Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La consumición de un desayuno grande puede prevenir obesidad y el alto azúcar de sangre, estudio sugiere

La consumición de un desayuno grande bastante que una cena grande puede prevenir obesidad y el alto azúcar de sangre, según la nueva investigación publicada en el gorrón de la sociedad endocrina de la endocrinología y del metabolismo clínicos.

Nuestra carrocería dispara energía cuando digerimos la comida para la amortiguación, la digestión, el transporte y el almacenamiento de alimentos. Este de proceso, conocido como thermogenesis dieta-inducido (DIT), es una dimensión de como de bien nuestro metabolismo está trabajando, y puede diferir dependiendo de hora de comer.

Nuestros resultados muestran que una comida comida para el desayuno, sin importar la cantidad de calorías él contiene, crean dos veces thermogenesis tan arriba dieta-inducido como la misma comida consumida para la cena. Esto que encuentra es importante para toda la gente pues subraya el valor de comer suficientes en el desayuno.”

Juliane Richter, M.Sc., Ph.D., el autor correspondiente del estudio, universidad de Lübeck en Alemania

Los investigadores conducto un estudio de laboratorio de tres días de 16 hombres que consumieron un desayuno bajo en calorías y una cena alta en calorías, y vice versa en un segundo cartucho. Encontraron el consumo idéntico de la caloría llevado a un DIT 2,5 veces más alto por la mañana que por la tarde después de comidas altas en calorías y bajas en calorías. El aumento comida-inducido de las concentraciones del azúcar y de la insulina de sangre fue disminuido después de que el desayuno comparara con la cena. Los resultados también muestran la consumición de un apetito creciente desayuno bajo en calorías, específicamente para los dulces.

“Recomendamos que los pacientes con obesidad así como gente sana comen un desayuno grande bastante que una cena grande para reducir el peso corporal y para prevenir enfermedades metabólicas,” a Richter dijimos.