Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

La revista encuentra la polarización negativa masculina persistente en la investigación del dolor

Está cada vez más sin obstrucción que los seres humanos y los roedores masculinos y femeninos tramitan dolor en maneras diferentes. Y ésa allí es diferencias importantes en los mecanismos subyacentes implicados en los niveles genéticos, moleculares, celulares, y fisiológicos. A pesar de este hecho, según un papel de revista de la universidad de McGill publicada hoy en neurología de las revistas de la naturaleza, la mayoría de la investigación del dolor sigue basada de forma aplastante en el estudio de los roedores masculinos, continuando probar las hipótesis derivadas de experimentos anteriores en varones. Esto apunta a un punto ciego importante en la investigación del dolor, determinado pues se relaciona con la investigación de avance en nuevas medicaciones para el dolor. Éste es especialmente molesto dado que está bien documentado que la mayoría de las víctimas crónicas del dolor son femeninas.

La literatura del dolor se orienta tales que, debido al uso de forma aplastante de los animales masculinos en experimentos, estamos aprendiendo cada vez más sobre la biología del dolor en varones. E incorrecto concluyendo que ésta es la biología del dolor. Es solamente la biología del dolor en varones.”  

Jeffrey Mogil, el autor del papel, profesor en los departamentos de McGill de la psicología y de la anestesia, el E.P. Taylor Chair en estudios del dolor y el Canadá investiga la silla en la genética del dolor

Polarización negativa masculina persistente en la investigación del dolor… a pesar de la partícula extraña reciente de hembras

Las dependencias canadienses del financiamiento comenzaron a reconocer el sexo como investigadores variables y que pedían biológicos del dolor para incluir roedores femeninos en sus experimentos en 2006. En los E.E.U.U., un movimiento similar ocurrió en 2016. De hecho, de los más de 1000 artículos eruditos que Mogil revisado publicado entre enero de 2015 y diciembre de 2019 en dolor, el gorrón de cabeza en el campo, comenzando en 2016 cada vez más los papeles ofreció la prueba de roedores femeninos y masculinos, con el varón-solamente estudia la caída a partir de la 80% del total en 2015 al solamente 50% del total en 2019.

En el primer vistazo, la presencia de estos artículos puede representar un movimiento prometedor en diseño de la investigación. Pero cuando Mogil consideraba más de cerca las diferencias existentes del sexo en literatura del dolor, él encontró pruebas sin obstrucción de una polarización negativa masculina persistente.

“Las mismas ideas subimos con para experimentos, nos basamos en experimentos en varones y por lo tanto trabajan en varones y no en hembras. Descubrí que en esos papeles donde ambos sexos fueron probados y los resultados fueron denunciados real sobre las diferencias por el sexo, los experimentos “resueltos”, significando la hipótesis científica que era probada fueron encontrados para ser verdades, en los varones 72,4% del tiempo y en las hembras solamente 27,6%,” dijo a Mogil. “Si no había polarización negativa en la literatura y había varios papeles era el experimento trabajado en un sexo y no el otro, debe trabajar en hembras apenas tan a menudo como en varones. ¿Por qué tiene esto suceso? Porque la hipótesis que ese experimento probado fuera fue generado sobre la base de datos anteriores de experimentos en solamente varones. Así pues, por supuesto, trabajó solamente en varones.”

Analgesias que se convierten que trabajarán para las mujeres

Según Mogil, la conclusión que se puede alcanzar de esta reseña es que los investigadores siguen siendo una cierta manera lejos de las analgesias que se convierten que trabajarán en mujeres.

“Esta investigación sugiere que los lotes de cuáles están en la tubería ahora, si trabaja en cualquier persona en absoluto, sean en gran parte hombres. Considerando que la clara mayoría de pacientes crónicos del dolor ha sido y continúa ser mujeres.”

Source:
Journal reference:

Mogil, J.S. (2020) Qualitative sex differences in pain processing: emerging evidence of a biased literature. Nature Reviews Neuroscience. doi.org/10.1038/s41583-020-0310-6.