Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los funcionarios de NIAID describen pasos para controlar el coronavirus que originó recientemente en China

El nuevo atado de la pulmonía viral encajona originar en Wuhan, China, marcas la tercera vez en 20 años que una pieza de la familia grande de coronaviruses (CoVs) ha saltado de animales a los seres humanos y ha chispeado un brote.

En un nuevos ensayo del punto de vista del JAMA, Anthony S. Fauci, M.D., director del instituto nacional del NIH de la alergia y de las enfermedades infecciosas (NIAID), miradas detrás en dos brotes nuevos anteriores de CoV que causaron estrago global y describen inicialmente los pasos necesarios para contener el actual.

El Dr. Fauci y sus co-autores, Hilary D. Marston, M.D., M.P.H., de NIAID, y de Catharine I. Paules, M.D., de la universidad del Estado de Penn del remedio, observa que han mirado al ser humano CoVs históricamente como causas relativamente benignas del frío común.

En 2002, sin embargo, una novela, CoV altamente patógeno emergió en China que 8.098 causados registraron casos de la neumonía asiática (SARS), incluyendo 774 muertes, y costaron los mil millones de la economía global de dólares. Las medidas sanitarias públicas clásicas trajeron el brote a un extremo.

Otro CoV saltó de animales a los seres humanos en 2012 para causar del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS).

A diferencia de los SARS-CoV, que no ha causado casos humanos adicionales desde la eliminación dentro de varios meses del brote inicial, MERS-CoV continúa arder debido a la transmisión esporádica de camellos--el ordenador principal intermedio del virus--a la gente, y a las cadenas limitadas de la transmisión personal.

El último CoV a emerger es el coronavirus nuevo 2019 (2019-nCoV), reconocido por autoridades chinas en Wuhan el 31 de diciembre de 2019.

Se ha extendido más allá de Wuhan a otras ciudades chinas y a los países múltiples, incluyendo por lo menos un caso confirmado en los Estados Unidos. Los autores del punto de vista escriben,

Mientras que la trayectoria de este brote es imposible de predecir, la reacción efectiva requiere la acción pronto del punto de vista de las estrategias clásicas de la salud pública al revelado y a la puesta en vigor oportunos de contramedidas efectivas.”

Los estudios de la corriente en las instituciones NIAID-financiadas y por los científicos en laboratorios de NIAID incluyen los esfuerzos que emplean trabajo previo sobre el SARS y MERS-CoVs.

Por ejemplo, los investigadores están desarrollando pruebas diagnósticas para descubrir rápidamente la infección 2019-nCoV y están explorando el uso de las drogas antivirus del amplio-espectro de tratar 2019-nCoVs, la nota de los autores.

Los investigadores de NIAID también están adaptando las aproximaciones usadas con las vacunas de investigación del SARS y de MERS para jumpstart el revelado vaccíneo del candidato para 2019-nCoV.

Los avances en tecnología puesto que el brote del SARS ha comprimido grandemente la cronología del revelado vaccíneo, los autores escriben.

Indican que una vacuna del candidato para 2019-nCoV podría estar lista para la prueba humana del temprano-escenario en tan poco tiempo como tres meses con respecto a 20 meses para el revelado del temprano-escenario de una vacuna de investigación del SARS.

Los autores concluyen el, “la aparición de otro brote de enfermedad humana causado por un patógeno de caracteres de subrayado relativamente benignos virales de una familia antes probablemente el reto perpetuo de enfermedades infecciosas emergentes y la importancia del estado de preparación continuo.”

Source:
Journal reference:

Paules, C. I. et al. (2020) Coronavirus Infections—More Than Just the Common Cold. JAMA. doi.org/10.1001/jama.2020.0757.