Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los expertos del recorrido ofrecen las recomendaciones para entregar el tratamiento salvavidas durante COVID-19

Los investigadores del recorrido en la universidad de Cincinnati han liberado un nuevo parte que recomendaba el protocolo apropiado para entregar el tratamiento salvavidas a los pacientes del recorrido durante el pandémico COVID-19.

El parte, publicado en recorrido, un gorrón del corazón americano y las asociaciones americanas del recorrido, es oportuno pues emergen más datos que los pacientes con COVID-19, incluso joven, si no los pacientes sanos, están experimentando recorridos. Los autores acentúan que la diagnosis con COVID-19 no debe evitar que los pacientes reciban este tratamiento sensible al tiempo.

El tratamiento de Endovascular para el recorrido implica el uso de los pequeños catéteres insertados de la arista de encuentro o de la arma en los vasos sanguíneos del cerebro para quitar un coágulo y para restablecer el flujo de sangre al cerebro. La apertura de una arteria del cerebro puede invertir los efectos del recorrido, y para algunos pacientes, lleva a un rato de una recuperación más rápida. En este clima actual, el tratamiento presenta los retos esos se cuida nunca previamente necesario para considerar.”

El Dr. Aaron Grossman, profesor adjunto en el departamento de la neurología y del remedio rehabilitativo, médico de la salud del UC, autor correspondiente en el parte

“Necesitamos encontrar un proceso para tratar a los pacientes que usaban terapia endovascular en la era COVID-19 que guardaría nuestro estado mayor que la caja fuerte mientras que cuidamos para estos pacientes lo más rápidamente posible,” dice al Dr. Matthew Smith, una persona neurocritical del cuidado y al médico de la salud del UC que es el primer autor en el parte.

Los investigadores revisaron experiencias anecdóticas publicadas y en tiempo real de los proveedores que cuidaban para los pacientes COVID-19 nacionalmente e internacionalmente. Mientras que los primeros pacientes con COVID-19 llegaban al centro completo del recorrido del UC, las piezas de cada personas que cuidaron para estos pacientes se encontraron vía el vídeo para establecer las recomendaciones para el cuidado.

“Destacamos tres poblaciones de pacientes potenciales: pacientes con COVID-19 sospechosos que entran en el departamento de emergencia; los pacientes con COVID-19 que estén ya en el hospital y entonces desarrollan el recorrido; y los pacientes del recorrido sin COVID-19 al cual se cuiden para en un hospital con los recursos obligados debido a COVID-19, incluyendo el acceso [equipo protector personal], ventiladores, bases de ICU y estado mayor,” Grossman explican. “Nuestro algoritmo propuesto nos ayudó a decidir a puntos recomendados del cuidado. Considera el corazón americano/las asociaciones americanas del recorrido las pautas endovascular del tratamiento, el seguro de pacientes y del estado mayor, los calculadores de la muerte en los pacientes COVID-19 y el uso apropiado de recursos escasos.”

El grupo de trabajo concluyó que una diagnosis COVID-19 no debe evitar que los doctores usen terapia endovascular para tratar el recorrido severo de un paciente.

“Sin embargo, tenemos que tener mucho cuidado al preparar al paciente, para guardar la caja fuerte del estado mayor,” Smith agrega, “y durante esta época de la limitación extrema del recurso, tenemos que ser preparados para modificar nuestros protocolos actuales para ofrecer el mejor cuidado del recorrido posible para todos los pacientes en el de triple estado.”

En publicar estas recomendaciones, Grossman dice que los investigadores de las personas del recorrido de la salud de UC/UC demuestran cómo la “adaptación de un flujo de trabajo existente y de desarrollo requiere para entrar, coordinación y combate a través de unidades y de disciplinas de hospital y creer una aproximación multidisciplinaria que sea dinámica bastante que los mejores pacientes del servicio de la voluntad reactiva con el recorrido durante el pandémico COVID-19.”