Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Bebé del `, no puedo respirar': Primer doctor del ER de América a morir en el calor de la batalla COVID-19

Aproximadamente 5 mañanas el 19 de marzo, un New York City ER Frank nombrado médico Gabrin texted a un amigo sobre sus preocupaciones por la falta de suministros médicos en los hospitales.

“Está ocupada - todo el mundo quiere una prueba de COVID que no tengo que darlas,” él escribió en el mensaje para arremolinar Soffer. “Están tan enojados y decepcionados.”

Peor, aunque, era la disponibilidad limitada del equipo protector personal (PPE) - las máscaras y los guantes que ayudan a guardar a trabajadores de la atención sanitaria de conseguir enfermos y de extender el virus a otros. Gabrin dijo que él no tenía ninguna opción pero poner la misma máscara para varios movimientos, contra las pautas de Food and Drug Administration.

“No tenga ningún PPE que no se haya utilizado,” él escribió. “Ningún N95 encubre - mis propios anteojos - mi propia visera,” él agregó, refiriendo a las máscaras respiratorias N95 consideradas entre las mejores líneas de defensa.

Menos de dos semanas más adelante, Gabrin sintió bien al primer doctor del ER en los E.E.U.U. conocidos para haber muerto como resultado del pandémico COVID-19, según la universidad americana de los médicos de la emergencia.

Él es uno de trabajadores médicos numerosos a través de los E.E.U.U. que han sucumbido al virus, de doctores y de enfermeras a los paramédicos y a los empleados de la alimentación del hospital. The Guardian y las noticias de la salud de Kaiser están poniendo en marcha un nuevo proyecto, “perdido en la frente,” rastrearlos y contar sus historias.

Los hospitales del Ciudad-área de Nueva York han sido determinado muy afectados. Más de una mitad de todos los casos de los E.E.U.U. ha ocurrido en el Estado de Nueva York. En un hospital en la ciudad del Queens, los pacientes han muerto según se informa mientras que esperaba una base, y un depósito de cadáveres temporal del carro remolcado fue fijado fuera. Los médicos en otro sistema del hospital crearon una impulsión de GoFundMe porque tenían máscaras y vestidos escasos.

Gabrin conocía los piquetes de su trabajo. “Dentro de la emergencia, el angel de la muerte está en el cuarto,” él escribió en su libro 2013, “trasero de quemadura.” “La presión es intensa, con todo hay una calma, una paz, como estar en el aro de la tormenta.”

Su propia elasticidad era ganada con mucho esfuerzo después de que varias cierren escobillas con mortalidad, y su matrimonio a un hombre especial solamente siete meses antes del pico COVID-19 en Nueva York. Pero las condiciones económicas alrededor del coronavirus lo perturbaron. “Tengo que admitir,” él asenté en Facebook, “yo estoy teniendo cierta ansiedad.”

“Él me mostró el liviano”

Dentudo y enérgico, Gabrin, 60, fue adorado por los colegas en los hospitales en Ohio, Nueva York y a otra parte. Él era ruidoso. Él llegó siempre la comida del cojinete del trabajo para compartir. Él era “un rayo de la sol,” dijo a la ayudante Lois-Ana Galés del médico, y poseyó la “inteligencia emocional” que distinguió a un gran doctor simplemente buen.

“No llevo a cabo ninguna títulos de lujo y no soy el director cualquier cosa,” Gabrin expliqué en su libro. “Solamente puedo decir que he gastado el cuarto de siglo pasado en la cabecera de América enferma, herida, intoxicada, empeorada y privada del derecho a votar.”

Soportado en Pennsylvania, Gabrin era médico llamando, y su molde-madre tenía fotografías de él como niño que tendía a los perros de la vecindad. Su consolidación con su profesión fue fortalecida por su propia enfermedad. Durante su primer año como médico de asistencia, lo diagnosticaron con el cáncer testicular. Él sobrevivió, pero volvió cuando él era 38. Ambos testículos fueron quitados eventual - él lo llamó “la cirugía de mutilación.” Sin embargo, él resuelto ofrecer a otros la segunda oportunidad que él sí mismo recibió dos veces.

Esto, y un incidente cuando un hombre intentó matar a Gabrin en su ER, obstruyéndolo de modo que él “comenzara a girar púrpura en la cara,” ayudado a llevar a la filosofía profesional única de Gabrin. Él la describió en su libro, explicando cómo los médicos pueden vencer quemadura y aserrar al hilo la mayor compasión para sus pacientes.

Un movimiento enorme en su vida vino hace unos años, cuando en un club nocturno él encontró a Arnold Vargas, un Peruvian que había vivido en los E.E.U.U. por una década.

“Vi [Gabrin] el más feliz con angel,” dijo el remolino Soffer, usando el nombre central de Vargas, como lo hizo Gabrin. “Todo su miedo se disipó y él hizo su uno mismo verdadero.”

“Pienso que me dio una segunda oportunidad,” dijo a Vargas, ahora 28. “Él me mostró la luz - cómo es hermoso mi vida puede ser.” Él había sido desgraciado, en una rodada, con todo Gabrin lo activó al tren en terapia del masaje y solicitar ciudadanía de los E.E.U.U. Había una diferencia de la edad, pero a Vargas, que aserraba al hilo enriquecido por Gabrin y sus experiencias, era inútil. “Pensaba siempre, “apenas quiero hacerle feliz, “y él hizo lo mismo para mí.”

Se casaron en agosto de 2019 en ayuntamiento en Nueva York.

“No va a ser esta manera para siempre”

Cuando las infecciones en Nueva York se aflojaron en marzo, Gabrin asentó un retrato de las ambulancias que apretaban un tramo del hospital en Facebook. “Pensaba, ` oh mi dios, éste es el Armageddon del momento suceso,'” dijo a Debra Vasalech Lyon, otro viejo amigo. “Él dijo, “no, es todavía manejable, pero no va a ser esta manera para siempre. “”

De hecho, San Juan episcopal en Queens, uno de dos hospitales en donde Gabrin trabajó en ese entonces, estaba entre las instalaciones locales “que se ocupaban de retos alrededor del PPE,” dijo al miembro del Consejo Donovan Richards de New York City. El hospital dice que ha tenido siempre suficiente equipo para el estado mayor.

Richards conectó condiciones difíciles allí a la discriminación histórica y a underresourcing en el distrito en gran parte afroamericano e hispánico. “Cuando América consigue un frío, las comunidades negras y marrones consiguen pulmonía,” Richards dijo. “Pero en este caso, estamos consiguiendo sentencias a la pena capital.”

El otro hospital en el cual Gabrin fue empleado, general al este anaranjado en New Jersey, sirvió a una comunidad afroamericana de la mayoría, y también tenía un estado mayor devoto que antes del virus había luchado para mantener patrones del cuidado.

En conversaciones con su marido y amigos a mediados de y finales de marzo, incluyendo en los mensajes de texto compartidos con The Guardian, Gabrin dijo que él tuvo que reutilizar a su PPE porque él no recibió repuestos. Él informó a Lyon que él tentativa lavar una máscara N95 para hacer que dura varios movimientos, y que los únicos guantes disponibles eran demasiado pequeños para sus manos y rasgados.

Cuando América consigue un frío, las comunidades negras y marrones consiguen pulmonía. Pero en este caso, estamos consiguiendo sentencias a la pena capital.

Donovan Richards, miembro del Consejo de New York City

Lyon lo envió los guantes en la talla correcta de la Florida, en donde ella vive, y pedido 4 galones del desinfectante de la mano para él. En Facebook, Gabrin escribió sobre el invento de su propio desinfectante de las instalaciones de Vera de la vodka y del áloe.

Los jefes de las dos salas de urgencias en donde Gabrin trabajó ambos dijeron que tenían suficientes abastecimientos de equipo protector.

“Sé para una cosa que él no hablaba sobre una falta de PPE en San Juan,” dijo al Dr. Teddy Lee, el presidente del ER allí.

“Si que por un segundo I pensara que era nuestro problema en al este la naranja, le informaría que de otra manera,” dijo al Dr. Álvaro Alban del presidente del ER.

El 25 de marzo, cuando llegó Gabrin a casa, “él dijo, bebé del `, algo malo suceso esta noche,'” Vargas revocó. Un paciente del coronavirus con quien Gabrin formó una conexión profunda había desaparecido. Gabrin tomó un chubasco y lloró, después él y Vargas ofrecieron un rezo para el alma de la persona.

La mañana siguiente, un jueves, tenían síntomas y uno mismo-quarantined. “Era yo usando la misma máscara por cuatro días en fila que me infectaron,” que él texted Lyon. Con el fin de semana, sus casos parecían suaves. Gabrin tosió y tenía dolores comunes pero no tenía entregas respiratorias importantes. El lunes, aunque, Gabrin estaba en mayor dolor y pasó el día en base.

Aproximadamente 10 mañanas el martes, él despertó a Vargas y dijo, “bebé, yo no puede respirar, me ayuda.”

Él jadeaba para el aire en respiraciones grandes, roncas, pero no podría conseguir suficiente oxígeno. Vargas llamó Lyon y 911. Pero para el momento en que llegaran los paramédicos, Gabrin estaba al borde de muerte, o había ido ya. Su cara había girado púrpura.

Frank “desapareció en mis armas,” Vargas dijo. “Él observaba en mis aros.”

Vargas mismo se recuperó eventual. El martes, dos semanas después de su muerte, Gabrin será soterrado en el cementerio de la arboleda del arce en Queens.

Debido a la necesidad de la distancia física, informaron Vargas, sólo se permitirá a 10 deudos.

La lápida mortuoria, Vargas cuenta con, soportará un nombre central que Gabrin adoptó con su interés de hace décadas en Kabbalah, la tradición mística judía. Ese nombre, Pinchas, parece conmovedor ahora.

Viene de una figura bíblica que paró una plaga.

Esta historia es parte Lost en la frente, de un proyecto de The Guardian y de las noticias de la salud de Kaiser que apuntan documentar la vida de cada trabajador de la atención sanitaria en América que muera de COVID-19 durante el pandémico. Compartiremos más sobre el proyecto pronto, pero si usted tiene un colega o amado nosotros incluye, satisfacer envíe por correo electrónico [email protected].

Noticias de la salud de KaiserEste artículo fue reimpreso de khn.org con permiso del asiento de Henry J. Kaiser Family. Las noticias de la salud de Kaiser, un servicio de noticias editorial independiente, son un programa del asiento de la familia de Kaiser, una organización de investigación independiente del plan de acción de la atención sanitaria unaffiliated con Kaiser Permanente.