La alta admisión de flavonoles dietéticos ató a más poco arriesgado de la demencia de Alzheimer

La gente que come o bebe más comidas con el flavonol antioxidante, que se encuentra en casi todas las frutas y verduras así como té, puede ser menos probable desarrollar los años de la demencia de Alzheimer más adelante, según un estudio publicado en la aplicación en línea del 29 de enero de 2020 la neurología®, el gorrón médico de la academia americana de neurología.

“Más investigación es necesaria confirmar estos resultados, pero éstas son conclusión prometedoras,” dijo el estudio autor Thomas M. Holanda, Doctor en Medicina, de la universidad de la embestida en Chicago. La “consumición de más frutas y verduras y la consumición de más té podían ser una manera bastante barata y fácil para que la gente ayude a stave lejos la demencia de Alzheimer. Con la población mayor que aumentaba por todo el mundo, cualquier disminución del número de gente con esta enfermedad devastadora, o aún demorándola por algunos años, podía tener una ventaja enorme en salud pública.”

Los flavonoles son un tipo de flavonoide, un grupo de phytochemicals encontrados en los pigmentos de la instalación sabidos para sus efectos beneficiosos sobre salud.

El estudio implicó a 921 personas con una edad media de 81 quién no tenía demencia de Alzheimer. La gente completó un cuestionario cada año en cuantas veces ella comió ciertas comidas. También le preguntaron acerca de otros factores, tales como su nivel de educación, cuánta hora ella pasó hacer actividades físicas y cuánta hora ella pasó hacer actividades mentalmente que empeñaban tales como lectura y jugar a juegos.

Probaron a la gente anualmente para ver si ella había desarrollado la demencia de Alzheimer. Lo siguieron para un promedio de seis años. Los investigadores utilizaron diversas pruebas para determinar que 220 personas desarrollaron la demencia de Alzheimer durante el estudio.

Dividieron a la gente en cinco grupos basados en cuánto flavonol ella tenía en su dieta. La cantidad media de admisión del flavonol en adultos de los E.E.U.U. es cerca de 16 a 20 miligramos por día. En el estudio, el grupo más inferior tenía admisión del magnesio cerca de 5,3 por día y el grupo más alto consumió un promedio del magnesio 15,3 por día.

El estudio encontró que la gente en el grupo más alto era el 48 por ciento menos probable desarrollar más adelante la demencia de Alzheimer que la gente en el grupo más inferior después de ajustar según la predisposición genética y factores demográficos y de la forma de vida. De las 186 personas en el grupo más alto, 28 personas, o el 15 por ciento, desarrollaron la demencia de Alzheimer, comparada a 54 personas, o el 30 por ciento, de las 182 personas en el grupo más inferior.

Los resultados eran lo mismo después de los investigadores ajustados según otros factores tal como los cuales podría afectar al riesgo de la demencia de Alzheimer, de diabetes, de ataque del corazón anterior, de recorrido y de tensión arterial alta.

El estudio también rompió los flavonoles hacia abajo en cuatro tipos: isorhamnetin, camferol, miricetina y quercetina. Los contribuidores superiores de la comida para cada categoría eran: peras, aceite de oliva, vino y salsa de tomate para el isorhamnetin; col rizada, habas, té, espinaca y bróculi para el camferol; té, vino, col rizada, naranjas y tomates para la miricetina; y tomates, col rizada, manzanas y té para la quercetina.

La gente que tenía alta admisión del isorhamnetin era el 38 por ciento menos probable desarrollar a Alzheimer. Ésos con la alta admisión del camferol eran el 51 por ciento menos probables desarrollar demencia. Y ésos con la alta admisión de la miricetina eran también el 38 por ciento menos probables desarrollar demencia. La quercetina no fue atada a un más poco arriesgado de la demencia de Alzheimer.

Holanda observó que el estudio muestra una asociación entre los flavonoles dietéticos y el riesgo de Alzheimer pero no prueba que los flavonoles causan directamente una reducción en riesgo de la enfermedad.

Otras limitaciones del estudio son que el cuestionario de la frecuencia de la comida, aunque sea válido, uno mismo-fue denunciado, así que la gente puede no recordar exacto lo que ella come, y la mayoría de participantes era gente blanca, así que los resultados pueden no reflejar la población en general.