Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El estudio molecular define las contribuciones de los genes dominantes, proteínas al cáncer endometrial

El estudio molecular más completo del cáncer endometrial hasta la fecha ha definido más lejos las contribuciones de los genes dominantes y las proteínas a la enfermedad, dicen a sus autores.

El 13 de febrero en línea publicado en célula, el estudio sugiere las nuevas aproximaciones del tratamiento que se podrían adaptar para cada paciente, así como los objetivos biológicos potenciales para la droga futura diseñan.

Llevado por los investigadores de la Facultad de Medicina de NYU Grossman y más que otra docena de instituciones, las personas alcanzaron sus conclusiones midiendo los niveles de proteínas dominantes, las moléculas del caballo de labranza que componen las estructuras y las redes de transmisión de señales celulares.

Controlado por las instrucciones codificadas en genes, los niveles de la proteína en células cancerosas son el resultado funcional de los cambios genéticos que afectan al riesgo para el cáncer endometrial, los investigadores dicen. Centrado en proteomics, los análisis en grande de las funciones de la proteína y las acciones recíprocas, el estudio compararon niveles de la proteína en 95 tumores uterinos y 49 muestras de tejido uterinas normales.

Mientras que es más que toma tiempo y costoso, el proteomics revela discernimientos en el riesgo de cáncer que no se puede encontrar por los experimentos que observan cambios en la clave genética solamente.

Proteomics determina las proteínas que son las más activas de un tumor específico, que potencialmente habilita el diseño de los tratamientos que trabajarán mejor contra ese tumor particularmente.”

David Fenyö, doctorado, estudia el co-autor mayor, el profesor en el departamento de la bioquímica y de la farmacología molecular y a la facultad en el instituto para la genética de los sistemas en la salud de NYU Langone

El cáncer endometrial, que se presenta en el guarnición del útero, es el sexto la mayoría del cáncer común en mujeres global y dado lugar a 12.160 muertes en los Estados Unidos en 2019. Mientras que la mayoría de las mujeres diagnosticadas en los primeros tiempos pueden ser curadas, algunos tumores endometriales pueden repetirse, que viene típicamente con resultados clínicos lejos peores.

Los emplear de la nueva obra el atlas del genoma del cáncer, o TCGA, un esfuerzo de investigación del punto de referencia en tierra que primero contorneó los apuntalamientos genéticos de muchos cánceres en 2013. Como TCGA, el nuevo estudio intentó considerar no cualquier único aspecto de la biología molecular; en lugar, investigó a todos los jugadores implicados en un equipo dado de células cancerosas, de las “cartas moleculares” que componían la DNA, al material genético del ARN que la DNA está convertida en, a las proteínas construidas sobre la base del ARN.

El estudio también examinó los cambios químicos a las proteínas, llamadas las modificaciones poste-de translación, que determinan cuando y donde están “con./desc. las proteínas cambiado”. En conjunto, los investigadores tomaron más de 12 millones de mediciones de diferencias entre las células normales y cacerígenas en la DNA y el ARN, niveles de la proteína, y en cambios químicos a la DNA y a las proteínas.

El equipo de investigación de NYU Langone desempeñó un papel principal en encontrar dominante del estudio, que reveló una nueva manera de informar aparte un tipo altamente agresivo de cáncer endometrial de un tipo menos agresivo que parece similar bajo un microscopio. Informar los dos tipos aparte ayudaría a clínicos a mejorar aproximaciones aptas del tratamiento a un paciente dado, y a hacer tan anterior en el curso de la enfermedad, decir a los autores.

Un subtipo del cáncer endometrial, el subtipo del endometrioid, se determina a menudo temprano, y comprende el cerca de 85 por ciento de todos los cánceres endometriales. Un segundo subtipo, el subtipo seroso, es más agresivo, se determina típicamente más adelante, y explica más muertes que tumores del endometrioid. Para complicar materias, hay dentro del grupo del endometrioid un subconjunto agresivo de tumores con los marcadores moleculares que son más similares al subtipo seroso.

Las personas de NYU Langone se centraron mucho de su trabajo en la determinación de qué distingue estos tumores agresivos del endometrioid de los tumores serosos y de los tumores menos agresivos del endometrioid. Encontraron un subconjunto de las proteínas que eran phosphorylated - tenía cierta modificación poste-de translación que enciende las proteínas - en el subconjunto agresivo de tumores del endometrioid y en tumores serosos, pero no en el subconjunto menos agresivo de tumores del endometrioid. Por otra parte, los investigadores encontraron que algunas de estas proteínas hiperactivas se pueden apuntar por las drogas que son aprobadas actualmente por los E.E.U.U. Food and Drug Administration para otros fines.

Además, el campo había establecido previamente que algunas personas con el subconjunto menos agresivo de tumores del endometrioid tienen una diferencia genética (mutación) que sobreproduzca la proteína beta-catenin, que da lugar a un pronóstico pobre.

Las personas de NYU Langone encontraron pruebas que los niveles de beta-catenin en estos tumores aparentemente menos agresivos están conectados a una actividad creciente de un camino de la transmisión de señales llamado Wnt, que se conoce para estimular incremento anormal de la célula.

“Los científicos han estado utilizando durante muchos años genómica, el estudio de la clave genética, que es mismo un modo eficaz pero una manera relativamente básica de observar el cáncer,” dice el co-guía autor Emily Kawaler, estudiante del estudio en la Facultad de Medicina de NYU Grossman. “Pero si agregamos en todos estos niveles extras--las proteínas, el ARN, y las proteínas de las maneras hablan el uno al otro--entonces podemos aprender aún más sobre cómo el cáncer está trabajando real.”

Source:
Journal reference:

Dou, Y., et al. (2020) Proteogenomic Characterization of Endometrial Carcinoma. Cell. doi.org/10.1016/j.cell.2020.01.026.