Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

ERA-EDTA crea la base de datos europea de la diálisis, pacientes trasplantados con COVID-19

El ERA-EDTA ha creado una base de datos europea que cerco datos individuales granulares de los pacientes de diálisis y de los pacientes trasplantados con COVID-19. “Asumen a los pacientes de la enfermedad renal del escenario del extremo generalmente para estar en muy de alto riesgo de experimentar las complicaciones severas COVID-19. En procesos de la clasificación, por lo tanto, son a veces admisión rehusada a las Unidades de Cuidados Intensivos. Sin embargo, hay datos en conflicto de los clínicos individuales que sugieren que COVID-19 hayan limitado sintomatología en pacientes en diálisis o con un trasplante del riñón. Esta es la razón por la cual necesitamos cerco datos detallados”, explicamos al oficial de la prensa de ERA-EDTA, profesor Ron Gansevoort. “Nuestra esperanza es ganar discernimientos en las características del paciente y del tratamiento que se relacionan con el resultado y aprender sobre los factores de riesgo modificables, que ayudarían a perfeccionar el pronóstico de nuestros pacientes.”

Hasta ahora, la base de datos en la progresión de la enfermedad COVID-19 en pacientes en terapia renal del repuesto es muy limitada. Hay algunos partes singulares del caso de China y de Italia, pero la incidencia y los resultados son altamente heterogéneos. Un centro en Wuhan denunció que habían infectado a 37 pacientes de 230, seis de quién murió. Esto apunta a una tasa de mortalidad del 16%. En un centro en Lombardía, infectaron a 18 pacientes, y solamente uno estaba en el estado crítico. Un primer análisis (inédito) se realizó diez días después de que el lanzamiento de un registro español mostró una tasa de mortalidad del 44% en los pacientes de hemodialisis, que serían un número desconcertante elevado. “Solamente varias polarizaciones negativas pudieron haber interferido. En primer lugar, los datos pudieron ser altamente selectivos después de diez días en medio de la crisis. Los nefrólogos están muy ocupados actualmente, tan muchos doctores pudieron haber registrado principal esos pacientes que habían muerto, pero no a los que se habían recuperado o todavía luchaban con la enfermedad. Además, España tiene el nivel más alto del trasplante en Europa, así que significa que los pacientes españoles en diálisis son de hecho determinado frágiles y viejos y no pueden ser comparados a la población de la diálisis de otros países donde están mucho más inferiores los regímenes del trasplante del órgano”, explican al experto.

“Cosiderándolo todo, sabemos que nuestros pacientes tienen un riesgo más alto de conseguir una enfermedad severa COVID-19 comparada al público en general sin comorbidity, pero no podemos fijar hasta ahora el riesgo exactamente.” El objetivo principal de esta iniciativa del registro de ERA-EDTA es por lo tanto recopilar datos seguros sobre los resultados de los pacientes en el repuesto renal que son coronavirus-positivos.

Además, el ERA-EDTA espera derivar los factores de riesgo para resultados peores. “Sería inestimable conocer qué aumenta exactamente el riesgo que hace frente a nuestros pacientes. Tal conocimiento podía ayudarnos a tomar medidas para reducir ese riesgo”, dice Gansevoort.

Esta es la razón por la cual ERA-EDTA ha puesto en marcha esta base de datos, y llamamos amablemente en los nefrólogos de todos los países europeos para ofrecer los datos de sus pacientes. Registran a más pacientes, el mejor. Es de importancia extrema que ganamos discernimientos en los factores que pudieron ser relevantes para los resultados de los pacientes de diálisis y de los pacientes trasplantados del riñón.”

Profesor Carmine Zoccali, presidente del ERA-EDTA

Source: