Estudie el uso de las preguntas del AI a la búsqueda para la inteligencia extraterrestre

Una red neuronal artificial ha determinado una estructura cuadrada dentro triangular en un cráter en el planeta enano Ceres, con varias personas estando de acuerdo con esta opinión. El resultado de este experimento visual intrigante, realizado por un neuropsicólogo español, llama en la pregunta el uso de la inteligencia artificial a la búsqueda para la inteligencia extraterrestre (SETI).

Ceres, aunque el objeto más grande del cinturón asteroide principal, es un planeta enano. Llegó a ser famoso hace unos años por uno de sus cráteres: Occator, en donde algunos sitios brillantes fueron observados, llevando a toda la manera de especulaciones. El misterio fue resuelto cuando la antena del amanecer de la NASA vino cerca bastante descubrir que estos sitios brillantes originaron de emisiones volcánicas del hielo y de la sal.

Ahora los investigadores de la universidad de Cádiz (España) han observado uno de estos sitios, llamado las fáculas de Vinalia, y han sido golpeados por un área donde están aparentemente observables las formas geométricas. Esta particularidad los ha servido para proponer un experimento curioso: para comparar cómo los seres humanos y las máquinas reconocen imágenes planetarias. El objetivo último era analizar si la inteligencia artificial (AI) puede ayudar a descubrir “technosignatures” de civilizaciones extraterrestres posibles.

No éramos solos en esto, algunas personas parecían discernir una forma cuadrada en las fáculas de Vinalia, así que la vimos como oportunidad de enfrentar inteligencia humana con inteligencia artificial en una tarea cognoscitiva de la opinión visual, no apenas una tarea rutinaria, pero estimulante con implicaciones concerniente la búsqueda para la vida extraterrestre (SETI), basada no más solamente en las ondas de radio.

Gabriel G. De la Torre

Las personas de este neuropsicólogo de la universidad de Cádiz, que ha estudiado ya el problema de las señales inteligentes no terrestres desapercibidas (el efecto cósmico del gorila), ahora reunieron a 163 voluntarios sin el entrenamiento en astronomía para determinar lo que él vio en las imágenes de Occator.

Entonces hicieron lo mismo con un sistema artificial de la visión basado en las redes neuronales circumvolucionales (CNN), entrenadas previamente con millares de imágenes de cuadrados y de triángulos para poder determinarlos.

“La gente y la inteligencia artificial descubrieron una estructura cuadrada en las imágenes, pero el AI también determinó un triángulo,” observa a De la Torre, “y cuando la opción triangular fue mostrada a los seres humanos, el porcentaje de las personas que demandaban considerarla también aumentó importante.” El cuadrado parecía estar inscrito en el triángulo.

Estos resultados, publicados en el gorrón de Astronautica del acta, han permitido que los investigadores extraigan varias conclusiones: “Por una parte, a pesar de ser de moda y tener una multitud de usos, la inteligencia artificial podría confundirnos e informarnos que ha descubierto cosas imposibles o falsas,” dice a De la Torre, “y éste por lo tanto compromete su utilidad en tareas tales como la búsqueda para los technosignatures extraterrestres en algunos casos. Debemos tener cuidados con su puesta en vigor y uso en SETI.”

¿“Por otra parte,” él agrega, “si AI determina algo que nuestra mente no puede entender o validar, podría en el futuro ir más allá de nuestro nivel de conciencia y de puertas abiertas a la realidad para la cual nos no preparan? Qué si el cuadrado y el triángulo de las fáculas de Vinalia en Ceres eran las estructuras artificiales?”

Finalmente, el neuropsicólogo señala que los sistemas del AI sufren de los mismos problemas que sus creador: “Las implicaciones de polarizaciones negativas en su revelado deben ser estudiadas más a fondo mientras que están siendo vigiladas por los seres humanos.”

De la Torre concluye reconociendo que, en realidad, “no conocemos cuáles es, pero qué inteligencia artificial ha descubierto en las fáculas de Vinalia lo más probablemente posible apenas es un juego de la luz y de la sombra.”

Source:
Journal reference:

De la Torre, G. G. (2019) Does artificial intelligence dream of non-terrestrial techno-signatures? Acta Astronautica. doi.org/10.1016/j.actaastro.2019.11.013