Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

El cuidado de apoyo para reducir fatiga no se puede adherir suficientemente por a los enfermos de cáncer del pecho

la fatiga Cáncer-relacionada es una entrega frecuente y potencialmente persistente entre los sobrevivientes del cáncer de pecho, que pueden evitar que vuelvan a su vida anterior bien después de extremos del tratamiento y les declaran libremente de enfermedad. Un estudio, ser presentado en la reunión virtual 2020 (23-24 de mayo) del cáncer de pecho de ESMO, ahora ha mostrado que las recomendaciones existentes y las estrategias probadas para reducir la fatiga, que puede tener dimensiones físicas, emocionales así como cognoscitivas, no se pueden adherir suficientemente por a los enfermos de cáncer tempranos del pecho.

Explicación del fondo al análisis, el Dr. Antonio Di Meglio del autor del estudio de Gustavo Roussy en Villejuif, Francia, declarada: la “fatiga Cáncer-relacionada es una entrega que muchos pacientes se quejan alrededor en la clínica, a veces por años después de la realización del tratamiento. Aunque haya mucho que todavía no sabemos sobre los diversos mecanismos que apuntalan fatiga, ahora tenemos recomendaciones específicas, prueba-basadas para tratarla: el primer es iniciar o mantener niveles adecuados de actividad física y limitar tiempo sedentario tanto cuanto sea posible. Los datos también soportan el uso de intervenciones sicosociales tales como terapia cognoscitivo-del comportamiento, que puede ayudar a dirigir pensamientos maladaptive como la sobre-dramatización o sensaciones del desamparo. Nuestro objetivo con este estudio era fijar la absorción del mundo real de estas recomendaciones.”

Para hacer esto, el equipo de investigación extrajo en datos del estudio ficticio del CANTO, (2) que fijó toxicidades a largo plazo en enfermos de cáncer tempranos del pecho a partir de 26 centros franceses del cáncer por lo menos cinco años desde diagnosis.

El CANTO es único en el campo de la investigación de la supervivencia, como él alistó sobre 10.000 enfermos de cáncer del pecho por toda la nación, cuyo podíamos incluir más de 7.000 en nuestro análisis. De los datos clínicos, paciente-denunciados y biológicos de la riqueza cerco le hace una base de datos ideal para contestar a muchas preguntas sobre fatiga cáncer-relacionada.”

El Dr. Antonio Di Meglio de Gustavo Roussy en Villejuif, Francia

Di Meglio y sus colegas incluidos en sus mujeres del análisis solamente que habían terminado el tratamiento primario y estaban libres de enfermedad, y pacientes examinados denunciados la utilización de estrategias recomendadas a la fatiga de la invitación durante 12 meses después de una evaluación de la línea de fondo.

Absorción de las recomendaciones de la actividad física obstaculizadas por fatiga severa

“Éstos son los pacientes que estaban libres de enfermedad y que preveeríamos volver a su estado del pre-cáncer en el plazo de seis a 12 meses después del final del tratamiento. Qué encontramos, sin embargo, estaba ése sobre un tercero de la fatiga denunciada de los pacientes (el 36%) que clasificamos como severo en tres a seis meses después del tratamiento,” Di Meglio denunció. “Cumplió una mayoría de los participantes del estudio (el 64%) con recomendaciones de la actividad física en el año que siguieron, pero que todavía deja a referente a la proporción de mujeres (el 36%) que no estaban suficientemente activas o totalmente inactivas durante este período.”

Los resultados mostraron además que los pacientes que denunciaron niveles severos de fatiga en la línea de fondo eran menos probables que ésos con síntomas no-severos adherirse a las recomendaciones de la actividad física (el 60% comparado con el 67%) en el año que seguía la evaluación. “El mensaje aquí es que necesitamos trabajar más difícilmente para animar a pacientes a tirante activos, y hacer que entienden que incluso si parece contratirante-intuitivo, es ejercicio, no el descanso, que les ayudará para vencer fatiga,” dijo a Di Meglio.

El cuidado de apoyo underutilized en todos los ámbitos, con las diferencias observadas por dominio de la fatiga

El más futuro del análisis traído a la luz que el guardapolvo denunció la utilización del cuidado de apoyo era inferior en esta población de pacientes, con las mujeres de solamente un de 10 consultando un psicólogo, un de 12 viendo un acupuncturist y un de 14 buscando ayuda de un homeópata. “El hecho llamativo aquí es que los pacientes parecen utilizar estrategias que tenemos pruebas robustas de y podemos remitirlas, como psicoterapia, a áspero a los mismos regímenes que las aproximaciones para las cuales no tenemos suficientes datos de la eficacia y por lo tanto no podemos recomendar, como homeopatía,” a Di Meglio observaron. “Esto sugiere que los pacientes puedan no ser suficientemente conscientes de cuáles son las recomendaciones, y que nos como los oncólogos necesitan asegurarse ellas educan sobre las opciones en su eliminación para reducir fatiga. Una mejor educación puede también ayudar a disminuir los miedos y el estigma que todavía se asocian demasiado a menudo a intervenciones sicosociales.”

La absorción de la actividad física de los pacientes y la utilización del cuidado de apoyo fueron evaluadas además para diversas dimensiones de la fatiga, revelando diferencias en el comportamiento de las mujeres dependiendo de si su fatiga era más física, cognoscitiva o emocional en naturaleza. “Especialmente, encontramos que los pacientes con fatiga física severa eran menos probables adherirse a las recomendaciones de la actividad física, en el 59% comparado hasta el 67% de ésos con fatiga física no-severa, mientras que los niveles de la fatiga emocional fueron conectados más fuertemente a la utilización de consultas psicológicas, en el 17% comparado hasta el 8% de pacientes no-severos en este dominio,” Di Meglio denunció.

Él continuó: “También contábamos con a las mujeres que experimentaban fatiga total severa para confiar mucho más pesado en dimensiones de apoyo del cuidado, pero de hecho eran solamente 1,3 veces más probablemente de buscar la ayuda de un psicólogo, por ejemplo, que pacientes con fatiga no-severa. Esto se puede explicar en parte por el hecho de que las intervenciones sicosociales en este contexto vienen generalmente con los costos gastados para los pacientes. Ése es algo que nuestras conclusión pueden contribuir al cambio en el futuro - especialmente considerando que la fatiga cáncer-relacionada no tratada puede tener consecuencias sociales y financieras a largo plazo para los sobrevivientes, algunos de los cuales nunca conocemos retrono a su vida anterior.”

Profesor Gabriela Pravettoni, director de la división de la Psico-Oncología en el instituto europeo de la oncología (IEO) en Milán, Italia, comentó respecto a las conclusión: “El hecho que las estrategias que los pacientes adoptan para manejar efectos secundarios se correlacionan fuertemente al tipo de fatiga están sufriendo de son determinado interesantes, porque los pacientes que experimentan fatiga física importante, por ejemplo, puede beneficiarse real substancialmente de considerar a un psicólogo. Sabemos que la actividad física está demostrada reducir fatiga cáncer-relacionada, pero en sus la propio no garantiza la cura interna del individuo.”

Pravettoni continuó: “Centrándose demasiado en actividad física como el remedio primario para la fatiga cáncer-relacionada, estamos omitiendo la importancia del trabajo en el estímulo y la elasticidad de los pacientes para ayudarles para mantener ese nivel de actividad y para recuperarse completo a largo plazo. Si dejamos a estas mujeres sin apoyo psicológico, otras intervenciones casi son seguramente menos efectivas como consecuencia. Cuál es verdad necesario es una aproximación de 360 grados por el que los profesionales de la atención sanitaria hagan recomendaciones terapéuticas conforme a las características únicas y a las necesidades de los pacientes. Esto es más importante en el contexto de la emergencia actual de la salud, que puede hacer a pacientes experimentar emociones negativas fuertes como miedo e incertidumbre y agregar a su carga psicológica existente de las experiencias potencialmente traumáticas relacionadas con su diagnosis y tratamiento del cáncer.”