El estudio revela la exposición de bebés recién nacidos en el ambiente de NICU a las substancias químicas dañinas

Las personas multidisciplinarias de científicos de Granada han advertido por primera vez de la presencia del bisphenol A (BPA) y de parabenes (PBs) en una amplia gama de aparatos médicos plásticos, de tejidos, de productos del cuidado personal (tópico incluyendo bate), y de suplementos alimenticios en las Unidades de Cuidados Intensivos neonatales del hospital (NICUs), entrando en el contacto directo con los bebés recién nacidos.

El estudio revela la exposición de bebés recién nacidos en el ambiente de NICU a las substancias químicas dañinas
Para este estudio, los investigadores analizados sobre 50 items que entran en el contacto directo con los bebés soportados con un peso de nacimiento muy inferior, durante su retén en hospital. Haber de foto: SeppH (pixabay.com)

Un artículo publicado hoy en las perspectivas de las higienes ambientales (el gorrón más prestigioso del mundo en el campo de las higienes ambientales) explica cómo los investigadores analizados sobre 50 items que entren en rutinario el contacto directo con los bebés soportados con un peso de nacimiento muy inferior, durante su retén en hospital. Advierten que diverso medio-transdérmico expongan a tales bebés inadvertidamente a BPA y a PBs, digestivo, respiratorio, intravenoso, o parenteral. La exposición a estas dos composiciones endocrina-que rompían se ha conectado a varias disfunciones que llevan a diversas enfermedades en niños y adultos.

Entre los items analizados en el estudio eran las jeringas y los tubos plásticos para la administración intravenosa de líquidos o de la nutrición parenteral; tubos que introducen nasogastric y enterales plásticos; máscaras de oxígeno y tubos endotraqueales; y una amplia gama de circuitos de derivación, de aderezos, de vendajes, y de electrodos cardiopulmonares. Otros productos específicos del bebé también eran analizados, por ejemplo productos del cuidado personal, ciertos tejidos, esteras panal-cambiantes, y protectores del colchón.

El estudio encontró que el 60% de los objetos o de los productos muestreados contuvieron BPA, mientras que PBs fue encontrado en el 80% de los items. El contenido más alto de BPA fue descubierto en la llave de paso de tres vías (> 7.000 ng/g), seguido por el aderezo transparente modelado de la película (cinta quirúrgica), el tubo que introduce gastroduodenal, los guantes estéril para uso profesional, el catéter umbilical, y el estuche intravenoso de la extensión de la infusión (con las concentraciones de BPA colocando entre 100 y 700 ng/g).

Los investigadores también observaron altas concentraciones de PBs (mayor de 100ng/g) en varios items, tales como las tapas protectoras del aro usadas al administrar phototherapy al bebé, a los aderezos transparentes modelados ya mencionados de la película (cinta quirúrgica), a los catéteres intravenosos, y al estuche intravenoso de la extensión de la infusión.

Cuando analizaban la actividad hormonal de las muestras recogidas de los materiales seleccionados, sobre la base de estrogenicity y de análisis antis-androgenicity, los items que presentaban la actividad más hormonal eran el simulacro, la llave de paso de tres vías, y el aderezo transparente modelado de la película.

Análisis del NICUs dentro de hospitales en Granada

Este estudio conducto por un grupo multidisciplinario de investigadores clínicos de los hospitales de la universidad de “Virgen de las Nieves” (cuyo NICU y población recién nacida eran analizados) y “Clínico del hospital de Cecilio San Granada”, así como investigadores de la universidad de Granada (UGR), del centro de investigación biomédico (CIBM), y del instituto de investigación de Biohealth en Granada (ibs.GRANADA). La investigación fue financiada por el Instituto de Salud Carlos III y la unión europea.

El Olea de Nicolás, el profesor de la radiología y del remedio físico en el UGR y un doctor en el hospital de San Cecilio, es el autor principal de este estudio.

Los bebés recién nacidos con el peso de nacimiento inferior, requieren el cuidado complejo de la fijación de NICU, que se esfuerza para simular condiciones uterinas hasta que la piel no madura del bebé comience a convertirse correctamente y sus sistemas gastrointestinales, inmunes, nerviosos, y respiratorios comienzan a funcionar correctamente.”

Olea de Nicolás, UGR

En este ambiente del hospital, sujetan a tales bebés a las técnicas y a los procedimientos múltiples que implican el uso de los instrumentos médicos y de los dispositivos que entran en el contacto directo con sus carrocerías, muchos cuyo se hacen de las resinas plásticas, de epoxy del policarbonato, o del PVC. Las substancias tales como BPA forman la parte de la estructura de estos materiales o se han agregado para perfeccionar las características del producto.

“Además, los parabenes se utilizan como componentes de algunos plásticos como los preservativos o agentes antimicrobianos. También se utilizan en cosméticos y otros bienes de consumo. BPA y PBs pueden ser liberados cuando se utilizan estos materiales, o debido al desgaste del polímero plástico o por ser expuesto a las mismas condiciones del pH y de temperatura que fomentan su baja,” advierte al profesor de UGR.

Hasta la fecha, solamente dos otros estudios han dirigido la exposición de bebés recién nacidos en el ambiente de NICU a estas composiciones químicas, y ambos determinaron un aumento en concentraciones de BPA en la orina de los bebés que fue conectada a una frecuencia y a una intensidad más altas del uso de estos aparatos médicos. Los valores hasta 30 veces más arriba que ésos encontrados entre la población en general fueron alcanzados.

Niveles más altos de PBs también fueron descritos en recién nacidos hospitalizados en relación a un mayor uso de medicaciones, aunque no otras fuentes posibles de la exposición fueran determinadas, en contraste con el estudio que ahora se está publicando.

Los autores hacen señales una necesidad urgente de ejecutar dimensiones preventivas de compensar exposición a los bebés' a estas composiciones endocrina-que rompen BPA y PBs, incluyendo cambios en protocolos clínicos y también el uso de materiales libremente de interruptores endocrinos.

Naturalmente, los autores de este estudio ahora están desarrollando los protocolos y los procedimientos de la nueva obra diseñados para reducir la exposición de bebés a éstos y de otros factores ambientales en las primeras semanas de la vida durante su retén en el hospital que puede interferir con su revelado normal

Source:
Journal reference:

Iribarne-Durán, L.M., et al. (2019) Presence of bisphenol A and parabens in a neonatal intensive care unit: An exploratory study of potential sources of exposure. Environmental Health Perspectives. doi.org/10.1289/EHP5564.