Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La mayoría de los pacientes COVID-19 pierden el sentido del olfato por el tercer día, demostraciones estudian

Una universidad del investigador de Cincinnati dice que un estudio de la baja de las demostraciones de los pacientes COVID-19 del sentido del olfato es más probable de ocurrir por el tercer día de infección con el virus nuevo. La mayor parte de estos pacientes también están experimentando una baja del sentido del gusto.

El estudio anticipado, seccionado transversalmente del teléfono examinó características y síntomas de 103 pacientes que fueron diagnosticados con COVID-19 durante un período de seis semanas en Kantonsspital Aarau en Aarau, Suiza.

Preguntaron los pacientes cuántos días tenían síntomas COVID-19 y también pedido describir la sincronización y la severidad de la baja o del sentido del olfato reducido junto con otros síntomas.

Por lo menos el 61% de los pacientes denunciados redujeron o perdieron el sentido del olfato, dice a Ahmad Sedaghat, Doctor en Medicina, doctorado, profesor adjunto en la universidad del UC del departamento del remedio de la cirugía de la Otorrinolaringología-Culata de cilindro y del cuello y un médico de la salud del UC que se especializaba en las enfermedades de la nariz y de los sinos, que era el investigador principal del estudio. El inicio medio para la reducción o la baja en el sentido del olor era 3,4 días.

Las conclusión son accesibles en línea en la cirugía de la Otorrinolaringología-Culata de cilindro y del cuello del gorrón erudito. El primer autor de la investigación es Marlene Speth, Doctor en Medicina, en el hospital de Suiza.

También encontramos en este estudio que la severidad de la baja del olor está correlacionada con cómo es malo serán sus otros síntomas COVID-19. Si la anosmia, también conocida como baja del olor, es peor, los pacientes denunciaron falta de aire peor y una fiebre y una tos más severas.

Si que pacientes de la preocupación?” dice Sedaghat. “El lazo entre el sentido del olfato disminuido y el descanso del COVID-19 es algo ser consciente de. Si alguien tiene un sentido del olfato disminuido con COVID-19 sabemos que son dentro de la primera semana del curso de la enfermedad y todavía hay otra semana o dos a preveer.”

Ahmad Sedaghat, Doctor en Medicina, doctorado, profesor adjunto, departamento de la Otorrinolaringología-Culata de cilindro y cirugía del cuello, universidad del UC del remedio

Sedaghat dice una droga antivirus experimental, remdesivir, desarrollado por Gilead Sciences para tratar inicialmente Ebola, está mostrando una cierta promesa en tratar a los pacientes COVID-19. Ha sido concedido la aprobación de la emergencia por los E.E.U.U. Food and Drug Administration para tratar a los pacientes seriamente enfermos COVID-19, desde los institutos nacionales de la juicio clínica Salud-patrocinada mostró que los pacientes experimentaron una época de recuperación más corta al tomar el remdesivir comparado a un placebo.

Sedaghat dice eso tener un tratamiento antivirus disponible para COVID-19 puede significar que es mucho más importante tener un indicador del pronóstico y hasta dónde la enfermedad ha progresado en pacientes.

Las “medicaciones antivirus han trabajado históricamente mejor cuando están dadas temprano durante una infección viral. Lo mismo se presume para ser verdad para el remdesivir,” dice Sedaghat. “Nuestro estudio indica que un sentido del olfato disminuido puede ser un indicador de los pacientes temprano en el curso de la enfermedad así como de los que pueden continuar desarrollar síntomas más severos, como falta de aire, después.

“Una vez que se convierte el remdesivir más extensamente - el sentido del olfato disponible, disminuido puede por lo tanto determinar a los pacientes que serían candidatos excelentes a la medicación,” él dice.

Sedaghat advierte que mientras que la baja del olor es un indicador de COVID-19, no es el único factor. “Cuando usted comienza a experimentar síntomas serios de COVID-19 que incluyan falta de aire y señal de socorro respiratoria, ése es cuando usted debe alarmarse,” él agrega.

El estudio también encontró que pacientes y mujeres más jovenes en el estudio eran también más probables experimentar una baja disminuida del olor, dice Sedaghat.

También, el cerca de 50% de pacientes del estudio experimentaron una nariz sofocante y el 35% experimentaron mocos. Sedaghat dice que esto es importante porque los estudios anteriores indicaron que estos síntomas nasales eran raros en COVID-19 y estos síntomas fueron atribuidos a la alergia y no al coronavirus nuevo.

“Esto apenas significa que la mayor percatación es necesaria de síntomas nasales de COVID-19 así que la gente no se está ejecutando alrededor del estornudo en público y el pensamiento de él es autorización puesto que ésta es apenas alergias,” dice Sedaghat. “Muy bien podría ser COVID-19 y desgastar máscaras como el engranaje protector para otros usted encuentra es una buena idea.”

Sedaghat dice que entendiendo más sobre la baja del olor y de COVID-19 es importante para una perspectiva de la salud pública.

“Nadie va a morir debido a una baja del sentido del olfato y no es el síntoma que matará a cualquier persona,” dice Sedaghat. “Sin embargo, es importante porque nos ayuda a determinar a estos pacientes COVID-19 pues asintomático las ondas portadoras así que no extienden la enfermedad a otras. Ahora podemos potencialmente determinarlos temprano durante la enfermedad para comenzar medicaciones antivirus y para maximizar final nuestra capacidad de tratar efectivo a estos pacientes.”