Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los niveles ligeramente elevados de la glucosa en sangre pueden accionar cambios importantes en células insulina-que producen

En diabetes, los atados minúsculos de “células beta insulina-que producen” en el páncreas no producen suficiente de la hormona para mantener a gente sana, y sus niveles de la glucosa en sangre toma de altura.

Quizás unsurprisingly, sus células beta entonces funcionan muy diferentemente que las células hacen en gente con los niveles normales de la glucosa en sangre.

Cuál es asombrosamente es que los cambios en comportamiento de la beta-célula comienzan todavía a ocurrir cuando los niveles de la glucosa en sangre se elevan pelado, dentro del alcance de la pre-diabetes.

“Estas concentraciones ligeramente altas de glucosa son suficientes para confundir realmente la célula,” dice el vertedero de Gordon, el Doctor en Medicina, el investigador mayor y al médico del titulado en el centro de la diabetes de Joslin.

En un papel publicado recientemente en metabolismo molecular, el laboratorio del vertedero presentó una gran cantidad de nuevos datos sobre cómo las células beta se comportan en los niveles ligeramente aumentados de glucosa en sangre.

El trabajo proporciona pruebas adicionales importantes “de un efecto de la toxicidad de la glucosa” que ayude a impulsar el revelado del tipo 1 y a pulsar - la diabetes 2.

Estudiando las células beta en las ratas del laboratorio cuya glucosa en sangre nivela fueron elevados ligeramente, los cambios encontrados laboratorio del vertedero en la expresión génica que afectan no apenas como de bien funcionan las células solamente su capacidad de dividir y de crecer, así como su vulnerabilidad a la autoinmunidad y a la inflamación.

El vertedero, profesor de medicina en la Facultad de Medicina de Harvard, ha estudiado de largo un tipo de desconcierto - baja de primera fase llamada fenómeno de la insulina de la diabetes 2 y cómo se cierra esta baja mientras que progresa la enfermedad.

En gente sana con los niveles normales de la glucosa en sangre, el vertedero explica, la carrocería responde rápidamente a la glucosa con un pico grande de la secreción de la insulina.

Si entonces usted toma a la gente que tiene niveles ligeramente más altos de la glucosa, encima de 100 mg/dl, que sigue siendo ni siquiera diabetes, se empeora esta baja de primera fase de la insulina. Y cuando el nivel consigue encima de 115 mg/dl, ha ido. Tan virtualmente todas las células beta no responden a ese estímulo agudo.”

Vertedero de Gordon, Doctor en Medicina, profesor de medicina, Facultad de Medicina de Harvard

Afortunadamente, las células despiertan y responden eventual a otros estímulos bastante bien para mantener la glucosa en sangre un alcance prediabetic.

En la investigación anterior, el vertedero y los colaboradores estudiaron este fenómeno en las ratas que fueron alteradas quirúrgico para generar niveles ligeramente altos de la glucosa en sangre, y encontrar que las células beta de las ratas secretaron menos insulina.

En sus últimos experimentos, las personas de Joslin emplearon la misma aproximación junto con el “ARN potente que ordenaba” los métodos que revelaron configuraciones de la expresión génica en las células beta, cuatro semanas o diez semanas después de la cirugía. “Encontramos cambios increíbles en la expresión génica, y cuanto más alta es la glucosa, cuanto peores son los cambios,” el vertedero dice.

Como se esperaba, los genes implicados en la secreción de la insulina eran altamente activos en las células beta. El más golpear era nuevamente cambios descubiertos en la expresión génica que podría hacer las células más vulnerables.

Algunos de estos cambios fueron relacionados con el incremento de la célula--las células beta sanas pueden responder a los niveles crecientes de la glucosa en sangre copiándose, pero estas células conseguían adheridas mientras que intentaron dividir.

Además, las células mostraron muchas diferencias en la expresión de los genes implicados en la inflamación y la autoinmunidad de la célula.

En diabetes del tipo 1, las células inmunes llamadas las “células de T” comienzan a matar lejos a las células beta y los niveles de la glucosa en sangre comienzan a arrastrarse hacia arriba.

Las personas del vertedero encontraron que en las ratas con apenas niveles ligeramente mayores de la glucosa, células beta mostradas aumentos espectaculares en la expresión de algunos genes dominantes implicados en acciones recíprocas del linfocito T. Ese efecto podía hacer las células beta un mejor objetivo para el ataque autoinmune, y apresura así la enfermedad.

Esto que encuentra puede perfeccionar la comprensión de la muerte rápida de las células beta que de los pacientes la experiencia momentos antes que se diagnostican con diabetes del tipo 1, vertedero típicamente dice.

También puede ser que vierta la luz en el período de la “luna de miel” una cierta experiencia de la gente después de la diagnosis, en la cual sus niveles de la glucosa en sangre son relativamente fáciles de controlar.

Durante este período, si los tratamientos de la insulina pueden traer las células beta restantes detrás hacia abajo ligeramente a los niveles elevados de la glucosa, las células pueden funcionar mucho mejor, él dice.

La toxicidad de la glucosa también pudo accionar la baja de la baja de primera fase de la insulina pues tipo - la diabetes 2 se convierte, el vertedero dice. Los inmunologistas culparon a menudo esta baja en la inflamación de las células beta, pero otros estudios han mostrado que menos que la mitad de estas células aparecen sufrir de la inflamación.

“Estas células beta sin pruebas de la inflamación terminan tan de alguna manera hacia arriba la secreción correctamente,” el vertedero dice. “Pensamos que estos niveles más altos de la glucosa están causando el problema.”

Más pruebas del papel de una glucosa en sangre más alta nivelan en tipo - la diabetes 2 viene del subconjunto de la gente que experimenta cirugía gástrica de la derivación que “se cura” de la diabetes y vuelve a los niveles sanos de la glucosa en sangre. “Su baja de primera fase de la insulina también viene a la derecha de nuevo a normal, que ajusta perfectamente con nuestra hipótesis,” él dice.

La AREF Ebrahimi, estudiante de Harvard que trabajaba en el laboratorio del vertedero, era autor importante en el papel. El Hollister-Cierre de Jennifer de Joslin, Brooke Sullivan, Ryohei Tsuchida y el Bonner-Vertedero de Susan eran co-autores. El apoyo del guía vino de los institutos de la salud nacionales, el asiento de la investigación y de la salud y el centro de investigación de la diabetes de Joslin.

Source:
Journal reference:

Ebrahimi, A. G. (2020) Beta cell identity changes with mild hyperglycemia: Implications for function, growth, and vulnerability. Molecular Metabolism. doi.org/10.1016/j.molmet.2020.02.002.