Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El estudio revela cómo el cerebro tramita señales de entrada sensoriales y genera comportamientos de la supervivencia

¿Usted conoce esa sensación cuando va todo repentinamente silenciosamente? Los investigadores han determinado un circuito de los nervios nuevo que desempeña un papel crítico en el tramitación de señales de entrada sanas del peligro para accionar reacciones de la defensa en ratas cuando baja el silencio.

El estudio el 12 de mayo de 2020 que publica en la biología del gorrón PLOS del abierto-acceso de Marta Moita del centro de Champalimaud para el desconocido en Portugal, y los colegas, vierte la luz en cómo el cerebro tramita señales de entrada sensoriales y utiliza esta información para generar comportamientos de la supervivencia.

Señales de entrada del sonido del uso de los animales producidas por otras para descubrir peligro inminente. La mayoría de la investigación se ha centrado en señales activamente emitidas, tales como lamamientos de alarma y estampado del pie. Pero las ratas utilizan una señal pasiva - silencio. Cuando las ratas asierran al hilo amenazadas, paran a menudo la mudanza, o helada, en miedo.

El silencio que resulta de este comportamiento de congelación es notado por otras ratas, que ellos mismos responda congelando porque asocian el silencio de otras a peligro. Pero poco se sabe sobre los mecanismos de los nervios por los cuales los sonidos naturales (o el silencio) accionan reacciones defensivas.

Para dirigir este entrehierro en conocimiento, Moita y los colegas se establecen para determinar las regiones del cerebro que son necesarias para que las ratas se comporten defensivo (es decir, helada) en respuesta al silencio, que fue inducido por la congelación de otras ratas hizo frente con una situación que amenazaba.

Cuando los investigadores desactivaron por separado tres diversas regiones del cerebro, las ratas llegaron a ser menos probables para congelar en respuesta al silencio de otras ratas expuestas a las descargas eléctricas del pie.

Este circuito de los nervios consiste en regiones de sonido-tramitación establecidas del cerebro, incluyendo el sub-núcleo dorsal de la carrocería articulada intermedia, y el área ventral de la corteza auditiva.

Además, el circuito incluye una región del cerebro llamada el amygdala lateral, que está implicado en reacciones emocionales tales como miedo. Este circuito incluye las regiones del cerebro que no se han implicado previamente en reacciones de la defensa.

El estudio ofrece nuevo discernimiento en los mecanismos de los nervios por los cuales los animales de la presa utilizan el sonido de otros (o falte de eso) para deducir peligro y para responder defensivo.

Source:
Journal reference:

Pereira A. G., et al. (2020) Thalamic, cortical, and amygdala involvement in the processing of a natural sound cue of danger. PLOS Biology. doi.org/10.1371/journal.pbio.3000674.