Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Un circuito especializado del tripa-cerebro media preferencia del azúcar

El azúcar un poco extra puede hacer que anhelamos apenas sobre cualquier cosa, de las galletas a los condimentos al café sofocado en crema enrollada. Pero su dulzor no explica completo nuestro deseo. En lugar, la nueva investigación muestra que esta molécula mágica tiene un canal trasero al cerebro.

Como otras cosas azucaradas, el azúcar acciona las papilas gustativas especializadas en la lengüeta. Pero también enciende un camino neurológico totalmente separado - uno que comienza en la tripa, el investigador Charles Zuker del Howard Hughes Medical Institute y los colegas denuncia el 15 de abril de 2020 en la naturaleza del gorrón.

En los intestinos, las señales que anuncian la llegada del azúcar viajan al cerebro, donde consolidan un apetito para más, los experimentos de las personas con los ratones mostrados. Este camino del tripa-a-cerebro aparece criticón, respondiendo solamente a las moléculas del azúcar - edulcorantes no artificiales.

Los científicos conocían ya mando único ejercido azúcar sobre el cerebro. Un estudio 2008, por ejemplo, mostró que los ratones sin la capacidad de probar dulzor pueden todavía preferir azúcar. El descubrimiento de las personas de Zuker de las ayudas de un camino azúcar-que detectan explica porqué el azúcar es especial - y los puntos a las maneras que puede ser que calmemos nuestro apetito insaciable para él.

“Necesitamos separar los conceptos de dulce y azúcar,” dice Zuker, neurólogo en la Universidad de Columbia. El “dulce está teniendo gusto, azúcar está queriendo. Esta nueva obra revela la base de los nervios para la preferencia del azúcar.”

Materia dulce

El azúcar del término es un atrapador, abarcando varias substancias nuestro uso de las carrocerías como combustible. La consumición del azúcar activa el sistema de la recompensa del cerebro, haciendo seres humanos y ratones sentir bien semejante. Sin embargo, en un mundo donde está abundante el azúcar refinado, este apetito profundamente arraigado puede ejecutarse amok. La admisión anual del azúcar del americano medio se ha elevado súbitamente de menos de 10 libras a finales de 1800s a más de 100 libras hoy. Ese aumento ha venido en un costo: Los estudios han conectado exceso del consumo del azúcar a los problemas de salud numerosos, incluyendo la obesidad y el tipo - diabetes 2.

Previamente, el trabajo de Zuker mostró que ese azúcar y edulcorantes artificiales encienden el mismo sistema gusto-que detecta. Una vez en la boca, estas moléculas activan los receptores del dulce-gusto en las papilas gustativas, iniciando hacen señales ese viaje a la parte del cerebro ese dulzor de los procesos.

Pero el azúcar afecta a comportamiento de una manera que no lo haga el edulcorante artificial. Las personas de Zuker funcionaron con un azúcar de las picaduras de la prueba contra el edulcorante Acesulfame K, que se utiliza en soda de la dieta, azucarando los paquetes, y otros productos. El agua ofrecida con el edulcorante o con el azúcar, ratones al principio bebió ambos, pero en el plazo de dos días cambió casi exclusivamente al agua de azúcar.

Razonamos este estímulo unquenchable que el animal tiene para el azúcar consumidor, bastante que el dulzor, pudo tener una base de los nervios.”

Charles Zuker, investigador del Howard Hughes Medical Institute

Circuito del azúcar

Visualizando actividad cerebral cuando los roedores consumieron el azúcar comparado con el edulcorante artificial o el agua, los investigadores determinaron por primera vez la región del cerebro que responde solamente al azúcar: el núcleo caudal del trecho solitario (cNST). Encontrado en el tronco del encéfalo, a parte de donde está un cubo el gusto de proceso de los ratones, el cNST para la información sobre el estado de la carrocería.

El camino al cNST, las personas determinadas, comienza en el guarnición del intestino. Allí, las moléculas del sensor chispean una señal que viaje vía el nervio de nervio vago, que ofrece una línea directa de la información de los intestinos al cerebro.

Este circuito del tripa-a-cerebro favorece una forma de azúcar: glucosa y moléculas similares. Ignora los edulcorantes artificiales -- quizás explicando porqué estos añadidos no pueden parecer replegar completo la súplica del azúcar. También pasa por alto algunos otros tipos de azúcar, especialmente la fructosa, que se encuentra en fruta. La glucosa es una fuente de energía para todas las cosas vivas. Eso podría explicar porqué la especificidad del sistema para la molécula se desarrolló, dice a los autores importantes Hwei EE Tan y Alexander Sisti del estudio, que son estudiantes de tercer ciclo en el laboratorio de Zuker.

Previamente, los científicos especularon el contenido en la energía de ese azúcar, o las calorías, explicaron su súplica, puesto que muchos edulcorantes artificiales faltan calorías. Sin embargo, el estudio de Zuker mostró que éste no es el caso, desde caloría-libre, glucosa-como las moléculas puede también activar el camino azúcar-que detecta del tripa-a-cerebro.

Para entender mejor cómo la preferencia fuerte del cerebro por el azúcar se convierte, su grupo ahora está estudiando las conexiones entre este circuito del azúcar del tripa-cerebro y otros sistemas de cerebro, como ésos implicados en recompensa, introducir, y emociones. Aunque sus estudios estén en ratones, Zuker cree que esencialmente el mismo camino glucosa-que detecta existe en seres humanos.

La “destapadura de este circuito ayuda a explicarlo cómo el azúcar afecta directamente nuestro cerebro para impulsar el consumo,” dice. “También expone los nuevos objetivos potenciales y oportunidades para que las estrategias ayuden a acortar nuestro apetito insaciable para el azúcar.”

Source:
Journal reference:

Tan, H., et al. (2020) The gut-brain axis mediates sugar preference. Nature. doi.org/10.1038/s41586-020-2199-7.