Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El estudio revela la base de los nervios de la hipersensibilidad sensorial en gente con autismo

Mucha gente con desordenes del espectro del autismo es altamente sensible a la luz, al ruido, y a la otra entrada sensorial. Un nuevo estudio en ratones revela un circuito de los nervios que aparezca ser la base de esta hipersensibilidad, ofreciendo una estrategia posible para desarrollar nuevos tratamientos.

El MIT y los neurólogos de Brown University encontraron que los ratones que faltaban una proteína llamaron Shank3, que se ha conectado previamente a autismo, eran más sensibles a un tacto en sus barbas que ratones genético normales. Estos ratones de Shank3-deficient también tenían neuronas excitadoras activas en una región del cerebro llamado la corteza somáticosensorial, que los investigadores creen explican su sobre-reactividad.

No hay actualmente tratamientos para la hipersensibilidad sensorial, pero los investigadores creen que eso la destapadura de la base celular de esta sensibilidad puede ayudar a científicos a desarrollar tratamientos potenciales.

“Esperamos que nuestros estudios puedan apuntarnos a la dirección correcta para la generación siguiente de revelado del tratamiento,” dice Guoping Feng, el James W. y al profesor de Patricia Poitras de la neurología en el MIT y de una pieza del instituto de McGovern del MIT para la investigación del cerebro.

Feng y Christopher Moore, profesor de la neurología en Brown University, son los autores mayores del papel, que aparece hoy en neurología de la naturaleza. El científico Qian Chen de la investigación del instituto de McGovern y el postdoc Christopher Deister de Brown son los autores importantes del estudio.

Demasiada excitación

La proteína Shank3 es importante para la función de sinapsis -- conexiones que permiten que las neuronas comuniquen con uno a. Feng ha mostrado previamente que los ratones que faltan el gen Shank3 visualizan muchos rasgos asociados a autismo, incluyendo la evitación de la acción recíproca social, y el compulsive, comportamiento repetidor.

En el nuevo estudio, Feng y sus colegas se establecen para estudiar si estos ratones también muestran hipersensibilidad sensorial. Para los ratones, una de las fuentes más importantes de la entrada sensorial es las barbas, que les ayudan a navegar y a mantener su equilibrio, entre otras funciones.

Los investigadores desarrollaron una manera de medir la sensibilidad de ratones menosprecian desviaciones de sus barbas, y después entrenaron a los ratones del mutante Shank3 y (“salvaje-tipo”) a los ratones normales para visualizar los comportamientos que hicieron señales cuando aserraban al hilo un tacto a sus barbas. Encontraron que los ratones que faltaban Shank3 exacto denunciaron las desviaciones muy ligeras que no fueron notadas por los ratones normales.

Son muy sensible a la entrada sensorial débil, que se puede descubrir pelado por el salvaje-tipo ratones. Eso es una indicación directa que tienen sobre-reactividad sensorial.”

Guoping Feng, el James W. y profesor de Patricia Poitras de la neurología en el MIT y de una pieza del instituto de McGovern del MIT para la investigación del cerebro

Una vez que habían establecido que los ratones del mutante experimentaron hipersensibilidad sensorial, los investigadores se establecieron para analizar la actividad de los nervios subyacente. Para hacer eso, utilizaron una técnica de proyección de imagen que puede medir los niveles del calcio, que indican actividad de los nervios, en tipos específicos de la célula.

Encontraron que cuando las barbas de los ratones fueron tocadas, las neuronas excitadoras en la corteza somáticosensorial eran activas. Esto era algo asombrosamente porque cuando Shank3 falta, la actividad sináptica debe caer. Eso llevó a los investigadores a presumir que la raíz del problema era niveles bajos de Shank3 en las neuronas inhibitorias que rechazan normalmente la actividad de neuronas excitadoras. Bajo esa hipótesis, disminuir la actividad de esas neuronas inhibitorias permitiría que las neuronas excitadoras fueran desenfrenadas, llevando a la hipersensibilidad sensorial.

Para probar esta idea, los investigadores genético dirigieron ratones de modo que pudieran apagar la expresión Shank3 exclusivamente en neuronas inhibitorias de la corteza somáticosensorial. Como habían sospechado, encontraron que en estos ratones, las neuronas excitadoras eran activas, aunque esas neuronas tenían niveles normales de Shank3.

“Si usted suprime solamente Shank3 en las neuronas inhibitorias en la corteza somáticosensorial, y el descanso del cerebro y de la carrocería es normal, usted ve un fenómeno similar donde usted tiene neuronas excitadoras hiperactivas y sensibilidad sensorial creciente en estos ratones,” Feng dice.

Inversión de hipersensibilidad

Los resultados sugieren que eso el restablecimiento de niveles normales de actividad de la neurona podría invertir esta clase de hipersensibilidad, Feng dice.

“Que nos da un objetivo celular para cómo en el futuro podríamos potencialmente modular el nivel de actividad inhibitorio de la neurona, que pudo ser beneficioso corregir esta anormalidad sensorial,” él dice.

Muchos otros estudios en ratones han conectado defectos en neuronas inhibitorias a los desordenes neurológicos, incluyendo síndrome frágil de X y el síndrome de Rett, así como autismo.

“Nuestro estudio es uno de varios que ofrezcan un directo y eslabón causativo entre los defectos inhibitorios y la anormalidad sensorial, en este modelo por lo menos,” Feng dice. “Proporciona otras pruebas para soportar defectos inhibitorios de la neurona como uno de los mecanismos dominantes en modelos de los desordenes del espectro del autismo.”

Él ahora proyecta estudiar la sincronización de cuando estas debilitaciones se presentan durante el revelado de un animal, que podría ayudar a conducir el revelado de tratamientos posibles. Hay las drogas existentes que pueden rechazar las neuronas excitadoras, pero estas drogas tienen un efecto sedativo si están utilizadas en el cerebro, tratamientos tan apuntados podrían ser una mejor opción, Feng dice.

“No tenemos un objetivo sin obstrucción todavía, sino que tenemos un fenómeno celular sin obstrucción a ayudar a conducirnos,” él dice. “Seguimos siendo lejos de desarrollar un tratamiento, pero somos felices que hemos determinado los defectos que apuntan en qué dirección debemos ir.”