculas del picosegundo transportadas a la hoja suelta exterior de la membrana de la célula humana sirven como receptor para la bacteria.

El Dr. enero Galle, primer autor del estudio, tenía esto a decir sobre las perspectivas que se presentaban de estas conclusión:

La proteína de LIPP ahora se ha convertido en un objetivo posible para prevenir una infección clamídea. Si tenemos éxito en subir con una droga que restrinja la función de la proteína de LIPP, puede ser posible prevenir la infección.”

Asimismo es posible ahora examinar si otros patógeno tienen una herramienta similar al Chlamydia que utilizan para incorporar las células humanas. “Si éste era el caso, podría formar la base para una estrategia extensa contra bacterias patógenas,” acentúa a profesor Hegemann.

Source:
Journal reference:

Galle, J. N. et al. (2019) A Chlamydia pneumoniae adhesin induces phosphatidylserine exposure on host cells. Nature Communications. doi.org/10.1038/s41467-019-12419-8.