El estudio muestra resultados prometedores de la tecnología del apoyo de comunicación para entrenar a cirujanos

Los investigadores en el centro médico de la Universidad de Maryland, del condado de Baltimore (UMBC) y de Anne Arundel han conducto un estudio que explora cómo los aprendices quirúrgicos están experimentando una nueva tecnología gestual diseñada para perfeccionar la comunicación durante cirugía laparoscopic. Los resultados de esta investigación acaban de ser presentados por Azin Semsar, primer autor y estudiante del doctorado de UMBC en calcular Humano-Centrado, en el simposio anual de la asociación médica americana de la informática (AMIA).

Los cirujanos realizan cirugía laparoscopic insertando una pequeña cámara en el abdomen y mirando los movimientos de sus instrumentos a través de un vídeo en directo. Mientras que refieren al vídeo, los cirujanos no pueden tocar el despliegue o un ratón, porque sus manos necesitan seguir siendo estéril. En lugar, deben utilizar descripciones verbales para comunicar con otras durante la cirugía. Los aprendices deben prestar la mucha atención a las instrucciones verbales, e imaginan cómo girar esas señales de entrada verbales en la acción, sin la confianza en cualquier acción recíproca gestual entre el cirujano y la pantalla.

Los investigadores intentaron desarrollar un más modo eficaz de cirujanos del entrenamiento en técnicas laparoscopic usando una tecnología llamada el indicador virtual, desarrollado por Helena Mentis, decano adjunto para los programas académicos y aprender, y profesor adjunto de los sistemas de información en UMBC.

Esta tecnología permite que el instructor quirúrgico apunte en el vídeo en directo y drene en ella sin el tacto de ella, así que pueden dar instrucciones al aprendiz quirúrgico en cómo realizar los procedimientos.”

Andrea Kleinsmith, profesor adjunto de los sistemas de información en UMBC

Kleinsmith llevó el esfuerzo de medir y de entender el impacto de tecnología en la carga cognoscitiva del aprendiz.

En vez de la confianza solamente en instrucciones verbales, a través del indicador virtual los aprendices podrían visualizar mejor qué hacer después. Kleinsmith y Mentis intentaron probar si este método afectó la carga cognoscitiva, la cantidad de esfuerzo mental necesaria realizar la tarea. Si el método aumentara importante la carga cognoscitiva, esto no habría sido una herramienta de entrenamiento útil durante procedimientos quirúrgicos.

Importantemente, el indicador virtual incorpora la información visual y verbal. El instructor todavía ofrece la instrucción verbal, pero pueden también dar señales de entrada visuales al mismo tiempo. A largo plazo, los investigadores predijeron que usar la tratamiento de la información visual y verbal aminoraría la carga cognoscitiva en aprendices. Sin embargo, también predijeron que la carga cognoscitiva aumentaría inicialmente, debido al esfuerzo necesario conseguir acostumbrados a la nueva tecnología.

Para determinar la carga cognoscitiva de los aprendices quirúrgicos, los investigadores midieron sus reacciones fisiológicas conectadas con los niveles de despertar. “Particularmente, estamos interesados en la actividad electrodermal, que, [muy simple] compara a la cantidad de sudor en la piel. Se ha conectado a la carga cognoscitiva,” Kleinsmith explica. Midieron esa actividad electrodermal usando las pulseras desgastadas por los aprendices durante el entrenamiento. Encontraron que su carga cognoscitiva no aumentó con el primer uso del indicador virtual--en lugar, tirante lo mismo.

El indicador virtual también tenía un impacto positivo en la comunicación entre el instructor y el aprendiz. Sin el sistema virtual del indicador, los aprendices pararon el entrenamiento para tramitar sus instrucciones más con frecuencia. Con el sistema, podían mejor continuar el realizar del entrenamiento mientras que tramitaban la nueva información.

“Encontramos que, al usar el sistema, no sólo lo hizo su aumento de la carga cognoscitiva no, pero podían real realizar más tareas que en el entrenamiento estándar,” Kleinsmith explica.

La prueba de esta herramienta requirió una sociedad entre los investigadores en dos campos muy diversos, con Mentis desarrollando la tecnología y el Kleinsmith que medían la viabilidad de esa tecnología en una fijación del mundo real del entrenamiento. Sus conclusión indican que hay esperanza de un entrenamiento más eficiente para los cirujanos a través de una herramienta que no aumente esfuerzo mental en la experiencia del entrenamiento. Más investigación es necesaria en el impacto del sistema virtual del indicador en carga cognoscitiva en fijaciones activas de la sala de operaciones.