Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los investigadores denuncian las pruebas que conectan “vaping” a la probabilidad creciente del asma y de COPD

Usando datos de una encuesta sobre grande el teléfono del gobierno federal de adultos, los investigadores del remedio de Johns Hopkins denuncian las pruebas que inhalar el vapor heated del tabaco a través de los e-cigarrillos fue conectada a las probabilidades crecientes del asma y de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (COPD), condiciones demostradas de largo para ser causado fumando los cigarrillos tradicionales, combustibles. Los datos, los investigadores dicen, también sugieren que las probabilidades de desarrollar COPD puedan ser tanto como seis veces mayor cuando la gente la denuncia vape y fuma el tabaco regularmente, comparado con los que no utilicen ninguna productos de tabaco en absoluto.

Los partes sobre los estudios se publican el 2 de enero en el gorrón americano del remedio preventivo y el 16 de octubre en remedio pulmonar de BMC.

Para ambos estudios, los investigadores advierten que los no diseñaron para mostrar que el vaping directamente causa enfermedad pulmonar, pero solamente si hacía tan fue asociado a una probabilidad creciente del tener enfermedad. Los investigadores también no distinguieron entre el tabaco vaping comparado con el cáñamo. También advirtieron que los uno mismo-partes vía encuestas sobre el teléfono pueden no ser enteramente seguros. Sin embargo, dicen que sus conclusión demuestran la necesidad de la investigación continuada con los utilizadores del e-cigarrillo en un cierto plazo de confirmar y de clarificar los riesgos.

Aunque los e-cigarrillos puedan resultar ser un guardapolvo más seguro que los cigarrillos combustibles tradicionales, nuestros estudios agregan a las pruebas cada vez mayor que llevan riesgos para la salud. Estos estudios son los primeros en una serie de estudios más grandes y del largo plazo que proporcionen más definitivo pruebas para informar a utilizadores y a reguladores de tabaco.”

Michael Blaha, M.D., M.P.H., profesor de medicina en la Facultad de Medicina de la Universidad John Hopkins

El asma, marcado por la inflamación de las aerovías y de la falta de aire, afecta a 25 millones de americanos estimados, y los episodios peligrosos para la vida pueden ser accionados fácilmente la contaminación, alergias y fumando. COPD, que afecta a unos 16 millones de americanos, describe un grupo de los desordenes incluyendo enfisema y la bronquitis crónica que hacen duro respirar debido al daño permanente a los pulmones en un cierto plazo. Los índices de asma y de COPD están subiendo por todo el mundo, según la Organización Mundial de la Salud. La mayoría de los casos de COPD resultan de fumar los cigarrillos tradicionales.

Un estudio publicó por Blaha a principios de este año en los anales del remedio interno estimaba ese 1,4% de gente, o cerca de 1,9 millones de personas de en los E.E.U.U., solamente e-cigarrillos del uso. Los partes dispersos han conectado la práctica a un pico en EVALI aparado las enfermedades respiratorias (e-cigarrillo, o vaping, daño de pulmón uso-asociado del producto), afectando a más de 2.500 personas y asociado a muertes numerosas, según los centros para el control y prevención de enfermedades. Porque el vaping y los productos inhalaron con él siguen siendo relativamente nuevos al mercado, su seguro sigue siendo no entendibles.

Para verter una cierta luz en el riesgo, los investigadores se aprovecharon de los datos nacionales del levantamiento topográfico recopilados por el sistema de vigilancia del comportamiento del factor de riesgo a partir de 2016 y 2017. Este levantamiento topográfico anual, encargado por los centros para el control y prevención de enfermedades de los E.E.U.U., consistió en entrevistas telefónicas de más de 400.000 participantes adultos y ofrece datos en comportamientos relativos a la salud del riesgo y dolencias crónicas.

En el análisis publicado en remedio pulmonar de BMC, los investigadores analizaban datos a partir de 402.822 personas que nunca se determinaron como fumadores, significando dijeron que tenían menos de 100 cigarrillos combustibles ahumados en sus cursos de la vida. De éstos, de 3.103 denunciados usando los e-cigarrillos o vaping, y por separado de 34.074 personas denunciadas teniendo asma. La edad media de los utilizadores del e-cigarrillo era 18-24. Los cerca de 67% de utilizadores del e-cigarrillo eran hombres. El aproximadamente 57% de utilizadores del e-cigarrillo denunciaron que él era blanco, el 19% eran hispánico y los 12% eran negros.

El casi 11% de los utilizadores del e-cigarrillo denunciaron tener asma, comparado con el 8% de los que nunca habían utilizado los e-cigarrillos. Esa gente que denunció ser utilizadores actuales del e-cigarrillo era los 39% un uno mismo-parte que más probable que tenía asma comparado con esa gente que la dijo nunca utilizó los e-cigarrillos. Los que dijeron que utilizaron los e-cigarrillos algunos días eran los 31% más probables, y utilizadores diarios eran los 73% más probables denunciar el asma, comparado con los utilizadores del no-e-cigarrillo.

Para el estudio publicado en el gorrón americano del remedio preventivo, los investigadores analizaban los mismos datos de todos los participantes preguntados. De los más de 700.000 entrevistados, el cerca de 61% denunciaron nunca ser los fumadores, el cerca de 9% eran los fumadores actuales, los 30% eran fumadores anteriores, más el de 3% dijeron él utilizó actualmente los e-cigarrillos, y el 2% dijeron que él utilizó los e-cigarrillos y ahumado. Los utilizadores del e-cigarrillo eran más probables caer en el rango de edad de 30-34, el casi 60% eran los hombres, el 72% tan blanco determinada el 8%, como negro, 3,5% tan asiáticos y el 11% como hispanos.

De los que dijeron utilizaron los e-cigarrillos, el cerca de 11% dijeron él tenía bronquitis crónica, enfisema o COPD, comparado con 5,6% de la gente que dijo que él nunca había utilizado los e-cigarrillos. Entre nunca fumadores, los utilizadores actuales del e-cigarrillo eran los 75% más probables denunciar tener COPD, comparado con los que nunca los habían utilizado. Los que los dijeron utilizaron los e-cigarrillos y los cigarrillos ahumados eran casi seis veces más probablemente de denunciar tener COPD, comparado con los que nunca habían utilizado cualquiera, mientras que apenas usando los cigarrillos combustibles solamente aumentó las probabilidades en tres veces.

“Como médico, soy el más preocupante sobre los que utilicen los e-cigarrillos y los cigarrillos combustibles porque pueden terminar hacia arriba admitir la mayoría de la nicotina, que puede hacer la mayoría del daño,” dice a Albert Osei, M.D., M.P.H., becario postdoctoral en la Facultad de Medicina de la Universidad John Hopkins y autor importante en el estudio. “Con salud pública hace campaña, finalmente teníamos niveles que fumaban hacia abajo en algunas poblaciones, pero ahora con la epidemia vaping actual, preveo un nuevo previamente tabaco-naïve entero, generación joven que llega a ser relacionada en la nicotina si no intensificamos esfuerzos públicos de la educación sanitaria.”

Según la CDC, 16 millones de personas de en los E.E.U.U. que tienen COPD, los 38% de él todavía fuman.

Source:
Journal references:

Osei, A.D., et al. (2019) The association between e-cigarette use and asthma among never combustible cigarette smokers: behavioral risk factor surveillance system (BRFSS) 2016 & 2017. BMC Pulmonary Medicine. doi.org/10.1186/s12890-019-0950-3.

Osei, A.D., et al. (2019) Association Between E-Cigarette Use and Chronic Obstructive Pulmonary Disease by Smoking Status: Behavioral Risk Factor Surveillance System 2016 and 2017. American Journal of Preventive Medicine. doi.org/10.1016/j.amepre.2019.10.014.