Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los científicos al sudoeste de UT descubren vulnerabilidades potenciales en nuevo coronavirus

Los científicos al sudoeste de los datos del centro médico de UT que analizaban las series genéticas del coronavirus COVID-19 han determinado las vulnerabilidades potenciales que podrían ayudar en el revelado vaccíneo y más lejos el estudio de la enfermedad infecciosa ahora que se extendía por todo el mundo.

Específicamente, los investigadores apuntan a las áreas donde el genoma viral codifica los antígenos del linfocito T y del linfocito B que podrían estimular una reacción del sistema inmune humano. Entonces compararon ésos contra los mapas inmunológicos de la neumonía asiática (SARS) y del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) recolectados en esos brotes del coronavirus. El análisis resultante fue asentado al servidor de la prueba preliminar del bioRxiv esta semana antes de la revisión paritaria.

“Pocos estudios han denunciado sobre las características inmunológicas de este nuevo coronavirus. Nuestros análisis a este respecto podrían servir como recurso de referencia para los estudios inmunológicos y para la terapéutica potencial y el revelado vaccíneo,” dice Yang Xie, Ph.D., director del centro de investigación biomédico cuantitativo (QBRC) y profesor de la población y de ciencias de los datos y en el departamento de la colina de Lyda de la bioinformática. Los científicos en China hicieron las series del virus disponibles en enero.

Aunque las mutaciones en el este genoma de los virus sigan siendo muy limitadas, sitúan en las regiones genomic cuyas contrapartes homólogas en el SARS y MERS se demuestran ser transformadas altamente, indicando que estas regiones son sitios calientes de la mutación potencial a tener cuidado para.”

Tao Wang, Ph.D., profesor adjunto de la población y de las ciencias de los datos e investigador en el centro para la genética de la defensa del huésped

Los inmunologistas y los diseños vaccíneos deben tomar éstos en la consideración, como las mutaciones afectarán importante al potencial de las proteínas virales de estimular el sistema inmune, los autores dicen.

Proyectos de investigación relacionados:

  • Los científicos de QBRC también crearon web browser disponible de a público - con un mapa inmune de la vulnerabilidad del virus COVID-19 para facilitar el estudio de la enfermedad de los grupos de investigación por todo el mundo.
  • Juan Schoggins, Ph.D., profesor adjunto de la microbiología, está estudiando cómo los mamíferos - incluyendo seres humanos, ratones, y palos - controlan infecciones virales. Los palos pueden abrigar virus numerosos sin llegar a estar enfermos. Schoggins (SK-ah-ginebras pronunciadas) está explorando si el sistema inmune del palo contribuye a su ser depósitos virales asintomáticos. El suyo trabaja en centros de las inmunorespuestas sobre todo en una molécula de la transmisión de señales - interferón - que los “lamamientos en la caballería” para ayudar a las células para montar sus defensas antivirus y para cegar la infección. Esta “caballería” consiste en centenares de los genes interferón-estimulados (ISGs), cada uno con las funciones especializadas adaptadas a los virus del lisiado de maneras muy únicas. El laboratorio de Schoggins ha promovido las diversas plataformas de la investigación, incluyendo las pantallas de CRISPR, para revisar rápidamente centenares de ISG para la actividad antivirus que apuntaba un panel diverso de virus humanos, incluyendo virus emergentes como coronavirus y el virus de Zika. J Immunol. 1 de enero 2018; 200(1): 209-217.
Source:
Journal reference:

Zhu, J., et al. (2020) Profiling the immune vulnerability landscape of the 2019 Novel Coronavirus. bioRxiv. doi.org/10.1101/2020.02.08.939553.