Los investigadores revelan el mecanismo que detecta liviano de la no-imagen de neuronas circadianas usando moscas del vinagre

La Universidad de California, investigadores de Irvine revela cómo una reacción antigua del flavoprotein a la luz (UV) ultravioleta, azul y roja informa a procesos circadianos internos sobre la hora.

El estudio, llevado por Todd C. Holmes, doctorado, profesor en el departamento de la fisiología y de la biofísica en la Facultad de Medicina de UCI, se titula, los “mecanismos distintos de la despolarización luz-evocada mediada CRYPTOCHROME de la membrana de la Drosophila y in vivo reloj que reajusta,” y fue publicado en procedimientos de la National Academy of Sciences.

Phototransduction está relativamente bien caracterizado en los aros y otros fotorreceptores externos en los animales para la visión de imagen-formación. Menos entendida son mucho mecanismos del phototransduction en células fotosensibles del no-aro, incluyendo las neuronas centrales del cerebro. En la escuela de UCI del estudio Remedio-llevado, investigadores reveladores cómo la luz azul y (UV) ultravioleta crea una reacción liviana continua que sea dominante a una forma de la visión de no-imagen-formación que hace un promedio de niveles de luminosidad ambientales para determinar la hora y para informar a procesos circadianos internos. La luz roja evoca una reacción liviana pero la sostuvo menos.

Imagen-formando trabajos de la visión tan rápidamente que los seres humanos y probables otros animales perciben el mundo visual como proceso contínuo. Nuestro momento de la captura de los aros al momento cambia en luz que nos permite ver objetos y el movimiento, incluso cuando se mueve desde brillante a los alrededores oscuros. Un tipo totalmente diverso de visión, la visión de no-imagen-formación, es importante para informarnos sobre la hora, sobre la base del color y de la intensidad de la luz. Es un proceso visual más lento que captura un promedio de niveles de luminosidad bastante que el momento a los cambios del momento en luz.”

Todd C. Holmes, doctorado, profesor en el departamento de la fisiología y de la biofísica, Facultad de Medicina de UCI

Usando el melanogaster de la Drosophila, conocido común como moscas del vinagre, los investigadores descubrieron que eso la no-imagen-formación de la visión en invertebrados confía en química redox de una proteína sensible a la luz llamada Cryptochrome. La química redox biológica se asocia típicamente a metabolismo.

“Los antepasados de la proteína de Cryptochromes eran las enzimas luz-activadas ultravioleta de la reparación de la DNA que aparecieron en la evolución bastante por encima hace de 3 mil millones años antes del aspecto de nuestra atmósfera rica del actual oxígeno del día que nos protege contra la radiación ultravioleta dañina. Este la primera luz que detectaba mecanismos se desarrolló cuando los organismos unicelulares desarrollaron la capacidad de reparar su DNA dañada de luz UV después de venir demasiado cerca a la superficie del agua. En aquel momento, no había vida en tierra. Es notable que esta forma antigua de la no-imagen que forma la visión persiste al hoy.”

Enciéndase es el regulador primario de ritmos circadianos y evoca una amplia gama de comportamientos del específico de la hora. Ganando una comprensión de cómo los insectos responden a la luz corta de la longitud de onda, los investigadores esperan desarrollar nuevas, respetuosas del medio ambiente opciones a controlar insectos dañinos, tales como mosquitos y moscas, y reducen la necesidad de pesticidas tóxicos.

Source:
Journal reference:

Baik, L.S., et al. (2019) Distinct mechanisms of Drosophila CRYPTOCHROME-mediated light-evoked membrane depolarization and in vivo clock resetting. Proceedings of the National Academy of Sciences. doi.org/10.1073/pnas.1905023116.