Sphingolipids se asoció a enfermedad cardíaca en afroamericanos con lupus

Cuando se trata del colesterol, hemos venido validar una narrativa simple. Nuestro riesgo de enfermedad cardíaca es más inferior cuando tenemos más “buen colesterol,” o las lipoproteínas de alta densidad (HDL), y menos “colesterol malo,” o las lipoproteínas de baja densidad (LDL) y los triglicéridos.

La complicación de esta narrativa, sin embargo, es el riesgo más alto de la enfermedad cardíaca severa en afroamericanos, a pesar de que tienden a tener niveles más altos de HDL y niveles inferiores de triglicéridos.

Investigadores en la universidad de Carolina del Sur médica (MUSC) explorada porqué es que los afroamericanos con el lupus de la enfermedad autoinmune experimentan enfermedad cardíaca severa mientras que teniendo un perfil del lípido que sería considerado protector en americanos blancos.

Encontraron que hay más a la historia del lípido que apenas HDL, LDL y los triglicéridos.

Los investigadores de MUSC denuncian en PLOS UNO que otra clase de lípidos, conocida como sphingolipids, está asociada a enfermedad cardíaca en afroamericanos con lupus.

En enfermedades autoinmunes tales como lupus, la carrocería es atacada por su propio sistema inmune, que se supone para defenderla contra invasores. Los cerca de 90% de gente con lupus son femeninos, y los afroamericanos son tres veces más probables tener lupus que los americanos blancos. El lupus es una enfermedad crónica que puede afectar a muchos órganos, especialmente al corazón y a los riñones. La gente con lupus es 10 veces más probable tener enfermedad cardíaca, que es una causa de la muerte de cabeza para ella.

Sabemos que la comunidad afroamericana tiene HDL más alto, que es una buena cosa, y triglicéridos más inferiores, que es una buena cosa, pero no obstante, ella tiene más enfermedad cardíaca que la población blanca.

Es tan sobre hora de comenzar a observar otras moléculas y otros marcadores que puedan explicar, por lo menos en parte, porqué los afroamericanos desarrollan una enfermedad más cardiovascular. Y eso es determinado verdad en enfermedades autoinmunes tales como lupus y diabetes del tipo 1.”

Samar M. Hammad, Ph.D., profesor adjunto en el departamento del remedio y de la biología celular regeneradores en MUSC y primer autor del artículo de PLOS UNO

Hammad piensa que los perfiles del sphingolipid podrían servicio día como tales marcadores para la enfermedad cardíaca en esta población.

El estudio de MUSC que ella llevó en colaboración con Jim C. Oates, M.D., director de la división de reumatología y de inmunología en MUSC, era el primer a observar cómo la carrera afecta a niveles del sphingolipid en pacientes con lupus y pacientes con lupus y enfermedad cardíaca.

Para el estudio, Hammad utilizó muestras del plasma de pacientes con el lupus salvado por el MUSC clínico y la base del recurso de la comunidad, una parte del centro de la base de MUSC para la investigación clínica (CCCR). El CCCR ha cerco muestras y datos clínicos en un cierto plazo sobre centenares de pacientes con lupus tratados en MUSC, muchos de él afroamericano.

Hammad y sus personas analizaban muestras del plasma a partir de 73 pacientes con lupus o lupus y enfermedad cardiovascular. Ella también cerco muestras a partir de 34 participantes afroamericanos y blancos sanos que actuaban como mandos.

El estudio de Hammad encontró que todos los pacientes con lupus, sin importar la carrera, tenían más sphingolipids que participantes sanos del estudio, aunque los aumentos fue marcado más en los pacientes afroamericanos.

Hammad también observó una diferencia rígida en niveles del sphingolipid entre los pacientes afroamericanos y blancos con el lupus que desarrolló enfermedad cardíaca. Los niveles de bases del sphingoid, la espina dorsal en la cual se crean los sphingolipids, creciente de los pacientes afroamericanos pero disminuida en los pacientes blancos. No se consideró ningunos otros cambios en sphingolipids en los pacientes blancos, pero los pacientes afroamericanos tenían aumentos en varios otros sphingolipids también.

El phospahte de la esfingosina 1 (S1P) se ha mostrado en estudios anteriores para causar la inflamación que puede llevar a la enfermedad cardíaca. En este estudio, las índices entre ciertas especies de ceramidas y S1P fueron encontrados para ser más inferiores en todos los pacientes del lupus que en participantes sanos. Estas índices correlacionaron positivo con actividad de la enfermedad en afroamericano pero los pacientes no blancos con lupus, según lo medido por sus muescas en el índice de actividad eritematoso de la enfermedad de lupus sistémico.

“Es interesante que los marcadores para la enfermedad cardíaca en los pacientes blancos con lupus son diferentes de ésos para los afroamericanos,” dijo a Hammad.

Estas diferencias, según Hammad, no hacen, a partir de todavía, agregar hacia arriba a un biomarker que los médicos podrían probar para ver si alguien con lupus temprano desarrollaría eventual enfermedad cardíaca.

De hecho, ella duda que un único biomarker haga nunca ese trabajo.

Sin embargo, ella piensa que una información más amplia sobre los tipos y el número de sphingolipids presentes en el plasma de un paciente - su perfil del sphingolipid - podría los médicos de ayuda día predecir severidad de la enfermedad o para fijar la eficacia de una droga del anti-lupus. Ella también piensa que la índice de ceramide-S1P compondrá probablemente una porción de ese perfil, de la misma forma que las índices de HDL-LDL se incluyen en perfiles del lípido hoy.

Hammad ha participado ya en la demostración que tales perfiles del sphingolipid se pueden utilizar para predecir resultados en pacientes con diabetes temprana del tipo 1, otra enfermedad autoinmune de la investigación. Estas conclusión fueron publicadas en la aplicación de mayo de 2019 el gorrón de Lipidology clínico.

Hammad conducto el estudio denunciado en el artículo de PLOS UNO con el financiamiento de una concesión del proyecto piloto del instituto clínico y de translación de Carolina del Sur de la investigación (SCTR). SCTR es un cubo clínico y de translación de las recompensas de la ciencia establecido jefatura en MUSC y financiado por el centro nacional para avance ciencias de translación.

Después, Hammad proyecta utilizar estas conclusión para solicitar el financiamiento federal de modo que ella pueda probar niveles del sphingolipid en el resto de las muestras en el registro paciente de CCCR en MUSC. Ella y Oates también desplegarán el estudio para observar otras complicaciones del lupus, tales como enfermedad de riñón.

Source:
Journal reference:

Hammad, S.M., et al. (2019) Race disparity in blood sphingolipidomics associated with lupus cardiovascular comorbidity. PLOS ONE. doi.org/10.1371/journal.pone.0224496.