Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Un planteamiento futuro al cuidado de la diabetes

En Belice, donde está desenfrenada la diabetes, insulina de la necesidad de los pacientes cada día para mantener niveles de azúcar de sangre apropiados. Pero si la gente falta electricidad o un refrigerador, ella no puede salvar la insulina en casa.

Los folletos del consejo médico animan a tales pacientes a mantener su insulina los refrigeradores en los pequeños colmados de la esquina en lugar de otro. Y por eso, en algunos casos, allí la insulina se sienta -- derecho al lado de los refrescos que, en la buena dimensión, han ayudado a causa la epidemia cada vez mayor de la diabetes en el primer lugar.

Que una imagen, de las botellas de soda y de la insulina de lado a lado, ha adherido conmigo. Es emblemática del problema más grande, de una infraestructura robusta incluso en zonas rurales entregar las comidas que están contribuyendo a la diabetes, y de los entrehierros enormes en la infraestructura global para tratar las mismas condiciones.”

Amy Moran-Thomas, profesor del MIT y antropólogo cultural

Moran-Thomas ha pasado durante 10 años que investigaba y que escribía sobre la epidemia global de la diabetes.

El asiento internacional de la diabetes estima que 425 millones de personas de tienen actualmente diabetes, y que se prevee que el número aumente a más de 600 millones dentro de una generación.

Por la cuenta del asiento, las muertes anuales de la diabetes ahora exceden en número ésos de HIV/AIDS y del cáncer de pecho, combinados.) U.N. Secretario general Ban Ki-moon ha llamado enfermedades crónicas tales como diabetes una “emergencia de la salud pública en la cámara lenta.”

Ahora Moran-Thomas ha crónica esa emergencia en un nuevo libro, “viajando con el azúcar: Las crónicas de una epidemia global,” publicaron este mes por University of California Press.

En él, Moran-Thomas examina la diabetes del estrago ha causado en Belice, un país centroamericano con limitaciones del recurso -- el renta per cápita anual está bajo $5.000 -- y uno que está prendido barato pesado confiado, comidas de la alto-glucosa hizo con el arroz blanco, la harina blanca, y el azúcar blanco.

“Antes de que comencé a familiarizarme con gente, tenía esta idea que las enfermedades infecciosas eran la crisis de salud primaria en mucha America Central,” digo a Moran-Thomas, que como un estudiante de tercer ciclo consideraba inicialmente estudiar los problemas de infecciones parásitas. En lugar, ella descubrió, “todo el mundo hablaba de la diabetes.”

Observando la extensión del problema así como de sus causas, Moran-Thomas dice que ella vino mirar la situación en Belice como estudio de caso en cómo las vidas son cambiadas por la extensión de la diabetes global: “Aserraba al hilo que éste era parte algo más grande que suceso en el mundo.”

Desaparición del álbum de foto

La diabetes es una enfermedad con muchas consecuencias posibles. Los pacientes asierran al hilo a menudo excesivamente sedientos o hambrientos, aunque ésos sean apenas síntomas tempranos; las complicaciones y los efectos pueden llevar en un cierto plazo al paro cardíaco, al recorrido, a la insuficiencia renal, a la ceguera, y a la amputación de limbos, entre otras cosas.

La diabetes se asocia tan fuertemente a los niveles de azúcar de sangre de manejo que la palabra “azúcar” se ha convertido en un sinónimo virtual para la enfermedad en muchos lugares; en Belice el “viajar con el azúcar” es una expresión común para vivir con diabetes.

Moran-Thomas conducto su investigación etnográfica en colaboración con gente en Belice, familiarizándose con muchas familias y cuidadores de la comunidad.

Ella también conducto los años de investigación archival sobre el contexto social, reconstruyendo la historia del colonialismo y del comercio que ha salido de Belice empobrecida en gran parte y dependiente en las fuentes exteriores para la comida y la renta.

Atacando con las materias que resuenan a través de la América del Caribe, latina, y más allá, “viajando con el azúcar” examina de cerca cómo las dietas azúcar-pesadas llegaron a ser tan comunes.

Esto incluye entregas tales como la herencia de los paisajes de la plantación en agricultura contemporánea, y los riesgos de la diabetes de las maneras son compuestos por la contaminación tóxica, el cambio de clima, ambientes sociales agotadores, e interrupciones de la terapia.

Las consecuencias humanas son rígidas. Entre las crónicas de Moran-Thomas de las historias en el libro, uno implica a un más viejo hombre que pagina cariñosamente con una demostración del álbum de foto de familia cómo su última esposa, profesor, había aguantado amputaciones múltiples -- primero un pie, entonces ambos tramos abajo de los codos -- cuál se tejió en la historia más grande de la familia de cuidar para uno a.

En el álbum de foto de familia, Moran-Thomas escribe, “nosotros la miró desaparecer un pedazo al mismo tiempo de los retratos, hasta que ella estuviera ausente en conjunto.”

Pues las carrocerías de la gente han cambiado, Moran-Thomas observa, el paisaje local tiene también. El primer lugar en donde ella conducto una entrevista en Belice ahora está bajo el agua, debido a la subida de la erosión costera y del nivel del mar.

Tales casos llegarán a ser mas comunes en Belice y en todo el mundo, Moran-Thomas piensa, si la economía global que asciende el incremento de “hidratos de carbono y de hidrocarburos” continúa inalterado.

“Hay tanto beneficio que es hecho de los productos que contribuyen a la condición, y hay también dinero que se hará para tratar sus efectos dañinos,” ella observa. “Es tan difícil pensar en la interrupción de este motor, cuando el dinero que es hecho en ambos lados, de causar y de tratar un problema.”

El estado de Belice como centro turístico también lleva a algunas escenas incongruentes en el libro. las cámaras hiperbáricas Oxígeno-ricas pueden ayudar a prevenir amputaciones diabéticas, y existen en Belice -- pero sobre todo para los turistas, tales como buceadores con las curvas.

Muchos ciudadanos beliceños han oído hablar pelado de tales dispositivos, y mucho menos utilizado les para el cuidado de la diabetes.

“Hay una segregación de infraestructuras,” Moran-Thomas dice. “Las cámaras hiperbáricas ejemplifican eso -- Residentes del Caribe que mueren de amputaciones sin poder llegar hasta las cámaras en sus propios países.”

Iniciativas de los pueblos y diseño equitativo

La investigación detrás de “viajar con el azúcar” ha sido ya la base del trabajo interdisciplinario en el MIT, en donde Moran-Thomas ha colaborado con Jose Gómez-Marquez y otras piezas del pequeño laboratorio de los dispositivos para crear un nuevo curso del MIT, 21A.311 (vidas sociales de objetos médicos).

Un punto focal de la clase implica el reunir de lecturas con ejercicios del laboratorio para examinar lo que ha llamado el sociólogo Ruha Benjamin “diseño discriminatorio” -- el resultado cuyo es que los objetos y los dispositivos pueden ser imposibles para que mucha gente utilice eficazmente.

La “discriminación no tiene que ser intencional para producir una configuración de la exclusión que afecta realmente a gente,” Moran-Thomas dice.

Por ejemplo, ella agrega, los “contadores de la glucosa no puede ser reparada realmente por la gente que la necesita más prosperar.

Esto hace vida tanto más dura para la gente que necesita esos contadores manejar con seguridad las drogas como la insulina. Pienso que es un punto de entrada adicional para pensar en el lanzamiento de la atención sanitaria -- las suposiciones incorporadas a objetos tienen un impacto enorme en el funcionamiento del lanzamiento.

En los lugares tenga gusto del MIT, las ideas co-creadas del diseño puede ser puesto en práctica. [Los estudiantes] hizo algunos proyectos finales que sorprendían para esa clase, intentando al reimagine qué objetos equitativos podría parecer.”

Más allá de tecnologías médicas, y junto a la acción nacional o internacional en grande, Moran-Thomas sugiere, el trabajo en curso que muchas comunidades están haciendo para invertir la epidemia de la diabetes de principio a fin merece más reconocimiento y recursos.

“Los grassroots nivelados son donde vi el trabajo comprometido para el cambio real,” dicen a Moran-Thomas, la citación proyecta como un funcionamiento de grupo diabético del cuidado de pie prevenir amputaciones y un local que cultiva a la cooperativa que construye un programa del sano-cereal.

“No sé reorganizar un sistema comercial global -- aunque más planes de acción que intentan dirigir esas cosas son absolutamente cruciales,” ella agrega. “Pero hay tan muchos pasos minúsculos, vitales que la gente está trabajando ya conectado en el nivel de sus propias vecindades y comunidades. Me centré en esas historias en el libro para mostrar cómo un planteamiento futuro a la reacción de la diabetes puede construir de ésa la escala de los grassroots.”