Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Las nuevas cápsulas son críticas para dirigir las bacterias rápidamente cambiante, dicen al experto

Las vacunas que protegen a gente contra la infección por el estreptococo pulmonía, que mata a hasta 1 millón de niños cada año mundial, entrenan al sistema inmune para reconocer la cápsula gruesa del azúcar el patógeno.

Las cápsulas del neumococo son no sólo el ingrediente activo en vacunas; son también dominantes a la virulencia el patógeno. Pero diversas deformaciones tienen diversas cápsulas, que significa que los investigadores vaccíneos necesitan determinar todos los tipos de la cápsula.

Esta semana en mBio, los expertos del neumococo en la universidad de Alabama en Birmingham describen nuevo-encontraron la cápsula--el 100o que se determinará puesto que el patógeno primero fue descubierto en los fin del siglo XIX. La luna Nahm, M.D. del microbiólogo, que llevó el estudio, dijo que determinando nuevas cápsulas es crítico continuar con las bacterias y las vacunas rápidamente cambiante de la actualización que pueden salvar vidas.

Las vacunas neumocócicas actuales contienen 10-13 diversos tipos de cápsulas, y causan el sistema inmune de una persona a los anticuerpos de la producción contra esas cápsulas.

Si usted se libra de las cápsulas, después los fallos de funcionamiento no pueden causar la infección.”

Luna Nahm M.D, guía y microbiólogo, sociedad americana del estudio para la microbiología

Pero el neumococo es un objetivo de mudanza y constante de desarrollo. Pues las vacunas vencen algunas cápsulas, los nuevos emergen que pueden blindar el virus del sistema inmune. Como consecuencia, las vacunas se hacen menos efectivas, y el patógeno todavía plantea una amenaza grave, incluso a los niños inmunizados.

Nahm comparó la búsqueda de una vacuna del neumococo a un juego en curso del porrazo-uno-espolón: Incluso durante protege a gente contra cápsulas sabidas, los nuevos surgen.

El neumococo es elegante,” dijo a Nahm. “Es crítico que los científicos sepan sobre diversos tipos de la cápsula.” En la década pasada o así pues, el laboratorio de Nahm en Birmingham--reconocido como laboratorio de referencia por el WHO--ha determinado 10 nuevas cápsulas.

Su investigación se centra en encontrar maneras de hacer vacunas más efectivas y menos costosas. (Los costos vaccíneos neumocócicos actuales cerca de $100 por la dosis, poniéndola fuera del alcance para muchos niños en países de bajos ingresos.)

Nahm y sus colaboradores descubrieron la nueva cápsula después de contacto por el proyecto de secuencia neumocócico (GPS) global.

Con el financiamiento del Bill y del asiento de Melinda Gates, los investigadores de GPS habían ordenado los genomas de más de 20.000 deformaciones de los neumococos.

Cuando esos investigadores encontraron deformaciones con los genes de la cápsula no reconocieron, enviaron las deformaciones al grupo de Nahm, que determinó la nueva y 100a estructura de cápsula.

Notablemente, Nahm y sus personas descubrieron que algunos de los genes responsables de la nueva cápsula vinieron de los estreptococos, de los gérmenes que viven en la boca, y de nariz orales. Los estreptococos orales causan enfermedades y son raramente generalmente probablemente benignos (aunque pueden causar las cavidades).

La conexión sugiere que los neumococos patógenos puedan capturar genes ventajosos de otro, las bacterias menos dañinas.

Esa capacidad puede ayudar al patógeno a ocultar incluso mejor en la carrocería. Nahm dijo que las pruebas diagnósticas necesitarán distinguir entre los genes en bacterias benignas y ésos en estreptococos.

“Tenemos que perfeccionar nuestros análisis diagnósticos en el futuro para evitar positivos falsos,” él dijo. Esa conexión puede también afectar a la investigación vaccínea. “Si no sabemos qué gen está viniendo de qué especie, después nosotros podría conseguir el diseño vaccíneo incorrecto.”