Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Destripe la composición y la diversidad de las bacterias conectadas a los rasgos humanos de la personalidad

El Dr. Catalina Johnson, que conducto su Ph.D. en el departamento de universidad de la psicología experimental, investigaba la ciencia de ese “presentimiento” - el lazo entre las bacterias que vivían en la tripa (el microbiome de la tripa) y los rasgos del comportamiento. En un estudio humano grande ella encontró que la composición y la diversidad del microbiome de la tripa fueron relacionadas con las diferencias en personalidad, incluyendo sociabilidad y neuroticismo.

Ella dijo: “Ha estado creciendo el investigación que conectaba el microbiome de la tripa al cerebro y al comportamiento, conocidos como el eje del microbiome-tripa-cerebro. La mayoría de la investigación ha conducto en animales, mientras que los estudios en seres humanos se han centrado en el papel del microbiome de la tripa en condiciones neuropsiquiátricas. En cambio, mi interés dominante era observar en la población en general para considerar cómo la variación en los tipos de bacterias que viven en la tripa se puede relacionar con la personalidad.”

Los estudios anteriores han conectado el microbiome de la tripa al autismo (una condición caracterizada por comportamiento social empeorado). El estudio del Dr. Johnson encontró que los tipos numerosos de bacterias que habían sido asociadas a autismo en la investigación anterior también fueron relacionados con las diferencias en sociabilidad en la población en general. Catalina explicó: “Esto sugiere que el microbiome de la tripa pueda contribuir no sólo a los rasgos del comportamiento extremos considerados en autismo pero también a la variación en comportamiento social en la población en general. Sin embargo, puesto que esto es un estudio transversal, la investigación futura puede beneficiarse directamente de investigar el efecto potencial que estas bacterias pueden tener en el comportamiento, que puede ayudar para informar al revelado las nuevas terapias para el autismo y la depresión.”

Otro encontrar interesante relacionado con el comportamiento social era que la gente con redes sociales más grandes tendió a tener un microbiome más diverso de la tripa, que se asocia a menudo a una mejor salud de la tripa y a salud general.

Catalina comentó:

Éste es el primer estudio para encontrar un eslabón entre la sociabilidad y la diversidad del microbiome en seres humanos y sigue conectado de conclusión similares en los primates que han mostrado que las acciones recíprocas sociales pueden ascender diversidad del microbiome de la tripa. Este resultado sugiere que lo mismo pueda también ser verdad en poblaciones humanas.”

Inversamente, el estudio encontró que la gente con una tensión o una ansiedad más alta tenía una diversidad más inferior del microbiome.

Las otras conclusión dominantes y nuevas también fueron denunciadas en este estudio. Especialmente, adultos que fórmula-habían sido introducidos pues los niños tenían un microbiome menos diverso en edad adulta. Catalina comentó: “Esto es la primera vez que esto se ha investigado en adultos y los resultados sugieren que la nutrición infantil pueda tener consecuencias a largo plazo para la salud de la tripa.” La diversidad también fue relacionada positivo con el viaje internacional, quizás debido a la exposición a los microbios nuevos y a diversas dietas. Comedores más aventureros tenían un microbiome más diverso de la tripa mientras que ésos en una dieta lechería-libre tenían diversidad más inferior. Además, la diversidad era mayor en gente con una dieta alta en fuentes naturales del probiotics (e.g queso, chucrut, kimchi fermentados) y del prebiotics (e.g plátano, legumbres, granos enteros, espárrago, cebolla, puerro), pero notablemente no cuando forma admitida del suplemento.

“Nuestra vida del moderno-día puede ofrecer una tormenta perfecta para el dysbiosis de la tripa. Llevamos vidas agotadoras con menos acciones recíprocas sociales y menos tiempo pasadas con la naturaleza, nuestras dietas son típicamente deficientes en fibra, habitamos ambientes oversanitized y somos relacionados en tratamientos antibióticos. Todos estos factores pueden influenciar el microbiome de la tripa y así que pueden afectar a nuestro comportamiento y bienestar psicológico de maneras actualmente desconocidas.”

Source:
Journal reference:

Johnson, K. (2020) Gut microbiome composition and diversity are related to human personality traits. Human Microbiome Journal. doi.org/10.1016/j.humic.2019.100069.