Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los expertos determinan la nueva proteína que ésa lleva a la enfermedad de Alzheimer

Los expertos en la universidad de Tokio han determinado una nueva proteína en el camino que ése lleva a la enfermedad de Alzheimer.

Los investigadores utilizaron las “tijeras moleculares” de CRISPR/Cas9 para explorar para los nuevos genes relacionados con la enfermedad neurodegenerative.

Las causas exactas de la enfermedad de Alzheimer siguen siendo desconocidas, pero uno de los focos bien-soportados de las teorías en una proteína llamó el amiloide beta.

La agregación, o el agrupar juntos, y el depósito de dos proteínas, beta amiloideo y tau, en el cerebro de un paciente son una firma de la enfermedad de Alzheimer.

CRISPR/Cas9 permite que los científicos realicen cambios específicos a la DNA dentro de las células. Los investigadores utilizaron el sistema CRISPR/Cas9 para suprimir genes individuales en las células del ratón que crecían en un plato y después midieron la cantidad de beta amiloideo que las células produjeron.

Creemos que éste es cualquier persona ha utilizado la primera vez esta técnica genética de la investigación CRISPR/Cas9 para buscar cambios en la producción beta amiloidea.”

Yukiko Hori, autor y conferenciante, universidad del estudio Co-Primer de Tokio

El trabajo de investigación fue publicado en gorrón de FASEB.

Los investigadores probaron un total de 19.150 genes individuales para su efecto sobre niveles beta amiloideos y eliminaron todos sino uno: calcio y proteína integrin-obligatoria 1 (CIB1).

Las células sin los genes funcionales CIB1 produjeron anormalmente niveles de la proteína beta amiloidea.

“Nadie sabe porqué la deposición de beta amiloideo ocurre en los cerebros de los pacientes de la enfermedad de Alzheimer, pero pensamos que un punto de partida del proceso podría ser CIB1,” dijo a profesor Taisuke Tomita, experto en bioquímica patológica en la universidad de Tokio y líder del laboratorio de investigación que realizó el estudio.

En células sanas, CIB1 no está implicado directamente con el tramitación de beta amiloideo, pero los retenes CIB1 sujetados a una proteína llamaron las células gammas del interior del secretase y en la membrana celular. En células sin CIB1, el secretase gamma pasa más tiempo dentro de la célula y no se mueve a la membrana.

La proteína beta amiloidea pasa con un proceso de varias fases del recorte antes de que alcance su forma final. Bajo condiciones sanas, el secretase gamma tramita precursores beta amiloideos para producir la proteína beta amiloidea final.

Que el tramitación de actividad ocurre en una división interna dentro de la célula, después del secretase gamma se mueve a la membrana superficial de la célula.

Los experimentos adicionales en células del ratón permitieron que los investigadores rastrearan cómo CIB1 regula secretase gamma. En células sanas, CIB1 no está implicado directamente en la actividad de los secretase gammas para tramitar beta amiloideo, sino que CIB1 se sujeta al secretase gamma en la división interna y en la membrana de la superficie de la célula.

En células sin CIB1, el secretase gamma permanece en la división interna dentro de la célula y no se mueve a la membrana superficial. Más tiempo en esa división interna permite que el secretase gamma produzca más proteínas beta amiloideas.

“Nuestros resultados muestran que eso la regulación de la situación de CIB1 y del secretase gamma podría ser un nuevo objetivo para la terapia de la enfermedad de Alzhemier,” dijo a Hori.

Convencido por sus experimentos celulares, el equipo de la investigación de Tomita entonces decidía explorar directamente para los cambios en la cantidad de CIB1 en los cerebros de los pacientes de la enfermedad de Alzheimer.

Los datos pacientes que examinaron vienen de un proyecto a largo plazo basado en los E.E.U.U., las órdenes religiosas estudian y memoria y el proyecto del envejecimiento (ROSMAP).

El proyecto rastrea la salud de los voluntarios que son todos líderes religiosos profesionales (monjas, sacerdotes, hermanos) y acuerdan donar sus órganos para la investigación después de su muerte.

La gente diagnosticada con la enfermedad de Alzheimer del temprano-escenario tenía niveles inferiores de CIB1 en sus cerebros que gente sana. Paradójico, la gente diagnosticada con la enfermedad de Alzheimer del tarde-escenario tenía niveles alto-que-sanos de CIB1.

“No podemos decir con certeza porqué CIB1 se aumenta de enfermedad de Alzheimer del tarde-escenario. Cuál es importante está ése en ambos los escenarios tempranos y últimos de la enfermedad de Alzheimer, algo es anormal sobre la regla de CIB1,” dijo a Tomita.

Los proyectos de investigación futuros destaparán a más detalles sobre el papel de CIB1 en los procesos celulares que llevan a los niveles malsanos de beta amiloideo y de enfermedad de Alzheimer.

Los investigadores también proyectan utilizar su técnica de la investigación CRISPR/Cas9 para explorar para los nuevos genes que afectan a la otra proteína mayor de la enfermedad de Alzheimer, tau.

Source:
Journal reference:

Chiu, Y. W., et al. (2020) Identification of calcium and integrin‐binding protein 1 as a novel regulator of production of amyloid β peptide using CRISPR/Cas9‐based screening system. FASEB Journal. doi.org/10.1096/fj.201902966RR.