Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los riesgos para la salud se asociaron a NSAIDs como factor para prescribir creciente del opiáceo

Los pacientes con dolor crónico cogieron entre las preocupaciones cardiovasculares por las analgesias del no-opiáceo y los riesgos del apego de opiáceos, causando probablemente la necesidad incumplida importante del alivio del dolor.

Una nueva escuela de la universidad de Boston del estudio de la salud pública (BUSPH) publicado en la red del JAMA abierta muestra que la disminución en recetas de las analgesias del no-opiáceo--en gran parte NSAIDs e inhibidores COX-2--en el 2000s temprano coincidió con un aumento marcado en prescribir del opiáceo. Los autores conjeturan que, después de que los efectos secundarios cardiovasculares de los inhibidores COX-2 salieran a luz en el 2000s temprano, las recetas del opiáceo crecientes para llenar el entrehierro para la gente de dolor musculoesquelético crónico.

Mientras que la epidemia del opiáceo es compleja y tiene muchas causas posibles, nuestras conclusión sugieren que los riesgos para la salud asociados a NSAIDs fueran un factor que ése llevó a prescribir creciente de opiáceos.”

El Dr. Andrew Stokes, autor del estudio del guía, profesor adjunto de la salud global en BUSPH

El estudio también encontró que el reconocimiento cada vez mayor de la crisis del opiáceo entre 2013 y 2016 llevó a las disminuciones del opiáceo y a las recetas analgésicas del no-opiáceo para la gente con dolor musculoesquelético crónico, especialmente entre los del estado socioeconómico inferior. El “cuidado es necesario asegurarse de que nuestra reacción a la crisis del opiáceo no deja a la gente que vive con dolor crónico detrás. La disminución precipitada en prescribir a los del estado socioeconómico inferior es el tratar dado que estos mismos individuos también hacen frente a las barreras más grandes a llegar hasta tratamientos alternativos del dolor, tales como terapia física, el” Dr. Stokes dice.

Con el apoyo del asiento de madera de Roberto Johnson, los investigadores utilizaron 1999-2016 datos del estudio nacional del examen de la salud y de la nutrición en 7.256 adultos con las limitaciones funcionales debidas el dolor retroceder o de cuello y/o la artritis o la otra enfermedad reumática. Encontraron que los aumentos en recetas del opiáceo igualaron aproximadamente disminuciones de las analgesias del no-opiáceo (predominante NSAIDs y los inhibidores COX-2) que comenzaban entre 2003 y 2006. Entonces vieron disminuciones importantes de recetas del opiáceo entre 2013 y 2016, determinado entre hombres y gente con menos educación.

“Realizamos que el punto en el cual las recetas cada vez mayores del opiáceo cruzadas encima con la disminución de recetas del no-opiáceo ocurrieron cuando los riesgos cardiovasculares de los inhibidores COX-2 llevaron al rofecoxib (Vioxx) que venía lejos el mercado. Los riesgos gastrointestinales de NSAIDs eran también bien reconocidos para entonces. Así aparecía a nosotros que un aumento en el opiáceo que prescribía durante ese tiempo era, por lo menos en parte, una consecuencia involuntaria de los inhibidores COX-2 que vienen lejos el mercado y las preocupaciones por riesgo de NSAID,” dice al Dr. mayor Tuhina Neogi, profesor del autor del estudio de la epidemiología en BUSPH, del profesor de medicina en la Facultad de Medicina de la universidad de Boston, y del jefe de la reumatología en el centro médico de Boston.

El Dr. Neogi dice que es importante continuar el trabajar para reducir prescribir y uso del opiáceo, pero necesita ser atención y esfuerzo iguales hacia ofrecer una aproximación completa, multimodal al dolor, incluyendo estrategias no-farmacéuticas probadas pero inutilizadas tales como terapia física.

“Ahora hay tanto charla sobre gente transitioning lejos de opiáceos. Pero si eso está suceso sin la consideración de las barreras a los tratamientos no-farmacológicos, puede haber un problema importante del bajo-tratamiento del dolor,” agrega el MX del co-autor del estudio. Dielle Lundberg, profesor investigador en BUSPH.

Source:
Journal reference:

Stokes, A., et al. (2019) Trends in Prescription Analgesic Use Among Adults With Musculoskeletal Conditions in the United States, 1999-2016. JAMA Network Open. doi.org/10.1001/jamanetworkopen.2019.17228.