Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El estudio ofrece discernimiento neurobiological en cómo la yoga puede ayudar a aliviar la depresión

Las ventajas de la yoga han sido documentadas extensamente por la investigación científica, pero no estaba previamente sin obstrucción en cuanto a cómo la yoga ejerce su efecto fisiológico.

Ahora un nuevo estudio de la Facultad de Medicina de la universidad de Boston (BUSM) propone que la yoga pueda aumentar niveles de ácido butírico Gamma-amino (GABA) a corto plazo y terminando una clase de la yoga por semana puede mantener GABA elevado que podría atenuar síntomas depresivos.

La depresión es una enfermedad altamente frecuente y que incapacita. Según la Organización Mundial de la Salud, la depresión afecta aproximadamente 16 millones de personas de en los E.E.U.U. cada año y es la causa de cabeza de la incapacidad por todo el mundo. Dado su alta morbosidad, la investigación extensa se ha hecho sobre las modalidades efectivas del tratamiento para la depresión. GABA es un aminoácido que actúa como neurotransmisor en el sistema nervioso central y se ha asociado a síntomas depresivos disminuidos.

Dividieron a un grupo de 30 pacientes clínico depresos aleatoriamente en dos grupos. Ambos grupos empeñaron a yoga lyengar y a la respiración coherente con la única diferencia que era el número de sesión minuciosa de la yoga 90 y de sesiones caseras en el cual cada grupo participó. Durante tres meses, el grupo de la alto-dosis (HDG) fue destinado tres sesiones por semana mientras que destinaron el grupo (LIG) de la inferior-intensidad dos sesiones por semana. Los participantes experimentaron exploraciones de resonancia magnética (MRI) de la proyección de imagen de su cerebro antes de la primera sesión de la yoga y después de la sesión pasada de la yoga. También terminaron una escala de la depresión clínica para vigilar sus síntomas.

Los resultados mostraron que ambos grupos tenían mejoría en síntomas depresivos después de tres meses. El análisis de MRI encontró que los niveles de GABA después de tres meses de yoga fueron elevados (con respecto antes a comenzar yoga) para aproximadamente cuatro días después de que la sesión pasada de la yoga pero el aumento fue observado no más después de aproximadamente ocho días. “El estudio sugiere que el aumento asociado en niveles de GABA después de que una sesión de la yoga sea similar “limitado en el tiempo” al de los tratamientos farmacológicos que tal que la realización de una sesión de la yoga por semana puede mantener niveles elevados de GABA,” explicó a Chris correspondiente Streeter autor, Doctor en Medicina, profesor adjunto de la psiquiatría en BUSM.

Según los investigadores, ofrecer datos prueba-basados será útil en conseguir a más individuos intentar yoga como estrategia para perfeccionar su salud y bienestar.

Una fuerza única de este estudio es ésa que empareja la intervención de la yoga con imágenes cerebrales ofrece discernimiento neurobiological importante en cuanto a “cómo” la yoga puede ayudar a aliviar la depresión y la ansiedad. En este estudio, encontramos que un neurochemical importante, GABA, que se relaciona con el humor, la ansiedad y el sueño, está aumentado importante en asociación con una intervención de la yoga.”

Marisa Silveri, doctorado, colaborador, co-autor, neurólogo en el hospital de McLean y profesor adjunto de la psiquiatría en la Facultad de Medicina de Harvard

Estas conclusión aparecen en el gorrón del remedio alternativo y complementario.

Source:
Journal reference:

Streeter, C.C., et al. (2020) Thalamic Gamma Aminobutyric Acid Level Changes in Major Depressive Disorder After a 12-Week Iyengar Yoga and Coherent Breathing Intervention. Journal of Alternative and Complementary Medicine. doi.org/10.1089/acm.2019.0234.