Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El estudio revela los mecanismos en nuestros cerebros que lleven a la saciedad después de una comida

¿Usted apenas acabó una buena comida y está aserrando al hilo por completo? Los investigadores del CS$CNRS, Inrae, universidad de Borgoña, Université de París, Inserm, y universidad de Luxemburgo acaban de revelar los mecanismos en nuestros cerebros que lleven a este estado. Implican una serie de reacciones accionadas por una subida en niveles de la glucosa en sangre. Este estudio, que conducto en ratones, se publica en partes de la célula el 3 de marzo de 2020.

Los circuitos neuronales en nuestras sensaciones de regulación automático del cerebro del hambre y de la saciedad pueden modificar sus conexiones, de tal modo ajustando comportamiento que introduce a las condiciones de vida y manteniendo un equilibrio entre la toma de comida y el gasto de la caloría. Los científicos sospechan que esta plasticidad se podría alterar para los temas obesos.

En un nuevo estudio conducto en ratones, las personas llevadas por Alejandro Benani, investigador de CS$CNRS en el centro para el gusto y el comportamiento que introducía (CNRS/Inrae/University de Borgoña/de AgroSup Dijon), han mostrado que estos circuitos están activados en escala de tiempo de una comida, regulando posteriormente comportamiento que introduce. Sin embargo, esta activación no ocurre a través de un cambio en conexiones del circuito las “.”

Los científicos se centraron en las neuronas de POMC en el hipotálamo, situado en la base del cerebro, que se saben para limitar la toma de comida. Los conectan con un gran número de neuronas de otras partes del cerebro, con las conexiones de este circuito que es maleable: pueden ser hechos y unmade basado muy rápidamente en fluctuaciones hormonales. Los investigadores observaron que este circuito neuronal no está modificado después de una comida equilibrada, pero que otras células nerviosas se asociaron a las neuronas de POMC, conocidas como astrocytes, real forma del cambio.

Los Astrocytes son las células nerviosas asteroides que primero fueron estudiadas para su papel que soportaba en cuanto a las neuronas. Bajo condiciones usuales, forran las neuronas y acto de POMC algo como las zapatas de freno limitando su actividad. Después de una comida, los niveles de la glucosa en sangre (glycemia) aumentan temporalmente, con los astrocytes que descubren esta señal y retractándose sobre menos de una hora: una vez que se libera este “freno”, las neuronas de POMC se activan, ascendiendo final la sensación de la saciedad.

Asombrosamente, una comida que es alta en grasas no lleva a este remodelado. ¿Hace este medio que los lípidos son menos efectivos en hambre satisfactoria? Los científicos están intentando determinar si accionan saciedad a través de otro circuito. También queda ver si los edulcorantes tienen los mismos efectos, o si engañan el cerebro ofreciendo una sensación adictiva del dulzor sin hambre satisfactoria.

Source:
Journal reference:

Nuzzaci, D., et al. (2020) Postprandial Hyperglycemia Stimulates Neuroglial Plasticity in Hypothalamic POMC Neurons after a Balanced Meal. Cell Reports. doi.org/10.1016/j.celrep.2020.02.029.