Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los bebedores del problema tienen probabilidad más alta de usar las benzodiacepinas

Los bebedores del problema son más probables que abstemios y bebedores del moderado tomar las benzodiacepinas, una clase de los sedativos que están entre las drogas lo más común posible prescritas -- y abusado. Cuando son tomadas por bebedores más pesados, las benzodiacepinas pueden aumentar el riesgo para las sobredosis y los accidentes así como exacerbar condiciones psiquiátricas.

En un estudio de Uc San Francisco y de Kaiser Permanente California septentrional, los investigadores encontraron que los pacientes de la atención primaria con “uso malsano del alcohol” tenían una probabilidad el 15 por ciento más alta de usar las benzodiacepinas que bebedores moderados y no bebedores. Benzodiacepinas -- familiar conocido como “benzos” -- se prescriben generalmente para la ansiedad y el insomnio, e incluyen el valium (diazepam), Xanax (alprazolam), Klonopin (clonazepam), Ativan (lorazepam), Restoril (temazepam) y otros.

En el estudio, que aparece en el gorrón americano del cuidado manejado el 13 de diciembre de 2019, los investigadores revisaron los historiales médicos de más de dos millones de pacientes de la atención primaria, que eran enrollees de Kaiser Permanente. Revisaron a los pacientes para el uso malsano del alcohol, definieron como por lo menos 15 bebidas por la semana para los hombres bajo 65, y por lo menos ocho bebidas una semana para las mujeres y los varones envejecieron 65 y más viejo. Encontraron que el 4 por ciento del centro común paciente tenía uso malsano del alcohol y el 7,5 por ciento del centro común paciente había llenado una receta para una benzodiacepina en el plazo de los 12 meses pasados. Los investigadores excluyeron a los pacientes que habían sido benzodiacepinas prescritas para el repliegue del alcohol.

Sin embargo, los autores también encontraron que cuando los bebedores del problema eran benzodiacepinas prescritas, su dosis media eran el 40 por ciento más bajo y la duración del uso era abstemios bebedores que moderados el 16 por ciento más cortos y. Es desconocida si el ímpetu para este régimen vino del médico que prescribía o de los pacientes ellos mismos, que “voluntariamente limitado su uso de benzodiacepinas de evitar la debilitación funcional,” los autores conocidos.

Los pacientes pueden creer los benzos diarios “inofensivos”

“Algunos médicos pueden rellenar las recetas, inconscientes que sus pacientes tienen uso malsano del alcohol. En muchos casos, los pacientes han estado tomando las benzodiacepinas por años y los creen para ser inofensivos,” dijo a primer autor Matthew Hirschtritt, Doctor en Medicina, profesor clínico en el departamento de UCSF de la psiquiatría.

“Cuando las benzodiacepinas se consumen con alcohol, la sobredosis puede resultar del impacto de dos deprimentes del sistema nervioso central. Sus efectos pueden reducir la coordinación de motor, juicio y toma de decisión del impacto, y resultado en caídas y accidentes. El uso a largo plazo puede llevar a cardiovascular, a gastrointestinal, el hígado, el riñón y el daño neurológico, así como la ideación del psicosis o suicida para ésos con condiciones psiquiátricas preexistentes,” él dijo.

Los estudios numerosos han demostrado ya que el uso a largo plazo de la benzodiacepina se ha conectado a un riesgo creciente para la demencia. “Es posible que el uso malsano del alcohol puede amplificar este riesgo de la demencia,” dijo a Hirschtritt, que es también médico del socio en el departamento de la psiquiatría del grupo médico de Permanente y de un investigador del adjunto en la división de Kaiser Permanente de investigación.

Alcohol implicado en 1 en 5 muertes benzo-relacionadas

Entre 1996 y 2013, el porcentaje de los adultos de los E.E.U.U. que llenaron una receta de la benzodiacepina aumentó a partir el 4,1 por ciento al 5,6 por ciento, y el número de muertes de la sobredosis que implicaban las drogas torció en espiral a partir la 0,58 a 3,07 por 100.000 adultos. El alcohol era un factor hacia adentro uno-en-cuatro visitas benzodiacepina-relacionadas y uno-en-cinco muertes benzodiacepina-relacionadas en departamentos de emergencia de los E.E.U.U., según los centros para el control y prevención de enfermedades.

Encontrar que los pacientes con uso malsano del alcohol eran el 15 por ciento más probables ser prescrito una benzodiacepina va contra los investigadores la hipótesis que tendrían una probabilidad más inferior de obtener las drogas. “En las drogas que prescriben, médicos pese los riesgos y las ventajas,” dijo a Hirschtritt. “Mientras que los riesgos de benzodiacepinas para todos los pacientes, y especialmente ésos con uso del alcohol del problema, se están poniendo más de manifiesto, sus ventajas pueden aparecer ser insignificantes dado que medicamentos de venta con receta más seguros son efectivos para tratar ansiedad.”

Como aprendemos más sobre hábitos de consumición de los pacientes de la atención primaria, especialmente entre poblaciones vulnerables tales como utilizadores de la benzodiacepina, los proveedores y los sistemas de la salud pueden mejorar esfuerzos de las prácticas de la personalización y de la identificación y de la prevención del foco.”

Stacy Sterling, DrPH, MSW, autor mayor, científico en la división de investigación, Kaiser Permanente California septentrional de la investigación