El receptor del cerebro que regula temperatura del cuerpo puede también ser la llave a la baja de peso rápida

El mecanismo del cerebro que nos permite mantener una temperatura del cuerpo constante puede también ser la llave a la baja de peso rápida, hallazgos nuevos de un estudio. En los experimentos que implicaban los ratones que fueron dados una dieta caloría-reservada, los científicos en la investigación de Scripps descubrieron que eso cegar un receptor del cerebro que regula normalmente calor de la carrocería dio lugar a reducciones importantes del peso.

Las conclusión serán exploradas más a fondo como aproximación potencial del tratamiento para la obesidad, que la Organización Mundial de la Salud ha llamado una epidemia global. La obesidad afecta a virtualmente toda la edad y grupos socioeconómicos--riesgo cada vez mayor para la enfermedad cardíaca, el recorrido, la diabetes, el cáncer y muchas otras condiciones de salud serias.

El nuevo estudio, llevado por profesor Bruno Conti de la investigación de Scripps, doctorado, aparece en biología actual.

El hasta 50 por ciento de lo que comemos cada día se utiliza como energía para mantener temperatura del cuerpo. Pero cuando la comida es escasa, los mamíferos se adaptan bajando su temperatura, limitando gastos energéticos y la baja del peso corporal.”

Bruno Conti, doctorado, profesor de la investigación de Scripps

Una cierta especie, él observa, puede entrar la hibernación completa. Por supuesto, los seres humanos no hibernan cuando están en una dieta caloría-reservada, pero experimentan naturalmente una temperatura de la parte inferior del cuerpo apenas como otros mamíferos. Y eso hace más duro perder el peso cuando en una dieta.

“Es un mecanismo básico de la supervivencia,” Conti dice. “La carrocería está diciendo: Salvemos la energía hoy y encontraremos quizá la comida mañana.”

En una continuación de su investigación anterior sobre vida útil y el envejecimiento, Conti y sus personas investigaron los mecanismos celulares que regulan la reacción de enfriamiento de la carrocería a la restricción de la caloría. Los datos biológicos obtenidos en colaboración con el laboratorio de investigación de Scripps de Gary Siuzdak, doctorado, sugirieron la posibilidad que las composiciones del opiáceo que ocurren naturalmente dentro de la carrocería podrían mediar estos efectos.

Después, las personas probaron si cegar la actividad de los receptores del opiáceo afectaría a temperatura del cuerpo durante la restricción de la caloría. Hizo. También determinaron que este mecanismo fue regulado únicamente por uno de los tres tipos sabidos del receptor del opiáceo: el receptor del opiáceo de la kappa. El sentido tenido que encuentra, como el receptor de la kappa es el receptor más abundante del opiáceo del hipotálamo, la parte del cerebro sabido ya para desempeñar un papel en temperatura e introducir de regulación del cuerpo.

Las personas de Conti entonces se preguntaban si cegando el receptor de la kappa, la carrocería continuarían a las calorías de la combustión nuclear regular calor incluso cuando la comida era reservada. “Desarrollamos un protocolo experimental que permitiría que determináramos qué cambios suceso como resultado de la regla del calor de la carrocería, no dieta,” dice el Cintron-Colon de Rigo, doctorado, primer autor del estudio.

En un equipo de experimentos, los científicos observaron dos grupos de los ratones magros que habían estado ya en las dietas caloría-reservadas por seis semanas. Entonces trataron a un grupo con una droga para cegar el receptor de la kappa. El grupo de mando se había adaptado a la nueva dieta y la baja de peso plateaued, mientras que el grupo experimental mostró mayores gastos energéticos y perdió un 6 por ciento adicional de peso corporal.

“Cuando cegamos el receptor de la kappa, los animales no bajaron su temperatura durante la restricción de la caloría y no perdieron más peso corporal,” Conti dice.

Los resultados similares fueron obtenidos con los ratones que habían desarrollado obesidad dieta-inducida. Cegar el receptor del opiáceo de la kappa durante la restricción de la caloría duplicó casi la baja del peso corporal que los animales obesos experimentarían normalmente si su receptor era funcional. Sin embargo, cuando los animales fueron permitidos comer libremente, cegar el receptor del opiáceo de la kappa no tenía ningún efecto sobre temperatura del cuerpo y no alteró el índice normal de baja del peso corporal.

Esto es importante, Conti dice, pues nos informa que los moldes del opiáceo de la kappa son efectivos en ambos ratones magros y los ratones obesos, pero que el remedio puede afectar al peso corporal solamente en los animales que están adietando.

Las conclusión sugieren una posibilidad que traduciendo estas conclusión en seres humanos, un producto farmacéutico pueda poder ayudar a los que estén luchando para perder el peso, a pesar de su adhesión a una dieta caloría-reservada. Como paso siguiente, Conti quisiera explorar si el remedio existente que se sabe para cegar el receptor de la kappa se podría repurposed y refinar para tratar con seguridad obesidad.

“Las herramientas a obrar recíprocamente con este mecanismo pueden ya estar disponibles, y si son, pueden poder traducir rápidamente a un remedio,” él dice. “Lamentablemente, para mucha gente que sea peso obeso, perdidoso no es tan simple como comiendo menos.”

Source:
Journal reference:

Cintron-Colon, R., et al. (2019) Activation of Kappa Opioid Receptor Regulates the Hypothermic Response to Calorie Restriction and Limits Body Weight Loss. Current Biology. doi.org/10.1016/j.cub.2019.10.027.