Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los investigadores analizan la extensión de la desnutrición global de la niñez

La extensión de la desnutrición de la niñez ha disminuido desde 2000, aunque millones de niños bajo cinco años de edad sean todavía subalimentados y, como consecuencia, hayan impedido incremento. Las personas internacionales de investigadores analizaban la extensión de la desnutrición global de la niñez en 2000 y 2017, y estimaban la probabilidad de lograr los objetivos globales de la nutrición de la Organización Mundial de la Salud en 2025.

Según un parte de la O.N.U, en 2018, uno fuera de nueve personas en el mundo experimentó hambre. El número total de gente hambrienta excedió de 821 millones global, cuyo casi 514 millones vivieron en Asia, sobre 256 millones en África, y 42 millones en América latina y el Caribe.

Los datos de la Organización Mundial de la Salud muestran 2018 que casi la mitad (el 45%) de la mortalidad entre niños bajo edad de 5 es debido a la desnutrición. 3,1 millones de niños mueren de hambre anualmente. La desnutrición lleva al incremento del niño la falla (CGF), que se expresa como impidiendo, perdiendo, y el peso insuficiente.

Además de riesgos literalmente de muerte del hambre, el CGF causa las debilitaciones de desarrollo cognoscitivas y físicas que pueden llevar a enfermedad cardiovascular posterior, capacidad y el logro intelectual reducido de la escuela, así como la productividad económica reducida en edad adulta.

La desnutrición de la niñez es una razón esencial de la vulnerabilidad de los niños a las infecciones y, por consiguiente, a su alta mortalidad. Esto es un no sufrimiento temporal en niñez, sino una tragedia para la vida futura entera. La desnutrición disminuye la capacidad de un individuo de aprender.”

Vasily Vlassov, profesor en el departamento del HSE de la administración y de la economía de la atención sanitaria y uno de los autores del estudio

Extienden el CGF irregular, con el 99% de niños hambrientos que viven en 105 inferiores y países con ingresos medios, más cuyo están situados en África y Asia.

Rusia, así como muchos otros países con medio-alta renta, no fueron incluidos en el estudio, puesto que, según profesor Vlassov, el hambre seria de la niñez es bastante un fenómeno raro y no es una amenaza para la salud pública.

La desnutrición severa lleva a impedir. Aunque la niñez estimada que impedía incidencia disminuyó a partir la 36% al 26% durante 17 años en los países analizados en el parte, en 2017, más de 176 millones de cabritos eran más cortos que los patrones médicos suponen para su edad. La mitad de ellos vivió en la India, Paquistán, Nigeria, y China.

En el siglo XXI, los países de America Central y el Caribe, África del Norte, y el Este de Asia lograron la mayoría del progreso en impedir de la niñez que luchaba. En estas regiones, estimadas impidiendo incidencia de por lo menos el 50% tenido en 2000 reducido hasta el 30% o menos en 2017. En regiones subsaharianas, la central y Asia del Sur, así como Oceanía, el hasta 40% de niños bajo cinco fueron afectadas impidiendo en 2017.

El perder, o los índices inferiores del peso corporal, fue diagnosticado en 58,3 millones de niños en los 105 países en 2017. Éste es el 2% menos que en 2000. Por término medio, cerca de 6,5% de niños en estos países sufrieron de perder. La mayor parte de viven en la India, Paquistán, Bangladesh, e Indonesia. Las partes más altas de niños con perder (el hasta 20%) están en África, en áreas de los países que estiran de Mauritania a Sudán, así como en Sudán, Etiopía, Kenia, y Somalia del sur.

Según los datos para 2017, los 13% de niños son de peso insuficiente para su edad. En 2000, su parte alcanzó el casi 20%. Los investigadores observaron que las mejorías más importantes de este indicador de central y Suramérica, África subsahariana, África del Norte y Asia sudoriental Asia Central y África central siguen siendo regiones preocupadas.

La Organización Mundial de la Salud apunta reducir la niñez que impide por el 40% en 2025. Según los investigadores, esto es muy realizable en America Central y el Caribe, Suramérica, África del Norte, y el Este de Asia, a pesar de regiones en algunos de estos países que continúan tener altas partes de los niños que sufren impedir y perder.

Mientras tanto, en muchos países analizados en el estudio, la probabilidad de lograr los objetivos del WHO es inferior, especialmente pues se relaciona con impedir y perder. Esto se refiere sobre todo a regiones subsaharianas, a Asia del Sur, y a Oceanía.

La comunidad global ensambla fuerzas a la desnutrición del combate en el marco de organizaciones internacionales. El Programa Mundial de Alimentos (PMA de la O.N.U), que distribuye 12,6 mil millones comidas en 80 países cada año, se considera uno de los líderes. Además de ayuda alimentaria directa, el PMA realiza el revelado dirigido los proyectos y restablecer condiciones de vida en las áreas que sufren de conflicto y de desastres naturales.

Las metas de la O.N.U para 2030 incluyen lograr un nivel cero de hambre. Para hacer así pues, el dinero se está invirtiendo en el revelado agrícola y la producción. Particularmente, las pequeñas granjas capaces de ofrecer la comida para los mercados locales se están creando.

Además, la O.N.U está ejecutando las tecnologías que permiten que las cosechas sean aumentadas mediante suelo y recursos hídricos conservadores, protegiendo instala de parásitos, y de usar las nuevas razas de las instalaciones que son resistentes a la enfermedad y se enriquecen con las vitaminas y los minerales esenciales.

Source:
Journal reference:

Local Burden of Disease Child Growth Failure Collaborators. (2020) Mapping child growth failure across low- and middle-income countries. Nature. doi.org/10.1038/s41586-019-1878-8.