El modelo nuevo para la sepsia del tarde-inicio explora los tratamientos potenciales para la infección neonatal

Los niños extremadamente prematuros están en riesgo de las infecciones peligrosas para la vida que se extienden en sus carrocerías del intestino. Las infecciones después de los primeros tres días de vida se llaman sepsia del tarde-inicio, o LOS.

La universidad de Alabama en los investigadores de Birmingham ahora denuncia un modelo nuevo para el LOS en un artículo en remedio de la naturaleza, y muestran que eso romper la maduración normal de microbios en el intestino puede hacer los perritos recién nacidos del ratón altamente susceptible al LOS.

Además, encontraron que podrían prevenir la infección mortal dando a los perritos bacterias protectoras específicas antes de un reto con las bacterias invasores de los pneumoniae de la Klebsiella.

Nuestras conclusión ofrecen la posibilidad del diseño racional y de la prueba de terapias probióticas efectivas para proteger a niños prematuros en peligro. Estos estudios verifican la investigación clínica que sugiere ese crecimiento excesivo de una única especie bacteriana, llamado dysbiosis neonatal, preceden a menudo el revelado del LOS.

Nuestro modelo debe ayudar a definir los mecanismos por los cuales las especies pioneras del microbiome que se convierte de recién nacidos previenen -; o fall a prevenir -; dysbiosis que predispone al LOS.”

Cantante de Jeffrey, Ph.D., y tejedor de Casey, M.D, autores correspondientes

Su modelo es ayudado por el hecho que el intestino del perrito recién nacido todavía está desarrollando después de nacimiento, similar al intestino aún-que revela de niños extremadamente prematuros.

En UAB, el cantante es un estudiante en el programa de entrenamiento del científico médico de M.D./Ph.D., y el tejedor es el profesor de Wyatt y de Susan Haskell de la excelencia médica en patología.

Bioluminiscencia

Los investigadores de UAB colocaron pneumoniae virulentos de un K. se esfuerzan, Kp-43816, en los estómagos de perritos.

Las bacterias llevaron un marcador bioluminiscente que permitió que los investigadores utilizaran un sistema de la proyección de imagen para ver donde en el trecho intestinal las bacterias crecían en animales vivos, y después para medir la extensión invasor de los microbios fuera del intestino y en el descanso de la carrocería. Las bacterias bioluminiscentes en animales vivos pueden ser vistas a través casi una pulgada del tejido.

Usando una dosis que causó el 50 por ciento de mortalidad por 10 días, los investigadores vieron que ocurrió el desplazamiento fuera del intestino donde estaba la más densa la colonización de la Klebsiella del intestino. Sin embargo, no todos los perritos con dysbiosis desarrollaron sepsia, apenas como no todos los niños humanos prematuros con dysbiosis desarrollan el LOS.

Cuando las personas de UAB pusieron la misma dosis de los pneumoniae avirulenos de un K. esfuércese, Kp-39, en el estómago, un resultado intrigante seguido. Kp-39 no causó ninguna mortalidad en los perritos, con todo también desplazó del intestino en el abdomen, y como Kp-43816, también infectó el hígado y el mesentery. La infección Kp-39 fue autorizada durante los nueve días próximos.

Esto sugirió que ambas deformaciones de los pneumoniae del K. fueran capaces de extenderse fuera de la tripa, solamente las diferencias en tolerancia del ordenador principal por el sistema de defensa inmune después de que el desplazamiento contribuyera a la virulencia diferenciada de estas deformaciones relacionadas.

De hecho, cuando cualquier deformación fue inyectada directamente en el peritoneo -; sobrepasando la necesidad del desplazamiento del intestino -; Kp-43816 causó el 100 por ciento de mortalidad en un día, pero el Kp-39 no causó ninguna mortalidad en perritos y fue autorizado en una semana.

Los investigadores encontraron diferencias en la cápsula que rodeaba las bacterias que permitieron que Kp-43816 resistiera fagocitosis del infección-claro por las células inmunes más fuertemente que Kp-39.

“Notablemente, por lo tanto, mientras que la infección Kp-43816 modela el LOS,” el cantante y el tejedor dijeron, “Kp-39 habilita la búsqueda del dysbiosis sin los efectos de la confusión de la sepsia y de la mortalidad.”

Los investigadores entonces encontraron eso el alterar del microbiome de la susceptibilidad cambiada los perritos al dysbiosis y al LOS.

El microbiome intestinal normal se sabe para tener un papel crítico en la restricción de la colonización y de la extensión de un patógeno. Los perritos sin un microbiome, aumentado en condiciones libres de gérmenes, eran uniformemente susceptibles a Kp-43816 LOS.

Para observar más lejos, los investigadores trataron las presas con dos antibióticos que comenzaban un día antes de lanzamiento y de varios días después de eso, antes de la infección con la Klebsiella.

Ambos antibióticos son absorbidos mal y poco probables ser transmitido a los perritos; pero alterarían los microbiomes intestinales del molde-madre en las maneras diferentes, que a su vez deben alterar el microbiome que los perritos detectan después de nacimiento de las presas.

Las personas de UAB encontraron que los perritos de los moldes-madre dados la gentamicina eran marcado más susceptibles a la sepsia, mientras que los perritos de los moldes-madre dados la vancomicina eran menos susceptibles a la sepsia, comparada con mandos.

Cuando el experimento antibiótico fue relanzado usando el Kp-39 aviruleno, no había mortalidad. Sin embargo, los perritos cuyos habían dado moldes-madre la vancomicina tenían menos Kp-39, o menos dysbiosis, comparado a los mandos; los perritos cuyos habían dado moldes-madre la gentamicina mostraron más Kp-39, o más dysbiosis, comparado a los mandos.

Bacterias protectoras

¿La diferencia?

Los investigadores encontraron que los perritos de las vancomicina-presas tenían mayor abundancia de bacterias del lactobacilo en su microbiome intestinal, y los perritos de gentamicina-presas tenían pocas cantidades de lactobacilo.

Así, la presencia o la ausencia de lactobacilos aparecía correlacionar con resistencia o susceptibilidad, respectivamente, al dysbiosis y al LOS neonatales.

El análisis de la DNA mostró que los vancomicina-perritos fueron dominados por el murinus del lactobacilo de la especie, mientras que los perritos del gentamycin eran en gran parte faltos de murinus del L.

También encontraron que el murinus del L. era sensible a la gentamicina y resistente a la vancomicina, sugiriendo que el tratamiento del gentamycin mató a esta especie protectora en presas, así previniendo su pasaje a los perritos a través de la transmisión vertical.

Cuando la especie del murinus del L. fue dada profiláctico a los gentamycin-perritos antes de que un reto de la Klebsiella, él redujera dramáticamente el crecimiento excesivo de Kp-39 comparado con mandos.

Con una diversa serie de experimentos, los investigadores encontraron que una deformación de Escherichia Coli probiótico también podía consultar protección en gentamycin-perritos. Esta protección no fue considerada para varias otras especies probióticas común utilizadas del lactobacilo.

Los investigadores también encontraron que perritos más jovenes, como niños extremadamente prematuros, tienen microbiomes dominados por las bacterias llamadas los anaerobios facultativos que pueden crecer en la presencia o la ausencia de oxígeno.

Pues los perritos crecieron más viejos, sus microbiomes se convierten más bién niños de término porque son dominados por las bacterias llamadas obligan los anaerobios, que crecen bien en ausencia del oxígeno pero mueren si el oxígeno está presente. Los perritos más viejos, con un microbiome maduro dominado cerca obligan anaerobios, eran resistentes al dysbiosis neonatal.

Aparecía que la presencia de oxígeno en los lúmenes intestinales de perritos del recién nacido previno la colonización cerca obliga anaerobios. Los investigadores de UAB presumieron que esto pudo explicar porqué el dysbiosis es más frecuente en niños del muy-inferior-peso al nacimiento.

“Nuestras conclusión establecen que los componentes normales del microbiome son necesarios y suficientes proteger la extensión del pathobiont en la tripa neonatal para prevenir el LOS,” al cantante y el tejedor dijo. “Ofrecen más lejos una base para entender porqué algún probiotics es protector, mientras que no son otros. Esto puede tener implicaciones importantes para la práctica clínica, donde el uso antibiótico maternal y neonatal puede alterar el microbiome neonatal, y donde dan los niños del muy-inferior-peso al nacimiento probiotics sin pruebas sin obstrucción en cuanto a especie probiótica preferida.”