Advertencia: Esta página es una traducción de esta página originalmente en inglés. Tenga en cuenta ya que las traducciones son generadas por máquinas, no que todos traducción será perfecto. Este sitio Web y sus páginas están destinadas a leerse en inglés. Cualquier traducción de este sitio Web y su páginas Web puede ser imprecisa e inexacta en su totalidad o en parte. Esta traducción se proporciona como una conveniencia.

Los investigadores investigan llamada de la memoria en adultos sanos, más viejos

Incluso entre gente sana, una memoria de vacilamiento es a menudo una parte prevista de envejecimiento - pero no es inevitable.

Algunos individuos exhiben el mantenimiento notable de la función de memoria en última edad adulta, mientras que otros experimentan la disminución importante de la memoria. Estudiar estas diferencias a través de individuos es crítico para entender las complejidades del envejecimiento del cerebro, incluyendo cómo ascender elasticidad y longevidad.”

Alexandra Trelle, profesor investigador postdoctoral, Universidad de Stanford

El edificio en los estudios que se han centrado en poblaciones jovenes, Trelle y colegas está investigando llamada de la memoria en adultos sanos, más viejos como parte del envejecimiento de Stanford y estudio de la memoria. En la nueva investigación, publicada el 29 de mayo en eLife, estas personas han encontrado que los procesos de la llamada de la memoria en los cerebros de más viejos adultos pueden parecer muy similares a ésos observados previamente en los cerebros de adultos jovenes. Sin embargo, para esos mayores que tenían más problema el recordar, las pruebas de estos procesos perceptiblemente fueron disminuidas.

Ganando una mejor comprensión de la función de memoria en más viejos adultos, estos investigadores esperan habilitar algún día predicciones anteriores y más exactas de cuando las fallas de la memoria hacen señales el riesgo creciente para la demencia.

Una semejanza llamativa

Cuando Anthony Wagner, el profesor austero de Lucie en las ciencias sociales en la escuela de Stanford de la humanidad y de ciencias, era estudiante de tercer ciclo en Stanford en los años 90, él conducto algunos de los primeros estudios del fMRI de la formación de la memoria. En aquel momento, la proyección de imagen y las tecnologías avanzadas del análisis permitieron solamente la medición de la magnitud de actividad de una sección de la centímetro-y-uno-mitad del cerebro.

En cambio, el estudio actual midió actividad del cerebro entero en de alta resolución, y los análisis no sólo se centraron en la magnitud de actividad pero también en la información de la memoria que se contiene en configuraciones de la actividad cerebral.

“Es emocionante tener herramientas de la ciencia básica que permitan que atestigüemos cuando una memoria se está jugando de nuevo en una mente individual y drenar en estos procesos de los nervios para explicar porqué algunos más viejos adultos recuerdan mejor que otros,” dijo a Wagner, que es autor mayor del papel. “Como estudiante de tercer ciclo, nunca habría predicho que haríamos esta clase de ciencia algún día.”

En el experimento, 100 participantes entre las edades de 60 y 82 hicieron sus cerebros explorar mientras que estudiaron las palabras emparejadas con los retratos de la gente y de lugares famosos. Entonces, durante una prueba explorada de la memoria, los incitaron con palabras que habían visto y que habían pedido para revocar el retrato asociado. La prueba de la memoria fue diseñada para fijar su capacidad de recordar asociaciones específicas entre los elementos de una acción, una forma de la memoria que a menudo es afectada desproporcionado envejeciendo.

En las exploraciones, los investigadores observaron que los procesos del cerebro que soportan recordar en más viejos adultos se asemejan a ésos en poblaciones más jovenes: cuando la gente recuerda, hay un aumento en actividad hippocampal - una estructura del cerebro sabida de largo para ser importante para recordar acciones - junto con el restablecimiento de las configuraciones de la actividad en la corteza que eran presente cuando la acción fue experimentada inicialmente. Es decir, el recordar exige el viaje de los nervios del tiempo, jugando de nuevo las configuraciones que fueron establecidas previamente en el cerebro.

“Golpeaba que podíamos replegar este lazo del momento-a-momento entre la actividad hippocampal, respuesta en la corteza, y la llamada de la memoria, que se ha observado previamente solamente en adultos más jovenes sanos,” dijo a Trelle, que es autor importante del papel. “De hecho, podríamos predecir independientemente de si un individuo recordaría en un momento dado a tiempo basado en hacia adentro las configuraciones llevadas información de la actividad cerebral.”

Los investigadores encontraron que, por término medio, la capacidad de la llamada disminuyó con edad. Crítico, sin embargo, sin importar su edad, una actividad y una respuesta hippocampal más fuertes en la corteza fueron conectadas para mejorar funcionamiento de la memoria. Esto era verdad no sólo para la prueba de la memoria conducto durante la exploración pero también las pruebas de la memoria administradas en un diverso día del estudio. El este encontrar intrigante sugiere que las dimensiones del fMRI de actividad cerebral durante llamada de la memoria están golpeando ligeramente en diferencias estables a través de individuos, y puede ofrecer una ventana en salud del cerebro.

Solamente el principio

Esta investigación pone el asiento para muchas investigaciones futuras de la memoria en más viejos adultos en el envejecimiento de Stanford y la cohorte del estudio de la memoria. Éstos incluirán el trabajo para detallar más lejos el proceso de la creación y de la llamada de la memoria, estudios del cambio en funcionamiento de la memoria en un cierto plazo, y la investigación que empareja estudios del fMRI con otras clases de datos de la salud, tales como cambios en estructura del cerebro y la acumulación de las proteínas en el cerebro que se conectan a la enfermedad de Alzheimer.

El objetivo final es desarrollar las herramientas nuevas y sensibles para determinar a los individuos que están en el riesgo creciente para la enfermedad de Alzheimer antes de que ocurra la disminución importante de la memoria.

“Estamos comenzando a preguntar si las diferencias individuales en la capacidad de viajar mentalmente detrás a tiempo se pueden explicar por la enfermedad asintomática que afecta el cerebro y predice la diagnosis clínica futura,” dijeron a Wagner. “Estamos esperanzados que nuestro trabajo, que requiere colaboraciones ricas a través de disciplinas, informará a problemas clínicos y avance salud humana.”

Source:
Journal reference:

Trelle, A.N., et al. (2020) Hippocampal and cortical mechanisms at retrieval explain variability in episodic remembering in older adults. eLife. doi.org/10.7554/eLife.55335.